¿Tie­ne se­xo la reali­dad vir­tual?

DE LA REALIIDAD VIIRTUAL

GQ (Spain) - - Sumario - Texto: Ja­vi Sánchez

Ca­da día se con­su­men al me­nos me­dio mi­llón de ví­deos por­no­grá­fi­cos en reali­dad vir­tual. Es la categoría que más rá­pi­da­men­te cre­ce en un me­dio cu­ya adop­ción su­pera a la del vie­jo VHS y el pri­mer ip­ho­ne. Pe­ro, ¿es­tán pre­pa­ra­dos con­su­mi­do­res y crea­do­res de porno pa­ra los re­tos que plan­tea la VR? Por­que no se tra­ta só­lo de con­su­mir por­no­gra­fía pu­dien­do mo­ver la ca­be­za, sino del pri­mer pa­so ha­cia un fu­tu­ro en el que el se­xo (no el porno) de­je de ser al­go pre­sen­cial.

LLa re­cien­te fe­ria de "en­tre­te­ni­mien­to pa­ra adul­tos" de Hong Kong, la Asia Adult Ex­po, ha de­mos­tra­do que el pre­sen­te del porno en reali­dad vir­tual es un cru­ce en­tre apa­ra­tos y pro­pues­tas lo­quí­si­mas di­ri­gi­das a un pú­bli­co muy pe­que­ño (ro­bots se­xua­les + reali­dad vir­tual + con­trol re­mo­to, por ejem­plo); y eso que Hong Kong es, jun­to al res­to de Chi­na, Tai­lan­dia, Co­rea y Ja­pón, uno de los mer­ca­dos que más rá­pi­da­men­te ha acep­ta­do que la reali­dad vir­tual se vi­ve me­jor con porno.

Por­que la pre­gun­ta no es si el porno en reali­dad vir­tual es fac­ti­ble (que sí lo es, des­de al me­nos 2015), sino si es via­ble. Aho­ra mis­mo, la VR es una no­ve­dad, unas si­glas de mo­da, un uni­ver­so de­ma­sia­do en­go­rro­so lu­chan­do por abrir­se ca­mino an­te el gran pú­bli­co. Has­ta el momento, su ma­yor lo­gro ha si­do que en 2016 se ha­yan ven­di­do cer­ca de cin­co mi­llo­nes de vi­so­res, la ma­yor par­te de ellos pa­ra el mó­vil. Es un rit­mo de adop­ción ma­yor del que tu­vo el ví­deo VHS en su momento o, ya que es­ta­mos, el pri­mer mo­de­lo de ip­ho­ne. Tam­bién es po­si­ble ya, por un pre­cio muy ra­zo­na­ble, ha­cer­se con cá­ma­ras de reali­dad vir­tual por­tá­ti­les que ca­ben en una mano, ca­pa­ces de cap­tu­rar el mun­do en 360º y 4K –lo que abre la puer­ta al uni­ver­so ama­teur del que se nu­tre bue­na par­te del porno ac­tual–. Ha­ce un año, pa­ra ha­cer­nos una idea, la pro­duc­to­ra Kink uti­li­zó una "pe­lo­ta" com­pues­ta por sie­te cá­ma­ras Go­pro. Tam­bién hay web­cam­mers es­pe­cia­li­za­das en ello (aun­que son po­cas y han te­ni­do que fir­mar acuer­dos es­pe­cia­les con los gran­des por­ta­les de cam­girls pa­ra so­bre­vi­vir).

Por­que el pro­ble­ma es que aún no hay su­fi­cien­te pú­bli­co. En Porn­hub, una web don­de se ven gra­tui­ta­men­te 92.000 mi­llo­nes de ví­deos al año y que tie­ne 64 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes al día, la categoría que más rá­pi­da­men­te es­tá cre­cien­do es VR, pe­ro el pun­to de par­ti­da era mí­ni­mo. Se­gún nuestras cuen­tas, a 500.000 ví­deos VR vis­tos al día, el cálcu­lo más op­ti­mis­ta arro­ja 45.000 usua­rios dia­rios. Un por­cen­ta­je que de­mues­tra que, co­mo pa­só en su momento con tan­tos ju­gue­tes tec­no­ló­gi­cos, mu­cha gen­te tie­ne vi­so­res, pe­ro po­cos los usan a me­nu­do. La ma­yor prue­ba la da­ba el propio por­tal, el ma­yor del sec­tor, al des­ve­lar las es­ta­dís­ti­cas de uso: el momento en el que más gen­te vio porno en reali­dad vir­tual fue jus­to en na­vi­da­des. Es de­cir, po­co des­pués de re­ci­bir un vi­sor co­mo regalo. Que ese pi­co de ca­si un mi­llón de ví­deos ha­ya caí­do a po­co más de la mi­tad y se ha­ya man­te­ni­do ahí du­ran­te el pri­mer se­mes­tre de 2017 di­ce po­co del in­te­rés que des­pier­ta en­tre los usua­rios.

