BIE­NES­TAR

De­tox pa­ra es­cép­ti­cos en Sha Well­ness Cli­nic.

GQ (Spain) - - Sumario -

Via­ja­mos pa­ra cam­biar, no de lu­gar, sino de ideas", de­cía el fi­ló­so­fo y na­tu­ra­lis­ta fran­cés Hi­pó­li­to Tai­ne. Y des­de que pu­se mis pies en Sha Well­ness Cli­nic, el cen­tro de sa­lud y bie­nes­tar del que tan­to ha­bía oí­do ha­blar, esa fra­se re­so­na­ría en mi ca­be­za a me­nu­do. Mi des­tino se en­cuen­tra en una de las fal­das de Sie­rra Helada, en el pe­que­ño pue­blo de El Al­bir, jun­to al mar, en­tre L'al­fàs del Pi y Al­tea. En es­te es­ta­ble­ci­mien­to, mi­tad ho­tel de lu­jo mi­tad cen­tro de sa­lud, tra­ba­jan 300 pro­fe­sio­na­les de 35 na­cio­na­li­da­des pa­ra me­nos de la mi­tad de hués­pe­des –que no ne­ce­sa­ria­men­te pa­cien­tes– que es­tos días ocu­pan ca­si al com­ple­to sus 93 sui­tes. ¿El pro­pó­si­to? Ha­cer un plan de­tox y, de pa­so, en­ten­der por qué tan­ta gen­te de to­do el mun­do que vie­ne aquí, repite ca­da año.

Una de las pri­me­ras pa­ra­das es mi ci­ta con el doc­tor Vi­cen­te Me­ra, je­fe de me­di­ci­na in­ter­na y an­ti­en­ve­je­ci­mien­to de la clí­ni­ca, que, con los fla­man­tes 60 años que no apa­ren­ta, co­mien­za ha­blán­do­me con en­tu­sias­mo de Oki­na­wa. Es­ta is­la si­tua­da al su­r­es­te de Ja­pón cuen­ta con una de las po­bla­cio­nes más lon­ge­vas del mun­do, con una es­pe­ran­za me­dia de vi­da de que su­pera los 100 años. El doc­tor Me­ra via­jó allí pa­ra tra­tar de en­con­trar res­pues­tas. Las ha­lló en tres pa­la­bras: Ha­ra Ha­chi Bu. Una ex­pre­sión ja­po­ne­sa de di­fí­cil tra­duc­ción pe­ro que vie­ne a ser al­go pa­re­ci­do al "ar­te de no co­mer en ex­ce­so".

"Si hay al­go que ha­ce­mos mal en nues­tra so­cie­dad es co­mer de­ma­sia­do", sos­tie­nen des­de la Uni­dad de en­ve­je­ci­mien­to sa­lu­da­ble. "Sin em­bar­go, la fi­lo­so­fía de la gen­te de Oki­na­wa es co­mer has­ta es­tar un 80% lle­nos", así de sim­ple. La evi­den­cia de que per­te­ne­ce­mos a una so­cie­dad so­bre­ali­men­ta­da no es nue­va. Ca­da uno pro­ce­sa a su ma­ne­ra el con­cep­to de sa­cie­dad, lo que no im­pli­ca ne­ce­sa­ria­men­te pa­sar ham­bre. Y yo al me­nos, en Sha no pa­sé ham­bre.

Lo que sí pa­sé al se­gun­do día fue una es­pe­cie de mi­gra­ña de la que ya me ha­bían ad­ver­ti­do. En cuan­to cam­bias tu ali­men­ta­ción, tu or­ga­nis­mo reac­cio­na. Con ape­nas de­jar el azú­car, el al­cohol o el ca­fé, ya pa­sa fac­tu­ra. Pri­me­ra lec­ción: de­ja de co­mer por­que­rías.

