AMOR DESTRUCTIVO

Tu ca­ra, tu hue­lla dac­ti­lar, tu mó­vil o tu re­loj in­te­li­gen­te son tus nue­vos bi­lle­tes arru­ga­dos en los bol­si­llos.

GQ (Spain) - - Intro - POR JA­VI SÁNCHEZ Edi­tor de tec­no­lo­gía en Va­nity Fair

Su­san Son­tag y Wi­lliam Sty­ron, en­tre otros, elo­gia­ron el ta­len­to de Leo­nard Mi­chaels (fa­lle­ci­do en 2003), quien en Syl­via (Li­bros del As­te­roi­de) ha­ce un re­tra­to sub­yu­gan­te de la in­ti­mi­dad de una pa­re­ja. Una gran no­ve­la au­to­bio­grá­fi­ca so­bre el po­der destructivo del amor.

La cul­pa, en par­te, la tie­ne David Chaum, un afa­ble y ru­bi­cun­do bar­bu­do se­sen­tón con pin­ta de ha­ber­se que­da­do en la con­tra­cul­tu­ra de los pri­me­ros hac­kers, cuan­do in­ter­net era una co­sa de cua­tro uni­ver­si­da­des ca­li­for­nia­nas y en España se emi­tía en prue­bas con mo­ti­vo del Mun­dial 82 un tro­zo de fu­tu­ro lla­ma­do Te­le­tex­to. Pe­ro la pin­ta de Chaum es­con­de, de­pen­de de a quién pre­gun­tes, a un pe­li­gro­so anar­quis­ta o a un ge­nio de la tec­no­lo­gía fi­nan­cie­ra. Por­que Chaum di­se­ñó a prin­ci­pios de los 80 las ba­ses de nues­tros pa­gos elec­tró­ni­cos y, al mis­mo tiem­po, con­tri­bu­yó con sus avan­ces so­bre el ano­ni­ma­to on­li­ne a las ac­tua­les pro­tec­cio­nes crip­to­grá­fi­cas que tan­to ca­brean a los go­bier­nos.

Chaum in­ten­tó en 1990 mon­tar lo que hoy lla­ma­ría­mos una star­tup: una em­pre­sa lla­ma­da Di­gi­cash que per­mi­tie­se pa­gos elec­tró­ni­cos se­gu­ros y que… Bueno, lle­gó de­ma­sia­do pron­to, se ade­lan­tó de­ma­sia­do a su tiem­po y con­si­guió con éxi­to el pri­mer pa­go elec­tró­ni­co en 1994, an­tes de que­brar y des­apa­re­cer sin pe­na ni glo­ria en 1998. El año que se fun­da al­go lla­ma­do Pay­pal, que pue­de que te sue­ne más, aun­que só­lo sea por­que uno de sus fun­da­do­res di­se­ña co­ches eléc­tri­cos y lis­tos, tu­ne­la­do­ras gi­gan­tes, tre­nes ul­tra­ve­lo­ces y va a lle­var­nos a Mar­te. Ya sa­bes: Elon Musk. Pay­pal se con­vir­tió de fac­to, ca­si 10 años an­tes del smartp­ho­ne, en al­go alu­ci­nan­te: po­der pa­gar co­sas sin el su­pli­cio (y la des­con­fian­za) de te­ner que me­ter to­dos los da­tos de tu tar­je­ta de cré­di­to –esa tec­no­lo­gía de 1969–. El sal­to del di­ne­ro de plás­ti­co al di­ne­ro di­gi­tal es­ta­ba en­ca­rri­la­do.

¿El re­sul­ta­do? Hoy to­dos esos mó­vi­les de más de 1.000 eu­ros con los que sue­ñas se pe­lean pa­ra que ha­ga­mos al­go que, só­lo en Chi­na, don­de pue­des pa­gar con el mó­vil has­ta en los mer­ca­di­llos, mue­ve más de 7 bi­llo­nes (de los nues­tros) de eu­ros. Sie­te ve­ces el PIB ín­te­gro de España (o nuestra deu­da, lo que pre­fie­ras) sal­tan­do de te­lé­fono a te­lé­fono. Sin tar­je­tas. Sin mo­ne­das. Sin bi­lle­tes. La fe­li­ci­dad con la que Asia lle­va ca­si dos dé­ca­das asu­mien­do el pa­go por mó­vil va con mu­cho re­tra­so en Oc­ci­den­te, don­de han te­ni­do que lle­gar tec­no­lo­gías co­mo NFC y pi­rue­tas co­mo pa­gar con tu ca­ra (al­go que pue­des ha­cer con los úl­ti­mos Ga­laxy S8, No­te 8 y ip­ho­ne X) pa­ra que em­pe­ce­mos a con­fiar en sis­te­mas Pay. En con­cre­to, Sam­sung (la más ve­te­ra­na), Ap­ple y An­droid Pay.

Des­gra­cia­da­men­te, han lle­ga­do en un en­torno cai­ni­ta: ca­da pla­ta­for­ma se ha alia­do con un gran ban­co (San­tan­der o BBVA, pa­ra ser exac­tos, y un par más en el ca­so de Sam­sung Pay, que tam­bién per­mi­te in­te­grar la tar­je­ta de El Cor­te In­glés, nues­tro Ama­zon par­ti­cu­lar). Mien­tras, al mis­mo tiem­po, la ban­ca es­pa­ño­la en pleno ha lan­za­do una pla­ta­for­ma co­mún –Bi­zum– y lue­go ca­da en­ti­dad ha­ce la guerra por su cuen­ta (ING con Twyp, por ejem­plo). De­ma­sia­dos ac­to­res y de­ma­sia­dos lí­mi­tes pa­ra al­go tan sim­ple co­mo re­gis­trar una tar­je­ta o una cuen­ta en el mó­vil y, des­de ahí, po­der pa­gar en to­das par­tes. Co­mo nos re­cor­da­ban en In­tel ha­ce unos me­ses, el ma­yor pro­ble­ma de los eco­sis­te­mas ac­tua­les es la fal­ta de es­tán­da­res co­mu­nes. La wi­fi fun­cio­nó en su momento por­que to­das las gran­des se unie­ron ba­jo su pa­ra­guas. El pro­ble­ma ac­tual es que, aun­que to­dos usen prin­ci­pios si­mi­la­res (los de Chaum y Pay­pal) y tec­no­lo­gías co­mu­nes (el es­tán­dar NFC que usan las tar­je­tas con­tactless), el pa­go con mó­vil to­da­vía es­ta le­jos de ser una reali­dad. Mien­tras ca­da ac­tor ha­ga la guerra por su cuen­ta y la de­pen­den­cia del NFC li­mi­te el ac­ce­so al pa­go a los usua­rios con mó­vi­les nue­vos o avan­za­dos, es­ta­rán ol­vi­dan­do lo que Chi­na y Pay­pal –que los usua­rios ado­ran y las en­ti­da­des odian por có­mo re­par­te los car­gos– aprendieron ha­ce tiem­po: se tra­ta de que to­do el mun­do use el mó­vil pa­ra pa­gar. No de que só­lo unos pri­vi­le­gia­dos pue­dan sen­tir­se par­tí­ci­pes de al­go que aquí nos pa­re­ce el fu­tu­ro y que en las eco­no­mías asiá­ti­cas ha­ce años que es tan nor­mal co­mo pa­ra no­so­tros lle­var un pa­pel en el bol­si­llo que di­ga que vale di­ne­ro: una tec­no­lo­gía chi­na con más de mil años de an­ti­güe­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.