Lo cual es com­pren­si­ble por va­rios mo­ti­vos. Por un la­do, esos vi­so­res son to­da­vía un en­go­rro, al­go que tie­nes que po­ner­te cons­cien­te­men­te pa­ra con­su­mir con­te­ni­do y que só­lo pue­des uti­li­zar en mo­men­tos y en­tor­nos muy con­cre­tos –cier­to que to­dos ellos muy com­pa­ti­bles con ese ra­ti­to de au­to­in­dul­gen­cia–. Los pro­pios pro­duc­to­res es­tán de acuer­do: al­gún día

En un por­tal co­mo Porn­hub, el ma­yor del mun­do, só­lo unos 45.000 de sus 64 mi­llo­nes de usua­rios dia­rios son con­su­mi­do­res ha­bi­tua­les de porno en reali­dad vir­tual. Un por­cen­ta­je que de­mues­tra que, co­mo pa­só en su momento con tan­tos ju­gue­tes tec­no­ló­gi­cos, mu­cha gen­te tie­ne vi­so­res de reali­dad vir­tual, pe­ro po­cos los usan a me­nu­do.

AA­sí que la ex­pe­rien­cia ni es com­ple­ta ni es va­ria­da (en Porn­hub ha­bía 2.600 ví­deos a me­dia­dos de año. Lo que quie­re de­cir que de enero a ma­yo só­lo se ha­bían agre­ga­do 800 nue­vos). Los crea­do­res de con­te­ni­do pa­ra adul­tos to­da­vía no se atre­ven a pro­du­cir; o no han des­cu­bier­to el len­gua­je de la reali­dad vir­tual. Al­go po­co sor­pren­den­te si te­ne­mos en cuen­ta que el res­to de la in­dus­tria es­tá en las mis­mas: la VR to­da­vía es "¡la VR! ¡El fu­tu­ro!", no un ca­nal en con­di­cio­nes; y es­tá ob­vian­do sus po­si­bi­li­da­des más in­tere­san­tes: po­ner­nos en la piel de otros gé­ne­ros, fí­si­cos, ex­pe­rien­cias y si­tua­cio­nes.

Uno de sus po­si­bles fu­tu­ros es­tá en in­ver­tir los pa­pe­les. Hay un ni­cho cre­cien­te de porno en reali­dad vir­tual pa­ra mu­je­res, que fun­cio­na en dos ver­tien­tes: co­mo edu­ca­ción se­xual pa­ra que ca­da per­so­na se lo pa­se en grande con ella mis­ma y co­mo pri­mer pa­so a esas pro­pues­tas lo­cas que co­men­tá­ba­mos al prin­ci­pio. Sú­ma­le con­so­la­do­res pro­gra­ma­bles y ya tie­nes una pro­pues­ta háp­ti­ca, que im­pli­ca más sen­ti­dos que la vis­ta y el oí­do, y abre la puer­ta a otro cam­po. Ya hay dis­po­si­ti­vos re­mo­tos, co­mo Ki­roo, que per­mi­ten que una pa­re­ja in­ter­ac­cio­ne a dis­tan­cia con sen­dos ju­gue­tes se­xua­les. Es­to úl­ti­mo sí que pue­de con­ver­tir en pro­ta­go­nis­ta de un porno inexis­ten­te al es­pec­ta­dor, y es al­go que cier­tas cam­girls es­tán ex­plo­tan­do. Pe­ro aquí en­tra­mos en uno de esos te­rre­nos res­ba­la­di­zos pa­ra los que la éti­ca no es­tá pre­pa­ra­da: ¿en qué momento de­ja de ser porno pa­ra con­ver­tir­se en pros­ti­tu­ción ro­bó­ti­ca?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.