EN­TRE­VIS­TA Er­dem o có­mo alum­brar la co­lec­ción cáp­su­la más me­diá­ti­ca de H&M.

La ca­sa lon­di­nen­se ha si­do la ele­gi­da por H&M pa­ra di­se­ñar su co­lec­ción cáp­su­la más me­diá­ti­ca. GQ ha ha­bla­do en ex­clu­si­va con su fun­da­dor, Er­dem Mo­ra­lio­glu.

GQ (Spain) - - Sumario -

Ni su ape­lli­do ni sus di­se­ños son fá­cil­men­te des­ci­fra­bles pa­ra el gran pú­bli­co. Er­dem Mo­ra­lio­glu (Mon­treal, Ca­na­dá, 1977) es un marciano de la mo­da que con­ci­be su ofi­cio co­mo un pa­cien­te ejer­ci­cio de ar­te­sa­nía. Sor­pren­de ver­lo ex­pli­car­se, en­re­da­do en ela­bo­ra­dos ra­zo­na­mien­tos pe­ro in­ca­paz de re­su­mir en un ti­tu­lar la mi­sión que desem­pe­ña des­de 2005; y, sin em­bar­go, Er­dem, el nom­bre que lle­va su fir­ma, es un ren­ta­ble –y cohe­ren­te– ca­pri­cho crea­ti­vo por el que sus­pi­ran to­dos los in­si­ders de la mo­da. Por eso, su fi­cha­je co­mo di­se­ña­dor in­vi­ta­do pa­ra H&M re­sul­ta más opor­tuno que nun­ca. El gi­gan­te sue­co, inase­qui­ble a la apa­tía, lle­va des­de 2004 sor­pren­dien­do con bom­bás­ti­cas co­la­bo­ra­cio­nes anua­les. De Karl La­ger­feld a Ste­lla Mc­cart­ney, pa­san­do por Bal­main o Ver­sa­ce, sus im­pac­tos me­diá­ti­cos son, ca­da oto­ño, uno de los gran­des acon­te­ci­mien­tos de la mo­da. En 2017 le to­ca el turno a un ar­tis­ta lis­to pa­ra con­sa­grar­se y reivin­di­car­se an­te el gran pú­bli­co.

GQ: Es­ta co­la­bo­ra­ción, que com­pren­de ro­pa pa­ra hom­bre y mu­jer, su­po­ne tu de­but en el di­se­ño de mo­da mas­cu­li­na.¿te ha re­sul­ta­do di­fí­cil adap­tar tu uni­ver­so de flo­res y cor­tes ul­tra­fe­me­ni­nos?

ER­DEM MO­RA­LIO­GLU: Nun­ca an­tes ha­bía he­cho mo­da mas­cu­li­na y el re­to me ha pa­re­ci­do fas­ci­nan­te. Cuan­do di­se­ño ro­pa pa­ra mu­jer siem­pre ima­gino una his­to­ria que lue­go se en­car­na so­bre la pa­sa­re­la, pe­ro a la ho­ra de abor­dar por pri­me­ra vez la crea­ción de pren­das mas­cu­li­nas me he vis­to in­vo­lu­cra­do en un pro­ce­so más per­so­nal. Du­ran­te los fit­tings, siem­pre me pre­gun­ta­ba si la cha­que­ta que te­nía fren­te a mí se­ría al­go que yo po­dría po­ner­me en mi día a día. Tam­bién he pen­sa­do mu­cho en mi pa­dre, en có­mo ves­tía en los 60, o en lo que lle­va­ba yo cuan­do es­ta­ba en el ins­ti­tu­to.

