GQ MA­NI­FIES­TO ¿Es­tá el mun­do ob­se­sio­na­do con los mi­llen­nials?

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les y la opinión pú­bli­ca vie­ju­na se han pro­pues­to cri­mi­na­li­zar a una ge­ne­ra­ción im­po­si­ble de eti­que­tar. ¿Nues­tro con­se­jo? No pre­juz­gues: qui­zá tú tam­bién for­mes par­te de ella.

GQ (Spain) - - Sumario -

Los mi­llen­nials he­mos si­do acu­sa­dos de mu­chas co­sas. De en­tre to­das ellas, me lla­ma es­pe­cial­men­te la aten­ción que nos re­pro­chen que es­ta­mos ter­mi­nan­do si­len­cio­sa­men­te con la in­dus­tria de las ser­vi­lle­tas de pa­pel. Al pa­re­cer, con­su­mi­mos de to­do –toa­lli­tas hú­me­das, pa­pel hi­gié­ni­co, pa­pel de co­ci­na, pa­pel pi­no­cho, li­ja pa­ra ma­de­ra…–, pe­ro nun­ca nos lim­pia­mos con ser­vi­lle­tas de pa­pel. Si bus­cas "mi­llen­nials are ki­lling…" [los mi­llen­nials es­tán ma­tan­do…] en Goo­gle, la lista es más grande que la de los reyes go­dos: los mi­llen­nials es­ta­mos ma­tan­do el golf, los mi­llen­nials es­ta­mos ma­tan­do la in­dus­tria de los ja­bo­nes de du­cha, los mi­llen­nials es­ta­mos ma­tan­do las re­la­cio­nes, los mi­llen­nials nos es­ta­mos car­gan­do las tien­das de me­na­je del ho­gar, la po­de­ro­sa in­dus­tria del pe­tró­leo y el ci­ne. Tam­bién es­ta­mos ter­mi­nan­do con los ban­cos, con las hi­po­te­cas, con los ho­te­les, con los gim­na­sios, con el pa­trio­tis­mo, con la mo­da, con el tu­ris­mo en Ca­na­dá… (to­das es­tas acu­sa­cio­nes son reales, que cons­te). En fin, que los mi­llen­nials… ¡SO­MOS EL MA­LO DE BAT­MAN!

¿Qué co­lec­ti­vo de per­so­nas so­mos los des­al­ma­dos mi­llen­nials? Se con­si­de­ra que el ter­mino en­glo­ba a to­da per­so­na na­ci­da tras el boom de na­ta­li­dad de 1983 y con fe­cha de cor­te en el año 2000, en el nue­vo mi­le­nio, de ahí el nom­bre en cues­tión. El re­sul­ta­do de tan­tos tex­tos ana­li­zan­do a to­da una ge­ne­ra­ción co­mo va­ga, adic­ta a los te­lé­fo­nos mó­vi­les, in­di­vi­dua­lis­ta, egoís­ta, sin ca­pa­ci­dad de em­pa­tía, sin ca­pa­ci­dad de en­ca­je en el mun­do real, sin ca­pa­ci­dad de es­cu­char, due­ños de la na­da, es que mu­chos mi­llen­nials re­nie­gan de la etiqueta en cues­tión por­que es una etiqueta a me­nu­do uti­li­za­da pa­ra la crí­ti­ca.

¿Qué so­mos en­ton­ces los mi­llen­nials? An­te to­do, una ge­ne­ra­ción for­ma­da por un grupo ab­so­lu­ta­men­te he­te­ro­gé­neo de per­so­nas, exac­ta­men­te igual que las ge­ne­ra­cio­nes que nos han pre­ce­di­do, exac­ta­men­te igual que los baby boo­mers (las per­so­nas na­ci­das en­tre los años 30 y los años 60), exac­ta­men­te igual que la co­no­ci­da co­mo ge­ne­ra­ción X (las per­so­nas na­ci­das en­tre los años 60 e ini­cios de los 80). Den­tro de los mi­llen­nials los hay egoís­tas e in­cí­vi­cos y los hay res­pon­sa­bles y con con­cien­cia social. Los hay mo­der­nos, híps­ters, re­gue­to­ne­ros, an­ti­glo­ba­li­za­ción, geeks, con­ser­va­do­res, ga­mers, de­mó­cra­tas, re­pu­bli­ca­nos, an­ti­sis­te­ma, pro­sis­te­ma, re­li­gio­sos, ateos y ag­nós­ti­cos. Los hay que se pa­san la vi­da pe­ga­dos a un te­lé­fono y tam­bién a los que tie­nes que lla­mar ocho ve­ces pa­ra que te res­pon­dan por­que nun­ca sa­ben dón­de lo de­jan. Los hay que vi­ven en el só­tano de sus pa­dres y los que so­bre­vi­ven de al­qui­ler. Los hay has­ta sin bar­ba o ca­mi­sas de cua­dros.

Sin em­bar­go, sí te­ne­mos al­gún ras­go en co­mún: ca­si to­dos he­mos sen­ti­do una fuer­te bre­cha ge­ne­ra­cio­nal que ha­ce que vi­va­mos peor de lo que lo hi­cie­ron ge­ne­ra­cio­nes pre­de­ce­so­ras, con más di­fi­cul­tad pa­ra ac­ce­der a pues­tos ge­ren­cia­les o di­rec­ti­vos. O di­cho de otra for­ma, con más di­fi­cul­tad pa­ra te­ner suel­dos que nos per­mi­tan ac­ce­der a hi­po­te­cas, a ho­te­les, a tu­ris­mo en Ca­na­dá, al golf, a tien­das de me­na­je del ho­gar y, apa­ren­te­men­te, a com­prar­nos ser­vi­lle­tas de pa­pel.

Igual es ho­ra de ar­mar ca­te­go­rías ba­sa­das en va­lo­res com­par­ti­dos y no úni­ca­men­te en un sim­ple mar­gen de edad.

LOS 'MI­LLEN­NIALS' (NO) MA­TA­RON A MA­NO­LE­TE

Mu­chas mar­cas se han acer­ca­do a nue­vos pú­bli­cos a tra­vés de la cul­tu­ra mi­llen­nial. De he­cho, Dol­ce & Gab­ba­na co­lo­có a va­rios de ellos so­bre la pa­sa­re­la de Mi­lán pa­ra pre­sen­tar su re­cien­te co­lec­ción de oto­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.