STORMZY OMARI El ra­pe­ro de mo­da ha con­se­gui­do que el gri­me lle­gue (por fin) a to­dos los pú­bli­cos.

El ra­pe­ro de mo­da en In­gla­te­rra ha con­se­gui­do que el gé­ne­ro gri­me lle­gue (por fin) a to­dos los pú­bli­cos. No só­lo tie­ne porte, pre­sen­cia y ta­len­to mu­si­cal. En su ca­so, ade­más, im­por­ta lo que di­ce, có­mo lo di­ce… y el es­ti­lo im­po­lu­to con el que lo di­ce.

GQ (Spain) - - Sumario - DANIEL SANNWALD

• EL 'GRI­ME' LLE­VA AÑOS COMIÉNDOLE TE­RRENO AL 'HIP HOP' co­mo el es­ti­lo mu­si­cal que me­jor re­pre­sen­ta a la co­mu­ni­dad ne­gra in­gle­sa. Des­de ha­ce unos me­ses, ade­más, es­te gé­ne­ro en ex­pan­sión cuen­ta con un hé­roe in­con­tes­ta­ble lla­ma­do Stormzy Omari. Na­ci­do ha­ce 24 años en Lon­dres, es­te ra­pe­ro de fí­si­co im­po­nen­te y san­gre gha­ne­sa en las ve­nas se ha con­ver­ti­do en una es­tre­lla por de­re­cho propio en tiem­po ré­cord. Un ar­tis­ta fiel a sus orí­ge­nes hu­mil­des que es­tá dis­pues­to a de­jar hue­lla en la cul­tu­ra po­pu­lar bri­tá­ni­ca. "Aun­que no te gus­te có­mo soy, me co­no­ces por­que me tie­nes de­lan­te to­do el tiem­po", ha de­cla­ra­do re­cien­te­men­te Stormzy, nom­bre ar­tís­ti­co que Mi­chael Omari (su nom­bre real) eli­gió com­ple­ta­men­te al azar: "So­na­ba chu­lo. Dios me po­ne nom­bres en la ca­be­za y cuan­do lle­ga el momento apro­pia­do, los uti­li­zo". Dios, en el que cree fer­vien­te­men­te, no es su úni­co gran re­fe­ren­te: hay que in­cluir en es­te ca­tá­lo­go a ra­pe­ros co­mo Wi­ley, que se con­vir­tió en uno de sus va­le­do­res, sus raí­ces afri­ca­nas y los prin­ci­pios que le in­cul­có su ma­dre. "Sien­to que no hay na­da que no pue­da ha­cer", pro­cla­ma sin tan si­quie­ra dar la sen­sa­ción de sol­tar bra­vu­co­na­das pa­ra lla­mar la aten­ción de los me­dios.

En su pri­mer ál­bum, Gang Signs & Pra­yer, con­ver­gen R&B, gós­pel, pop, elec­tró­ni­ca y hip hop, un sur­ti­do com­ple­ta­men­te in­ten­cio­na­do: "El gri­me es mi fuente prin­ci­pal, pe­ro bus­co to­car to­do ti­po de mú­si­cas. Quiero ha­cer co­mo Pi­cas­so, que po­día pin­tar to­do aque­llo que ima­gi­na­se". An­tes de que su de­but –que ha lle­ga­do al pri­mer pues­to de las lis­tas in­gle­sas– le con­so­li­da­ra co­mo uno de los ar­tis­tas del año, Stormzy ya ha­bía emi­ti­do po­ten­tes se­ña­les acerca de sus po­si­bi­li­da­des co­mer­cia­les. Pri­me­ro se dio a co­no­cer en You­tu­be can­tan­do en sus pro­pios ví­deos, lo que le llevó a con­ver­tir­se en el pri­mer ra­pe­ro sin con­tra­to dis­co­grá­fi­co en ac­tuar en el pres­ti­gio­so pro­gra­ma de Jools Ho­lland. Las pa­sa­das na­vi­da­des, asi­mis­mo, lo­gró la ha­za­ña de ba­tir al ba­ta­llón de X Fac­tor en las lis­tas de sen­ci­llos. Hoy, sus men­sa­jes se re­tui­tean mi­les de ve­ces y sus ad­mi­ra­do­res celebran que, a pe­sar de la fa­ma con­se­gui­da en tan po­co tiem­po, si­ga can­tan­do le­tras co­mo "tu có­di­go pos­tal no te con­vier­te en un gáns­ter / tú no eres ma­lo, ma­la es la zo­na en la que vi­ves".

Stormzy no se de­ja en­ca­si­llar. Uni­do sen­ti­men­tal­men­te a la pre­sen­ta­do­ra Maya Ja­ma, a la que de­di­có una de sus can­cio­nes, no tie­ne mie­do a in­ter­pre­tar una ba­la­da o a ver­sio­nar a Jus­tin Bie­ber. "Cuan­do soy bueno en al­go lo di­go al­to y cla­ro y lu­cho por ha­cer­me con ese trono. Cuan­do es­ta­ba en la es­cue­la ya era así, no per­mi­tía que na­die me re­chis­ta­ra: era el más lis­to". Por lo que pa­re­ce, Stormzy ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se y no va a pa­rar has­ta que to­da In­gla­te­rra y el mun­do lo se­pan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.