JON BERNTHAL Frank Castle, The Pu­nis­her, aho­ra pe­ga so­lo.

Net­flix es­tre­na The Pu­nis­her, el re­gre­so a la te­le­vi­sión de uno de los per­so­na­jes más os­cu­ros e in­tere­san­tes del uni­ver­so Mar­vel. Su pro­ta­go­nis­ta, aquí pre­sen­te y con ca­ra de po­cos amigos, es un ac­tor con pin­ta de bo­xea­dor que des­ti­la aro­ma de hom­bre GQ.

GQ (Spain) - - Sumario -

• "SI NO PO­DE­MOS SAL­VAR LA TIE­RRA, la ven­ga­re­mos", de­cla­ra­ba Tony Stark en Los Ven­ga­do­res. Pe­ro a quién que­ría en­ga­ñar: en reali­dad, los hé­roes siem­pre han en­ten­di­do que los ajus­tes de cuen­tas no son un buen ca­mino. The Pu­nis­her, por suer­te pa­ra él, no es nin­gún pa­la­dín pro­to­tí­pi­co. Más bien to­do lo con­tra­rio. "La ven­gan­za es lo úni­co que si­len­cia sus de­mo­nios, al me­nos tem­po­ral­men­te", ex­pli­ca el ac­tor Jon Bernthal (Was­hing­ton DC, 1976), en­car­ga­do de dar vi­da al an­ti­hé­roe en la nue­va se­rie am­bien­ta­da en el uni­ver­so Mar­vel de Net­flix. Frank Castle, que así se lla­ma es­te ro­bus­to cas­ti­ga­dor, es un ex ma­ri­ne que, tras ver có­mo ma­tan a su mu­jer y a su hijo, co­mien­za una bru­tal es­ca­la­da de vio­len­cia pa­ra en­con­trar res­pues­tas y cul­pa­bles. Él no quie­re ha­cer­lo… pe­ro tam­po­co pue­de evi­tar­lo.

Esa di­co­to­mía, sim­bo­li­za­da por el icó­ni­co jer­sey ne­gro con una ca­la­ve­ra blan­ca es­tam­pa­da en el pe­cho, es pieza fun­da­men­tal de un per­so­na­je que lle­ga con una his­to­ria pro­pia y a su me­di­da des­pués de pa­sar con éxi­to por la se­gun­da tem­po­ra­da de Da­re­de­vil. En ella, Castle pre­sen­ta­ba a su per­so­na­je y se en­fren­ta­ba –y ayu­da­ba a la vez; él es así de es­pe­cial– al propio Hom­bre sin mie­do. La apa­ri­ción de Bernthal en aque­lla en­tre­ga gus­tó. To­das sus pe­leas pa­re­cían reales y cru­das y los fans le dieron de in­me­dia­to el vis­to bueno por la so­li­dez de su pa­pel co­mo hom­bre de­ses­pe­ra­do. Por es­ta ra­zón, aho­ra pro­ta­go­ni­za una se­rie que no se­gui­rá la lí­nea cro­no­ló­gi­ca de la re­cien­te The De­fen­ders, ese uni­ver­so que Net­flix ha crea­do con al­gu­nos de los hé­roes más es­pe­cia­les de la ca­sa de las ideas, sino que ahon­da­rá en los orí­ge­nes del ator­men­ta­do ven­ga­dor.

Con una ca­be­za pre­ci­sa co­mo una má­qui­na ale­ma­na, ros­tro de bo­xea­dor re­ti­ra­do y cuer­po de cam­peón de ar­tes mar­cia­les, Bernthal se for­mó en el mun­do de la in­ter­pre­ta­ción en Mos­cú –al­go de ru­so tie­ne, sí– y po­co a po­co ha ido abrién­do­se pa­so. Apa­re­ció en se­ries co­mo Numb3rs, The Pa­ci­fic o The Wal­king Dead, y en pe­lí­cu­las co­mo Fury, El Lo­bo de Wall Street o Baby Dri­ver. The Pu­nis­her se­rá su gol­pe en la me­sa de­fi­ni­ti­vo.

El lis­tón del per­so­na­je no es­ta­ba de­ma­sia­do al­to has­ta es­te momento, to­do sea di­cho: el pro­ta­go­nis­ta del có­mic crea­do por Gerry Con­way y John Ro­mi­ta Sr. no ha­bía te­ni­do mu­cha suer­te en sus sal­tos an­te­rio­res a la ima­gen real. Ni Tho­mas Ja­ne, ni Ray Ste­ven­son ni (lo pro­me­te­mos) Dolph Lund­gren en 1989 bor­da­ron pre­ci­sa­men­te el pa­pel. Nin­guno de ellos te­nía el to­que Bernthal, al­guien que igual te vis­te un tra­je de Pra­da co­mo si hu­bie­ra na­ci­do con él pues­to que te vuel­ve creí­ble una pe­lea ca­lle­je­ra a muer­te. Un ti­po con es­ti­lo. Ru­do, pe­ro con es­ti­lo al fin y al ca­bo.

"El pa­sa­do es el mis­mo de­mo­nio al que has ven­di­do tu al­ma", di­ce su per­so­na­je en el tea­ser con el que la pla­ta­for­ma de ví­deo en strea­ming nos ade­lan­ta la se­rie de 13 ca­pí­tu­los –con guio­nes de Ste­ve Light­foot (Han­ni­bal, Nar­cos)–. El propio Bernthal ha con­ta­do en va­rias oca­sio­nes có­mo la ac­tua­ción le sal­vó de una vi­da com­pli­ca­da. Qui­zá por eso bor­da es­te pa­pel. En la pri­me­ra es­ce­na en la que apa­re­ce en Da­re­de­vil se di­ri­ge a un guar­dia de se­gu­ri­dad, le qui­ta la pis­to­la y, sin mi­rar, la ti­ra a la pa­pe­le­ra. Por­que has­ta las co­sas ma­las hay que ha­cer­las bien. Con ma­ne­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.