LA HIS­TO­RIA DEL CÓC­TEL EN DIEZ CLÁ­SI­COS

GQ (Spain) - - Gqurmet -

Fiz­zies, bitters, tod­dies, slings, pun­ches, sours. Ca­da ca­te­go­ría de cóc­tel na­ce y se desa­rro­lla se­gún sus pro­pios in­gre­dien­tes so­cio-cul­tu­ra­les. La IBA (In­ter­na­tio­nal Bar­ten­ders As­so­cia­tion) re­gis­tra las re­ce­tas de los cóc­te­les más inol­vi­da­bles, de los clá­si­cos con­tem­po­rá­neos y de los de nue­va era.

1. DRY MAR­TI­NI. Pa­ra mi­llo­nes de afi­cio­na­dos, EL cóc­tel. Un in­ven­to ame­ri­cano tan ele­gan­te y so­fis­ti­ca­do que ni la fle­ma bri­tá­ni­ca de Ja­mes Bond pue­de re­sis­tir­se a sus en­can­tos. Aun­que sea al es­ti­lo de Ian Fle­ming (con vod­ka: Ves­per Mar­ti­ni) y del li­bro de re­ce­tas de Harry Crad­dock, el mí­ti­co bartender del ho­tel Sa­voy. Gi­ne­bra y ver­mú blan­co, de­co­ra­do con una acei­tu­na o un

twist de limón. La per­fec­ción.

2. NE­GRO­NI. Ape­ri­ti­vo ilus­tre ver­sión del tam­bién clá­si­co Ame­ri­cano. Gi­ne­bra, ver­mú ro­jo, Cam­pa­ri y piel de na­ran­ja. Si a Or­son We­lles le gus­ta­ba, a no­so­tros más.

3. MAR­GA­RI­TA. Bai­la­ri­nas, co­ris­tas y otras da­mas se dispu­tan el ho­nor de ha­ber ins­pi­ra­do una mez­cla po­pu­lar de pu­ri­to sa­bor me­xi­cano a ba­se de te­qui­la,

triple sec y zu­mo de li­ma. Sa­la­da, y si es eléc­tri­ca, tam­bién nos gus­ta.

4. OLD FAS­HIO­NED. En las ba­rras des­de el si­glo XIX, ha si­do re­cien­te­men­te nom­bra­do el cóc­tel ofi­cial de la ciu­dad de Louis­vi­lle, Ken­tucky, don­de el bour­bon es re­li­gión.

5. MAI TAI. Pro­vie­ne de la pa­la­bra tahi­tia­na que sig­ni­fi­ca "bueno". Y bien bueno que es­tá es­te cóc­tel de es­ti­lo po­li­ne­sio en cu­ya fór­mu­la ori­gi­nal Don the Beach­com­ber ju­ró ha­ber par­ti­ci­pa­do.

6. DAI­QUI­RI. Co­mo el Mai Tai, la ba­se es el ron, pe­ro en es­te ca­so la co­ne­xión es­ta­dou­ni­den­se vue­la di­rec­ta­men­te a Cu­ba. Pa­re­ce ser que He­ming­way se be­bió uno o dos en su vi­da.

7. SAZERAC. Icono de Nue­va Or­leans, pu­do ha­ber­lo crea­do un bo­ti­ca­rio del French Quar­ter en 1838. Lle­va cog­nac, en su mo­men­to Sazerac de For­ge et Fils, o whisky, al­go de ab­sen­ta y va­rios gol­pes de bit­ter. Ca­si na­da.

8. SCREWDRIVER. El fa­mo­so "des­tor­ni­lla­dor" es un in­ven­to ame­ri­cano, no ru­so. Que se lo di­gan a Tru­man Ca­po­te. Y no tie­ne más que 1 par­te de vod­ka y 2 de zu­mo de na­ran­ja. In­ne­go­cia­ble que el zu­mo sea na­tu­ral.

9. MAN­HAT­TAN. Vuel­ta al whisky, al ver­mú ro­jo, a la Angostura y a la co­pa de cock­tail. De nom­bre im­ba­ti­ble, be­bi­da aris­to­crá­ti­ca y de ma­chos al­fa. Pe­ro, ¿y si fue in­ven­ta­do por una mu­jer? Por Lady Chur­chill, tal vez, so­cia­li­té es­ta­dou­ni­den­se y fu­tu­ra ma­dre de un tal Wins­ton Chur­chill.

10. CLOVER CLUB. De cuan­do exis­tían los clu­bes de ca­ba­lle­ros. En el Clover Club de Fi­la­del­fia, abier­to has­ta los años 20, se mez­cló por primera vez gi­ne­bra, zu­mo de limón, si­ro­pe de fram­bue­sa y cla­ra de hue­vo. Cóc­tel bo­ni­to, com­ple­jo y cre­mo­so. En rosa, Pink Lady.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.