Cuan­do le pre­gun­to al doc­tor Me­ra por otras cla­ves pa­ra lle­var una vi­da sa­lu­da­ble, equi­li­bra­da y ple­na me cuen­ta la his­to­ria de Ma­rio, uno de los en­car­ga­dos de man­te­ni­mien­to del cen­tro y de quien ase­gu­ra ha­ber apren­di­do mu­cho. "Un día le lla­mé por­que ne­ce­si­ta­ba que me arre­gla­ra unas co­sas. Al mi­nu­to, se pre­sen­tó en mi des­pa­cho con tan só­lo tres he­rra­mien­tas: un des­tor­ni­lla­dor, unos ali­ca­tes y una lla­ve in­gle­sa. Cuan­do le pre­gun­té por qué traía só­lo eso, me di­jo: 'por­que con

es­to arre­glo cual­quier co­sa". En la sen­ci­llez es­tá la cla­ve. "Aque­llo me hi­zo pen­sar mu­cho. Con la sa­lud, yo tam­bién que­ría res­pues­tas sen­ci­llas". Y las en­con­tró: "La sa­lud ra­di­ca esen­cial­men­te en tres ele­men­tos: la ali­men­ta­ción, el ejer­ci­cio y la re­la­ja­ción".

El fra­ca­so de la me­di­ci­na con­ven­cio­nal es cen­trar to­dos sus es­fuer­zos en el tra­ta­mien­to de­jan­do atrás la pre­ven­ción, de mo­do que, an­te ese pro­ble­ma, en Sha Well­ness es­ta­ble­cen un puen­te en­tre la me­di­ci­na tra­di­cio­nal y otras al­ter­na­ti­vas. Nues­tro bie­nes­tar es el re­sul­ta­do de la in­ter­ac­ción de nues­tro or­ga­nis­mo con mu­chos fac­to­res, des­de la ali­men­ta­ción al ejer­ci­cio, pa­san­do por el es­trés, la hi­dra­ta­ción, el sue­ño o el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, en­tre otros. Y de la bue­na re­la­ción en­tre es­tos fac­to­res de­pen­de­rá el éxi­to pa­ra con­se­guir una vi­da más lar­ga y pla­cen­te­ra.

CUER­PO Y MEN­TE

"El ser hu­mano es lo que acon­te­ce en­tre el sue­lo y el cielo", di­ce Eva Es­co­rihue­la, ex­per­ta en Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal chi­na de Sha Well­ness, mien­tras me ha­ce un aná­li­sis de ho­meos­ta­sis ener­gé­ti­ca. En cris­tiano: mi­de las se­ña­les elec­tro­mag­né­ti­cas de los de­dos de mis ma­nos y mis pies pa­ra de­tec­tar mi ni­vel ener­gé­ti­co (los fa­mo­sos me­ri­dia­nos de acu­pun­tu­ra), dán­do­me un sor­pren­den­te (y acer­ta­do) diag­nós­ti­co que res­pon­de, no só­lo a mi es­ta­do ener­gé­ti­co, sino al fí­si­co y al psi­co­ló­gi­co.

El en­fo­que ho­lís­ti­co es esen­cial en Sha Well­ness, fu­sio­nan­do lo me­jor que ofre­ce la me­di­ci­na tra­di­cio­nal con otras dis­ci­pli­nas al­ter­na­ti­vas, de ma­ne­ra que en­ri­que­cen sus diag­nós­ti­cos y sus tra­ta­mien­tos (que siem­pre son úni­cos y per­so­na­li­za­dos pa­ra ca­da pa­cien­te) sin de­jar de con­si­de­rar ni un só­lo as­pec­to.

Por ejem­plo, Con­ceiçao Es­pa­da, ex­per­ta en ges­tión del es­trés, re­fle­xio­na al res­pec­to: si uno de­pu­ra su or­ga­nis­mo, ¿por qué no ha­cer lo mis­mo con los pro­ble­mas? Por eso ase­gu­ra que "tra­ta el es­trés co­mo una to­xi­na".

