EN­TRE­VIS­TA Aaron Tay­lor-john­son: "El gentle­man del si­glo XXI de­be ser un ti­po apa­sio­na­do, con ca­ris­ma y fe­mi­nis­ta".

Cuan­do la re­be­lión va por den­tro

GQ (Spain) - - Sumario -

Es la vís­pe­ra de la fies­ta na­cio­nal de Fran­cia y la ca­pi­tal ga­la se en­cuen­tra to­ma­da por efec­ti­vos mi­li­ta­res que es­pe­ran la lle­ga­da de Do­nald Trump, in­vi­ta­do de ho­nor de la pa­ra­da mi­li­tar del 14 de ju­lio. En el ho­tel Ritz de Pa­rís, sin em­bar­go, a es­ca­sos me­tros de la ave­ni­da que aco­ge­rá el des­fi­le del día si­guien­te, na­die pa­re­ce agi­ta­do an­te el es­ta­do de aler­ta en el que se en­cuen­tra la ciu­dad. Ki­ló­me­tros de lá­mi­nas de pan de oro re­vis­ten las paredes del edi­fi­cio y una do­ce­na de bus­tos de Na­po­león ac­túan co­mo re­fe­ren­tes morales de una gran­deur ex­tem­po­rá­nea. Es aquí don­de el ac­tor Aaron Tay­lor-john­son (High Wy­com­be, Reino Uni­do, 1990) ha de­ci­di­do ci­tar a GQ pa­ra re­fle­xio­nar so­bre lo que sig­ni­fi­ca ser un gentle­man en el si­glo XXI. ¿In­mu­ta­bi­li­dad y va­lo­res eter­nos en la nue­va era mi­llen­nial? Por su­pues­to. Y qué me­jor que ha­cer­lo en el gran tem­plo de los có­di­gos clá­si­cos.

Con 27 años re­cién cum­pli­dos, el bri­tá­ni­co que ha con­quis­ta­do Holly­wood por de­re­cho propio vi­ve el año de su vi­da. En enero se llevó el Glo­bo de Oro al me­jor ac­tor se­cun­da­rio por su pa­pel de per­tur­ba­do en Ani­ma­les noc­tur­nos, de Tom Ford, y el pró­xi­mo di­ciem­bre es­tre­na The Wall, un th­ri­ller psi­co­ló­gi­co que se desa­rro­lla en el de­sier­to ira­quí (la cin­ta, que pre­su­me de man­te­ner una ten­sión bé­li­ca ra­ya­na en la enaje­na­ción, lle­va el se­llo del di­rec­tor Doug Li­man, res­pon­sa­ble de fil­mes co­mo Sr. y Sra. Smith o El ca­so Bour­ne).

DAN­DIS­MO Y SE­DUC­CIÓN

Su úl­ti­mo pro­yec­to, sin em­bar­go, po­co tie­ne que ver con el ci­ne. El mo­ti­vo por el que Tay­lor-john­son nos re­ci­be en una sui­te con vis­tas a la Pla­ce Ven­dô­me no es otro que su nue­va mi­sión co­mo em­ba­ja­dor de la fra­gan­cia Gentle­man de Givenchy, una opor­tu­na rein­ven­ción del per­fu­me ho­mó­ni­mo de 1975. Bai­la­rín, can­tan­te y, por su­pues­to, ac­tor, es­te jo­ven ta­len­to tie­ne muy cla­ro lo que sig­ni­fi­ca ser un ca­ba­lle­ro en el si­glo XXI: "Un gentle­man de­be ser un ti­po abier­to, apa­sio­na­do, ca­ris­má­ti­co, op­ti­mis­ta y, an­te to­do, fe­mi­nis­ta. Ha­bla­mos de al­guien bien edu­ca­do que se ca­rac­te­ri­za por sus bue­nas ma­ne­ras y tra­ta a la gen­te con res­pe­to. Son ras­gos con los que me iden­ti­fi­co ple­na­men­te".

Le­jos de sen­tir­se in­có­mo­do en un ám­bi­to ex­tra­ño, nues­tro pro­ta­go­nis­ta no en­cuen­tra gran­des di­fe­ren­cias en­tre el ci­ne y la mo­da. "Ha­blan de lo mis­mo por­que am­bos se fun­da­men­tan en el ejer­ci­cio de la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca. En una pe­lí­cu­la, la for­ma de ves­tir de un per­so­na­je es fun­da­men­tal por­que cuen­ta mu­chas co­sas. Unos te­ja­nos ro­tos, un tra­je y una cor­ba­ta o un chán­dal y unas chan­clas son ele­men­tos que se ex­pre­san so­los", cuen­ta.

Des­de ha­ce un par de años, el in­tér­pre­te in­glés co­pa las lis­tas de los hom­bres me­jor ves­ti­dos en las di­fe­ren­tes edi­cio­nes de nuestra revista. La su­ya siem­pre ha si­do una re­be­lión cons­tan­te pe­ro no so­nan­te, dis­cre­ta pe­ro efec­ti­va. "Hu­bert de Givenchy di­ce que el se­cre­to de la elegancia es ser uno mis­mo, así que no im­por­ta tan­to lo que vis­tas sino lo que ex­pre­sen tu al­ma y tu esen­cia", ex­pli­ca. Por eso tal vez las pie­zas fa­vo­ri­tas de su ves­ti­dor son "la ca­za­do­ra va­que­ra, las bo­tas de an­te ti­po cow­boy y el cin­tu­rón de piel". Fun­cio­nal y prác­ti­co, sin pre­ten­sio­nes.

LA FA­MI­LIA

Des­de su de­but en el ci­ne en 2009, cuan­do fue ele­gi­do por la di­rec­to­ra, fo­tó­gra­fa y pro­duc­to­ra Sam Tay­lor-john­son –hoy su es­po­sa– pa­ra en­car­nar a John Len­non en Now­he­re Boy, su vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal han con­flui­do re­pe­ti­da­men­te. Más tar­de lle­ga­rían su pa­pel de su­per­hé­roe có­mi­co en dos en­tre­gas de Kick-ass y los tra­ba­jos en los fil­mes Al­bert Nobbs, Sal­va­jes y Anna Ka­re­ni­na.

Su bo­da en 2012 con Tay­lor-john­son, res­pon­sa­ble de tí­tu­los co­mo Cin­cuen­ta som­bras de Grey o Gy­psy, pro­vo­có ríos de tin­ta en la pren­sa ba­su­ra. ¿El mo­ti­vo? La di­fe­ren­cia de edad en­tre am­bos, 23 años. Pe­se a to­do, el ma­tri­mo­nio va vien­to en po­pa y tie­nen dos ni­ñas, Wyl­da y Romy.

"Me en­can­ta tra­ba­jar con mi mu­jer por­que jun­tos for­ma­mos un tándem muy bien en­gra­sa­do. Es una di­rec­to­ra con un ta­len­to na­tu­ral e ins­tin­ti­vo pa­ra ro­dar y re­tra­tar", di­ce de quien ha di­ri­gi­do el spot y la ima­gen pu­bli­ci­ta­ria del lanzamiento de Gentle­man de Givenchy.

To­do que­da en fa­mi­lia. La re­be­lión, tam­bién.

"El ‘gentle­man’ del si­glo XXI de­be ser un ti­po apa­sio­na­do, con ca­ris­ma y, an­te to­do, fe­mi­nis­ta"

¿CO­CHES? ¿LU­JOS?

"No am­bi­ciono na­da ma­te­rial. Só­lo as­pi­ro a ser fe­liz y a es­tar sano con la fa­mi­lia a mi la­do", di­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.