GQ: Te has atre­vi­do con com­ple­jas pie­zas de sas­tre­ría, al­go va­lien­te pa­ra un de­bu­tan­te…

E. M.: Ha si­do una apro­xi­ma­ción na­tu­ral, tal vez por­que me he im­pli­ca­do de una for­ma muy per­so­nal y por­que ade­más soy un apa­sio­na­do del es­ti­lo uni­for­ma­do. Mi idea ha con­sis­ti­do en ha­cer un di­se­ño per­ma­nen­te, al­go que sea

con­tem­po­rá­neo den­tro de diez años. En re­su­men, el tra­je per­fec­to. Ese es, de he­cho, el ob­je­ti­vo que mue­ve mi tra­ba­jo en mi pro­pia mar­ca. Cuan­do me reuní con los res­pon­sa­bles de H&M se me ocu­rrió en­se­ñar­les un vi­deo­clip pa­ra ex­pli­car­les lo que que­ría ha­cer. Se tra­ta de Being bo­ring, de Pet Shop Boys, una pieza en blan­co y ne­gro di­ri­gi­da por Bru­ce Weber. Mues­tra a un grupo de chi­cos que in­va­de una ca­sa y que vis­te es­mó­qui­nes, hoo­dies y za­pa­ti­llas. Es una ale­go­ría so­bre la for­ma­li­dad y la in­for­ma­li­dad.

"Más que pro­vo­car lar­gas co­las de­lan­te de la tien­da, lo que me fas­ci­na es que al­guien que no conoce mi uni­ver­so crea­ti­vo pue­da com­prar uno de mis tra­jes por­que le fa­vo­rez­ca de ver­dad"

SU GRAN MOMENTO

De pa­dre tur­co y ma­dre bri­tá­ni­ca, Mo­ra­lio­glu se crió en Ca­na­dá y se for­mó en la Ro­yal Co­lle­ge of Art de Lon­dres, don­de es­ta­ble­ció su fir­ma. Hoy, su mar­ca ate­so­ra me­dia do­ce­na de pre­mios de mo­da in­ter­na­cio­na­les y cuen­ta con más de 170 pun­tos de ven­ta en to­do el mun­do, in­clui­dos Bar­neys New York, Berg­dorf Good­man o Sel­frid­ges.

GQ: Es­ta vez has di­se­ña­do pren­das di­ri­gi­das a un pú­bli­co que tal vez no con­su­me mo­da de lu­jo. ¿Ha con­di­cio­na­do eso tu pro­ce­so crea­ti­vo?

E. M.: En ab­so­lu­to. Te­nía cla­ro que que­ría ha­cer di­se­ños be­llos con ma­te­ria­les de pri­me­ra ca­li­dad. Más que pro­vo­car lar­gas co­las de­lan­te de la tien­da, lo que me fas­ci­na es que al­guien que no conoce mi uni­ver­so crea­ti­vo pue­da com­prar uno de mis tra­jes por­que le fa­vo­re­ce de ver­dad.

GQ: ¿Qué ico­nos sus­ten­tan ese uni­ver­so?

E. M.: Me en­can­tan David Hock­ney, Mick Jag­ger, el prín­ci­pe Carlos o Mont­go­mery Clift. Ten­go mu­chí­si­mos re­fe­ren­tes. Tam­bién me gus­tan Twin Peaks y Jack­son Po­llock. Gra­cias a es­ta co­la­bo­ra­ción he des­cu­bier­to al­go ma­ra­vi­llo­so en la in­ter­re­la­ción en­tre el mens­wear y el wo­mens­wear, y có­mo és­tos dia­lo­gan en­tre sí. Tal vez lo en­cuen­tro tan in­tere­san­te por­que ten­go una her­ma­na ge­me­la y re­cuer­do per­fec­ta­men­te có­mo in­ter­cam­biá­ba­mos pren­das cuan­do éra­mos más jó­ve­nes. Quién sa­be.

NUE­VA MAS­CU­LI­NI­DAD Pa­ra su pri­me­ra co­lec­ción mas­cu­li­na, Er­dem ha re­in­ter­pre­ta­do sus vi­bran­tes es­tam­pa­dos y ha con­ce­bi­do un nue­vo len­gua­je de lí­neas mar­ca­das y mo­ti­vos flo­ra­les adap­ta­dos al hom­bre.

UN BUEN TÁNDEM Du­ran­te es­te pro­ce­so, Mo­ra­lio­glu ha tra­ba­ja­do mano a mano con Ann-so­fie Johans­son, ex je­fa de di­se­ño y ac­tual con­se­je­ra crea­ti­va de H&M.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.