Por amor al 'puck'

GQ (Spain) - - Esenciales -

Es el mi­nu­to 26 de la se­mi­fi­nal del Cam­peo­na­to del Mun­do de hoc­key so­bre hie­lo de 2011, dispu­tada en­tre Fin­lan­dia y Ru­sia. El ju­ga­dor fi­nés Mi­kael Gran­lund cir­cun­da la por­te­ría ri­val, em­bol­sa el dis­co con la pa­la de su stick y lo me­ce en el ai­re con ra­pi­dez has­ta in­tro­du­cir­lo sua­ve­men­te por la es­cua­dra pa­ra mar­car. El pú­bli­co en­lo­que­ce con ese gol nun­ca vis­to –lo que lue­go se­ría bau­ti­za­do co­mo "es­ti­lo la­cros­se"– y la ju­ga­da le va­le a su país el pa­se a la fi­nal y, más ade­lan­te, el oro. El ti­ro del jo­ven Mi­kael es tan so­na­do, que has­ta el Go­bierno de Fin­lan­dia le rin­de ho­me­na­je crean­do un se­llo postal.

És­te y otros re­la­tos se pue­den en­con­trar en We Lo­ve Hoc­key, un li­bro que co­nec­ta con los aman­tes de es­te de­por­te des­de una pers­pec­ti­va emo­ti­va y hu­ma­na. Las his­to­rias com­par­ti­das, tan­to por ju­ga­do­res con­sa­gra­dos co­mo por afi­cio­na­dos, mues­tran la pa­sión y la fra­ter­ni­dad que sus­ci­ta es­ta dis­ci­pli­na to­da­vía po­co co­no­ci­da en nues­tro país. Tó­ma­te es­te vo­lu­men co­mo la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra afi­cio­nar­te. Lo tie­ne to­do: bue­nas cró­ni­cas y bue­nas fotos.

We Lo­ve Hoc­key es la ex­cu­sa que ne­ce­si­tas pa­ra ha­cer­te fan de un de­por­te épi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.