HÉ­ROES

Has­ta siem­pre, que­ri­do Da­vid Del­fín.

GQ (Spain) - - Sumario -

Si la muer­te no es más que un cam­bio de mi­sión, en es­tos mo­men­tos Da­vid Del­fín de­be de es­tar pla­nean­do có­mo po­ner pa­tas arri­ba el mun­do que no se ve. En ade­lan­te, pue­de que el di­se­ña­dor es­pa­ñol más in­flu­yen­te del si­glo XXI adop­te la for­ma de una de esas im­po­nen­tes ara­ñas de Loui­se Bour­geo­is, a quien ho­me­na­jeó en 2008 en su co­lec­ción In­ti­mi­dad; o tal vez pre­fie­ra con­ver­tir­se en un hí­bri­do en­tre el mis­te­rio­so pe­rro an­da­luz de Luis Bu­ñuel y uno de los ti­pos con som­bre­ro que pin­ta­ba Ma­grit­te, ar­tis­tas en los que se ins­pi­ró pa­ra su pri­mer y po­lé­mi­co tra­ba­jo en Ci­be­les, Cour des mi­ra­cles. Sea cual sea su nue­va ocu­pa­ción, la que aban­do­na con su mar­cha se­rá re­cor­da­da du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes. El gran agi­ta­dor de­ja tras de sí una pio­ne­ra reivin­di­ca­ción del gen­der fluid y un ara­ña­zo en el ros­tro de la au­to­com­pla­cen­cia. Los en­vi­dio­sos le afea­ban su su­pues­ta su­per­fi­cia­li­dad, pe­ro sin ra­zón (es pro­ba­ble que des­co­noz­can que só­lo las per­so­nas in­te­li­gen­tes pue­den per­mi­tir­se ser frí­vo­las). Suer­te con tu nue­va mi­sión, Da­vid. Dale un be­so fuer­te a Bim­ba.

Con la lle­ga­da del ve­rano, a mu­chos hom­bres les ape­te­ce de­pi­lar­se. Pri­me­ro, por co­mo­di­dad e hi­gie­ne en la pla­ya y en la pis­ci­na; y tam­bién, por qué no ad­mi­tir­lo, pa­ra lu­cir ese cuer­po es­cul­pi­do du­ran­te me­ses en el gim­na­sio a lo lar­go del du­ro in­vierno. Eso sí, si le tie­nes ca­ri­ño a tu piel y no quie­res aca­bar re­ple­to de irri­ta­cio­nes y an­ti­es­té­ti­cas ro­je­ces, de­bes de te­ner muy en cuen­ta que el afei­ta­do cor­po­ral es muy dis­tin­to a afei­tar­se la ca­ra. El cuer­po del hom­bre es on­du­lan­te e irre­gu­lar, el pe­lo cre­ce de ma­ne­ra de­sigual y al­gu­nas zo­nas son de di­fí­cil ac­ce­so, co­mo la es­pal­da. Por ello es me­jor que no uti­li­ces nun­ca la mis­ma má­qui­na con la que te ra­su­ras la bar­ba a dia­rio y em­pie­ces a con­fiar des­de ya en pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos de ca­li­dad. Pro­duc­tos co­mo la Gi­llet­te Body, la primera crea­da es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra de­pi­lar y cui­dar el cuer­po del hom­bre. Su ca­be­zal pi­vo­tan­te y re­don­dea­do se adap­ta per­fec­ta­men­te a las cur­vas del cuer­po mas­cu­lino, mien­tras sus tres ho­jas fle­xi­bles y con sus­pen­sión fa­ci­li­tan la de­pi­la­ción en las zo­nas más sen­si­bles y evi­tan aca­bar con la piel irri­ta­da.

UNA JO­YA DE AR­CHI­VO En oto­ño de 2009 nues­tro equi­po se des­pla­zó has­ta su ta­ller pa­ra ha­cer­le es­te re­tra­to. Ese año lo ga­lar­do­na­mos con el Pre­mio GQ Hom­bre del Año al me­jor di­se­ña­dor.

La com­bi­na­ción del ca­be­zal re­don­dea­do pi­vo­tan­te y las tres ho­jas Po­wer­gli­de fle­xi­bles ga­ran­ti­zan una de­pi­la­ción per­fec­ta. El man­go an­ti­des­li­zan­te de la Gi­llet­te Body pro­por­cio­na to­do el con­trol que ne­ce­si­tas pa­ra de­pi­lar­te en la du­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.