PRO­DUC­TO DEL MES Lo que tú sien­tes se lla­ma Ob­ses­sion.

Llá­ma­lo Ob­ses­sion. 25 años des­pués, Cal­vin Klein res­ca­ta la mí­ti­ca cam­pa­ña de Ma­rio So­rren­ti y Ka­te Moss con Ob­ses­sed.

GQ (Spain) - - Sumario -

No fue la pri­me­ra re­la­ción amo­ro­sa en­tre un fo­tó­gra­fo y una mo­de­lo, pe­ro pro­ba­ble­men­te sí una de las más in­ten­sas. Du­ran­te 10 días, Ma­rio So­rren­ti y una jo­ven­cí­si­ma Ka­te Moss se re­clu­ye­ron en una ca­sa en la pla­ya pa­ra dis­pa­rar la cam­pa­ña de un per­fu­me de Cal­vin Klein. El nom­bre de aque­lla fra­gan­cia, Ob­ses­sion, re­sul­tó pro­fé­ti­co. Por­que So­rren­ti se ob­se­sio­nó con el cuer­po des­nu­do de Ka­te de un mo­do que a la ma­ni­quí le re­sul­tó per­tur­ba­dor. Has­ta tal pun­to que, tras aque­lla mí­ti­ca se­sión que la lan­zó al es­tre­lla­to, rom­pió con el ita­liano. Su­ce­dió ha­ce 25 años, pe­ro sus ecos no se han des­va­ne­ci­do aún. Raf Si­mons la res­ca­ta aho­ra con el lanzamiento de Ob­ses­sed, un ho­me­na­je a aque­lla de­mos­tra­ción de amor, sen­sua­li­dad… y ar­te.

CÁ­LI­DA OB­SE­SIÓN

Ob­ses­sed for Men jue­ga con una mas­cu­li­ni­dad so­fis­ti­ca­da, pa­sa­da por el ta­miz de lo fe­me­nino. Así, los acor­des de vai­ni­lla ne­gra o de ám­bar es­tán es­truc­tu­ra­dos con ma­de­ras ele­gan­tes y os­cu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.