FRA­GAN­CIAS Ju­ga­mos a ima­gi­nar al hom­bre que po­dría es­tar de­trás del nue­vo per­fu­me de Paco Ra­ban­ne.

… se­ría "ex­ce­so". Ju­ga­mos a ima­gi­nar to­do lo que es­tá de­trás del mis­te­rio de Pu­re XS , la nue­va fra­gan­cia de Paco Ra­ban­ne.

GQ (Spain) - - Sumario -

Aun­que Aristóteles fue uno de los pri­me­ros en es­ta­ble­cer que los se­res hu­ma­nos pro­ce­sa­mos la in­for­ma­ción úni­ca­men­te a tra­vés de la vis­ta, el oí­do, el gus­to, el tac­to y el ol­fa­to, se mi­re co­mo se mi­re, cin­co re­sul­ta un nú­me­ro bas­tan­te ar­bi­tra­rio pa­ra la cien­cia. Si, se­gún apun­tan hoy al­gu­nos es­tu­dios, con­si­de­rá­ra­mos que por ca­da res­pues­ta a un es­tí­mu­lo desa­rro­lla­mos un nue­vo sen­ti­do –o sen­si­bi­li­dad–, abri­ría­mos un in­ter­mi­na­ble de­ba­te so­bre lo que so­mos –ade­más de des­mon­tar mu­chas fal­sas creen­cias so­bre la for­ma en que el ce­re­bro pro­ce­sa la in­for­ma­ción que per­ci­bi­mos del mun­do–. No es nuestra in­ten­ción, de momento. Sin em­bar­go, co­mo nos gus­ta ju­gar, con mo­ti­vo del lanzamiento de la nue­va fra­gan­cia de Paco Ra­ban­ne, Pu­re XS, va­mos a re­cu­rrir a aquel pro­gra­ma de Raf­fae­lla Ca­rrá de los no­ven­ta que

El spot de Pu­re XS es co­mo una fan­ta­sía se­xual con una es­té­ti­ca re­fi­na­da en un es­ce­na­rio de sun­tuo­si­dad y ex­ce­so.

in­cluía un mi­ni­es­pa­cio ti­tu­la­do Si fue­ra [mi­llen­nials des­pis­ta­dos, ¡bus­cad en You­tu­be!]: un lú­di­co ex­pe­ri­men­to que con­sis­tía en que va­rias per­so­nas de­bían ave­ri­guar la iden­ti­dad ocul­ta de un per­so­na­je ima­gi­nan­do lo que se­ría "si fue­ra"… cual­quier co­sa me­nos él mis­mo. De mo­do que nos en­con­tra­mos an­te un fras­co de vi­drio que tam­bién po­dría ser más co­sas…

SI FUE­RA UNA PLAN­TA…

Se­ría jen­gi­bre. Jen­gi­bre ca­si he­la­do. Por­que más allá del va­lor nu­tri­cio­nal que se le atri­bu­ye y de la for­ma in­quie­tan­te de su ri­zo­ma, es­ta plan­ta pa­re­ce que con­tri­bu­ye a la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas, ésas que es­ti­mu­lan los cen­tros de pla­cer en el ce­re­bro. Cuan­do las per­fu­mis­tas An­ne Fli­po y Ca­ro­li­ne Du­mur se plan­tea­ron es­te pro­yec­to, una de las con­sig­nas que te­nían era la de trans­mi­tir la sen­sa­ción de "piel tré­mu­la por el de­seo y el pla­cer" con una ex­pre­sión ol­fa­ti­va. Es­ta idea de "es­ca­lo­frío ar­dien­te" fue la que les guió a la ho­ra de ela­bo­rar una com­po­si­ción con dos acor­des que ar­mo­ni­za­ran y con­tras­ta­ran en­tre sí, co­mo un cuer­po a cuer­po en­tre dos ele­men­tos con­tra­dic­to­rios; y, có­mo no, pa­ra ello re­cu­rrie­ron en pri­mer lu­gar al jen­gi­bre. El re­sul­ta­do es una vi­bran­te fra­gan­cia que bas­cu­la en­tre lo frío y lo ca­lien­te, gra­cias al fres­cor ex­plo­si­vo de es­ta raíz, que ar­mo­ni­za con la cre­mo­si­dad de la sa­via ve­ge­tal y el to­que mas­cu­lino del to­mi­llo pa­ra aca­bar pro­fun­di­zan­do en un fon­do pi­can­te de ca­ne­la y vai­ni­lla, re­don­dea­do con la ca­li­dez de la mi­rra.

SI FUE­RA UNA OBRA DE AR­TE…

Se­ría una es­cul­tu­ra clásica de már­mol blan­co. Pe­ro esa es­cul­tu­ra, ade­más, es­ta­ría en un sa­lón re­ple­to de obras de ar­te, can­de­la­bros, pin­tu­ras y li­bros an­ti­guos. La ima­gen de cam­pa­ña, del fo­tó­gra­fo Nathaniel Goldberg –que en es­te nú­me­ro fir­ma nuestra por­ta­da–, re­crea ese uni­ver­so opu­len­to y clásico con un to­que ba­rro­co. Y pon­ga­mos que, ade­más, ese sa­lón co­nec­ta­ría con un ele­gan­te bou­doir de gri­fe­ría do­ra­da, ce­rá­mi­ca es­mal­ta­da y sue­los bri­llan­tes. Cual­quie­ra de ellos po­dría ser ese rin­cón don­de in­con­fe­sa­ble­men­te mu­chos que­rrían es­piar… o ser es­pia­dos.