Du­ran­te cua­tro días pa­sé por dis­tin­tas se­sio­nes y tra­ta­mien­tos de­tox (aun­que el tra­ta­mien­to re­co­men­da­do es de una se­ma­na mí­ni­mo) que me con­du­je­ron a abra­zar la teo­ría de que, efec­ti­va­men­te, ade­más de mu­chas to­xi­nas, acu­mu­la­mos mu­chos pre­jui­cios.

La esen­cia del "mé­to­do Sha" se re­su­me en "no se tra­ta de ha­cer die­ta, sino de cam­biar de há­bi­tos". Ése es el man­tra por el que se ri­gen los de­sig­nios de los hués­pe­des.

La ex­per­ta en nu­tri­ción Isabel Mo­reno me ex­pli­ca los prin­ci­pios de la ma­cro­bió­ti­ca, ba­sa­dos en los con­cep­tos de al­ca­li­ni­dad y aci­dez de los ali­men­tos y de nues­tro or­ga­nis­mo (aquí to­do ter­cia en­tre el fa­mo­so yin y yang). Y sus re­co­men­da­cio­nes pa­san, en re­su­men, por eli­mi­nar de nues­tra die­ta car­ne, hue­vos y lác­teos y con­su­mir más ce­rea­les in­te­gra­les, ver­du­ras, fru­tas o le­gum­bres.

LOS LO­COS DE LA CO­LI­NA

El ca­so de Al­fre­do Ba­ta­ller, pro­pie­ta­rio y fun­da­dor de Sha Well­ness, es un ejem­plo de los be­ne­fi­cios de su "mé­to­do". Ha­ce unos años, des­pués de lle­var to­da la vi­da pa­de­cien­do pro­ble­mas di­ges­ti­vos, un diag­nós­ti­co preo­cu­pan­te le lle­vó a un de­ses­pe­ran­te pe­re­gri­na­je por dis­tin­tos mé­di­cos sin mu­cho éxi­to. Has­ta que dio con el ja­po­nés Mi­chio Kus­hi, pa­dre de la ma­cro­bió­ti­ca mo­der­na, quien le im­pu­so úni­ca­men­te una die­ta que en ape­nas 30 días aca­bó con su pro­ble­ma. "Al prin­ci­pio pen­sé que mi ca­so era una ex­cep­ción, pe­ro em­pe­cé a re­co­men­dár­se­lo a gen­te y com­pro­bé que no era el úni­co", re­cuer­da. Has­ta que un día de­ci­dió aban­do­nar sus ne­go­cios in­mo­bi­lia­rios pa­ra tra­tar de ha­cer lle­gar a otros lo que a él le sal­vó la vi­da: "Soy economista de for­ma­ción, pe­ro se­guí los dic­ta­dos de mi co­ra­zón. Al prin­ci­pio nos lla­ma­ban lo­cos, los lo­cos de la co­li­na", con­ti­núa. "Le da­ban seis me­ses de vi­da al pro­yec­to". Pe­ro él de­ci­dió se­guir ade­lan­te y en me­nos de una dé­ca­da ha con­se­gui­do, no só­lo que Sha Well­ness ha­ga aco­pio de más de 50 pre­mios in­ter­na­cio­na­les o que se ha­ya con­ver­ti­do en un mo­de­lo de ne­go­cio digno de es­tu­dio, sino ha­cer lle­gar al res­to las ven­ta­jas del Mé­to­do Sha.

An­tes de aban­do­nar la clí­ni­ca me des­pi­do de Gra­cie­la, la es­po­sa de Al­fre­do Ba­ta­ller, que me pre­gun­ta có­mo me ha ido. Le di­go que me lle­vo la sen­sa­ción de es­tar más lim­pia y que ha­ré más pla­nes de­tox en ade­lan­te. Ella me mi­ra son­rien­do y aña­de: "Si co­mes bien, no lo ne­ce­si­tas. La co­mi­da y la vi­da sa­na te lim­pia to­dos los días del año". La sa­bi­du­ría tam­bién es sa­lud. (Más en sha­well­ness­cli­nic.com)

"La sa­lud ra­di­ca en tres ele­men­tos: la ali­men­ta­ción, el ejer­ci­cio y la re­la­ja­ción"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.