SI FUE­RA UNA PE­LÍ­CU­LA…

Se­ría El ga­to­par­do, de Vis­con­ti. El rea­li­za­dor sue­co Johan Renck, que ha desa­rro­lla­do una in­tere­san­te ca­rre­ra co­mo au­tor de vi­deo­clips pa­ra David Bo­wie, Ma­don­na o Be­yon­cé –ade­más de di­ri­gir al­gu­nos epi­so­dios de se­ries co­mo Brea­king Bad o The Wal­king Dead–

ha di­ri­gi­do el spot de Pu­ré XS co­mo una fan­ta­sía se­xual con una es­té­ti­ca re­fi­na­da en un es­ce­na­rio de sun­tuo­si­dad y ex­ce­so. El anun­cio de es­ta fra­gan­cia tie­ne to­dos los com­po­nen­tes pa­ra con­ver­tir­se en icó­ni­co: es sexy, des­ca­ra­do y es­tá lleno de mu­je­res gua­pas.

SI FUE­RA UNA PAR­TE DEL CUER­PO HU­MANO…

Se­ría los ab­do­mi­na­les. Y nos re­fe­ri­mos a los de un hom­bre. Por­que más allá de los la­bios, los bra­zos o la es­pal­da, una de las gran­des ob­se­sio­nes mas­cu­li­nas (y fe­me­ni­nas) es ese ma­pa cin­ce­la­do que con­du­ce a to­das las pro­me­sas eró­ti­cas. Francisco Hen­ri­ques, el apo­lí­neo mo­de­lo por­tu­gués pro­ta­go­nis­ta de la cam­pa­ña, va a vi­vir un an­tes y un des­pués de su tra­ba­jo pa­ra Paco Ra­ban­ne. En el spot, se­duc­tor y ob­je­to de de­seo, se mues­tra an­te una le­gión de mu­je­res que lo es­pían. Es­tá jus­to an­te sus ojos, pe­ro re­sul­ta in­to­ca­ble a tra­vés de un es­pe­jo o una ce­lo­sía, en un jue­go tra­vie­so co­reo­gra­fia­do a rit­mo de un aria de la ópe­ra Carmen de Bi­zet. Hen­ri­ques, ade­más, re­fle­ja un nue­vo mo­de­lo de hom­bre, le­jos de los vi­ri­les y mo­no­lí­ti­cos es­tán­da­res mas­cu­li­nos. Con su sin­gu­lar be­lle­za clásica, ema­na fres­cu­ra y un in­quie­tan­te mis­te­rio.

SI FUE­RA UN SO­NI­DO…

Se­ría el de un en­cen­de­dor. Uno an­ti­guo y de me­sa. El di­se­ño del fras­co se ha cen­tra­do en la con­ten­ción po­de­ro­sa de una ba­se só­li­da y so­bria, con un vi­drio grue­so pe­ro es­cul­tu­ral. El fras­co se abre con un clic, lo que le otor­ga un mas­cu­lino ges­to de se­duc­ción. Y el ta­pón cur­vo y la­ca­do co­ro­na una si­lue­ta pu­ra en azul de­gra­da­do que va del ma­tiz más in­ten­so al más eléc­tri­co.

SI FUE­RA UN PE­CA­DO…

Sin nin­gún lu­gar a du­da, se­ría la lu­ju­ria. En es­ta fan­ta­sía en­car­na­da por un hom­bre "ex­ce­si­va­men­te per­fec­to y per­fec­ta­men­te in­de­cen­te", el pro­ta­go­nis­ta y to­do su uni­ver­so re­zu­man ero­tis­mo. Ero­tis­mo en es­ta­do pu­ro. Pu­re XS ape­la de nue­vo a nues­tros sen­ti­dos, pro­ba­ble­men­te a mu­chos más que los cin­co de Aristóteles. La fra­gan­cia nos cuen­ta una his­to­ria más allá del fras­co, una his­to­ria con to­ques de hu­mor que va au­men­tan­do la tem­pe­ra­tu­ra, has­ta que una ten­ta­do­ra ser­pien­te –sím­bo­lo fá­li­co por ex­ce­len­cia y ale­go­ría del pe­ca­do ori­gi­nal– zig­za­guea en­tre los ele­men­tos na­rra­ti­vos re­ve­lán­do­se jus­to al fi­nal. Por­que, ya de pa­so, si fue­ra un ani­mal, se­ría una ser­pien­te.

AZULY NE­GRO

El fras­co de Pu­re XS de Paco Ra­ban­ne tam­bién es un ob­je­to so­brio y mis­te­rio­so (100 ml, 85 €).

BE­LLE­ZA CLÁSICA

Francisco Hen­ri­ques es la ima­gen de la cam­pa­ña de Pu­re XS. El por­tu­gués, de 21 años, an­tes de ser mo­de­lo fue… fut­bo­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.