Sa­muel Ir­ving New­hou­se Jr. Te echa­re­mos de me­nos, (En me­mo­ria del hom­bre que di­ri­gió Con­dé Nast du­ran­te más de 50 años).

JO­NAT­HAN NEW­HOU­SE 'Chair­man' y je­fe eje­cu­ti­vo de Con­dé Nast In­ter­na­cio­nal.

GQ (Spain) - - In Memoriam - SI.

Sa­muel I. New­hou­se Jr., el hom­bre que eri­gió y di­ri­gió Con­dé Nast du­ran­te me­dio si­glo, la per­so­na que hi­zo cre­cer la com­pa­ñía (des­de aque­lla pe­que­ña ca­sa edi­to­rial has­ta la fir­ma in­ter­na­cio­nal cu­yo ca­tá­lo­go as­cien­de hoy a 128 pu­bli­ca­cio­nes re­par­ti­das a lo lar­go de 27 mer­ca­dos de to­do el mun­do), fa­lle­ció el 1 de oc­tu­bre de 2017 en Nue­va York, a los 89 años.

Na­ci­do en Nue­va York en 1927, hi­jo de Sa­muel I. y Mit­zi E., el se­ñor New­hou­se –al que to­dos lla­ma­ban SI– era el ma­yor de dos her­ma­nos. SI se for­mó du­ran­te va­rios años en el ám­bi­to de las re­vis­tas, prin­ci­pal­men­te en Gla­mour y Vo­gue, ba­jo la tu­te­la de Ale­xan­der Li­ber­man, quien asu­mió el car­go de di­rec­tor edi­to­rial de la com­pa­ñía en 1962.

En Con­dé Nast, SI era re­co­no­ci­do por su pa­sión y su em­pu­je. So­lía lle­gar ca­da día a su ofi­ci­na a las 4 a. m. "No im­por­ta lo pron­to que lle­ga­ras; él ya se ha­bía leí­do to­dos los pe­rió­di­cos, to­das las ca­be­ce­ras y ya te­nía tres pá­gi­nas de no­tas", re­cor­da­ba en una oca­sión David O'brasky, ex di­rec­tor de Va­nity Fair USA.

En 1975, SI fue nom­bra­do pre­si­den­te de Con­dé Nast, car­go que os­ten­tó has­ta 2015, mo­men­to en que de­ci­dió aban­do­nar­lo y pa­sar a ser chair­man emé­ri­to. Co­mo pre­si­den­te, so­bre su es­cri­to­rio nun­ca fal­ta­ban co­pias de las re­vis­tas de Con­dé Nast y de sus com­pe­ti­do­res, api­la­das en al­tas co­lum­nas y cu­bier­tas de pó­sit. Era ha­bi­tual verle con­tar los anun­cios uno a uno mien­tras to­ma­ba di­li­gen­tes ano­ta­cio­nes.

"SI no ca­yó en la in­dus­tria de las re­vis­tas por ca­sua­li­dad", afir­ma David Rem­nick, di­rec­tor edi­to­rial de The New Yor­ker. "Le en­can­ta­ban. Su pa­sión se pro­pa­ga­ba en to­das di­rec­cio­nes", aña­de Rem­nick.

En la ta­rea de pro­mo­ver las di­fe­ren­tes re­vis­tas, SI fo­men­tó tam­bién el ta­len­to en­tre sus co­la­bo­ra­do­res. Dos años des­pués de lle­gar a Gla­mour se en­car­gó de su­per­vi­sar pa­ra Vo­gue la con­tra­ta­ción de la edi­to­ra de mo­da Dia­na Vree­land y del fo­tó­gra­fo Ri­chard Ave­don. Más tar­de atrae­ría a sus fi­las a An­na Win­tour, Ti­na Brown, Gray­don Car­ter y al pro­pio Rem­nick.

En 1981, SI re­lan­zó Va­nity Fair, que ha­bía si­do re­le­ga­da a la re­ta­guar­dia de su re­vis­ta her­ma­na Vo­gue. Al revivir la pu­bli­ca­ción, re­plan­teó sus con­te­ni­dos com­bi­nan­do li­te­ra­tu­ra, ar­te, po­lí­ti­ca y cul­tu­ra po­pu­lar.

Cua­tro años des­pués, en 1985, SI ad­qui­rió The New Yor­ker en un mo­men­to en el que el se­ma­na­rio ame­na­za­ba con des­apa­re­cer. Con la tra­di­ción y el es­pí­ri­tu de la re­vis­ta co­mo pre­mi­sa, res­ca­tó la pu­bli­ca­ción y le res­ti­tu­yó su an­ti­gua glo­ria.

"SI New­hou­se era el lí­der más ex­tra­or­di­na­rio", ex­pli­ca Win­tour, di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de Con­dé Nast y di­rec­to­ra de la edi­ción es­ta­dou­ni­den­se de Vo­gue. "Nos ha­cía par­tí­ci­pes de su fe. Él nun­ca se fi­ja­ba en las es­ta­dís­ti­cas, se­guía su ins­tin­to y es­pe­ra­ba lo mis­mo de no­so­tros. En­se­gui­da nos alen­ta­ba a asu­mir rie­gos y nos ala­ba­ba cuan­do és­tos da­ban sus fru­tos".

Du­ran­te los 47 años que os­ten­tó el car­go de chair­man, SI di­ri­gió tan­to la ad­qui­si­ción de ca­be­ce­ras, tal es el ca­so de Ar­chi­tec­tu­ral Di­gest y Wi­red, co­mo el lan­za­mien­to de otros tí­tu­los nue­vos co­mo Allure, Self y Teen Vo­gue, en­tre otros.

En Lon­dres, es­ta vez a mi la­do, SI au­men­tó la pre­sen­cia glo­bal de la com­pa­ñía al in­tro­du­cir sus pres­ti­gio­sas mar­cas –en­tre ellas, Vo­gue, GQ, Gla­mour, Ar­chi­tec­tu­ral Di­gest, Hou­se & Gar­den, Wi­red, Con­dé Nast Tra­ve­ller, Tatler y Va­nity Fair– en nue­vos mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les co­mo La­ti­noa­mé­ri­ca, Orien­te Me­dio o Asia.

Se de­di­có en cuer­po y al­ma a desa­rro­llar los me­jo­res pro­duc­tos pe­rio­dís­ti­cos. Y fue su vi­sión, jun­to a su agu­de­za y su co­ra­je, la que lle­vó a Con­dé Nast a ga­nar­se su ac­tual po­si­ción de li­de­raz­go, así co­mo la ad­mi­ra­ción por par­te de edi­to­res y fo­tó­gra­fos. Sin ol­vi­dar la gra­ti­tud aña­di­da de mi­llo­nes de lec­to­res.

En 1999, SI im­pul­só el cam­bio de ubi­ca­ción de las ofi­ci­nas cen­tra­les de Con­dé Nast In­ter­na­cio­nal, que pa­sa­ron de la Ave­ni­da Ma­di­son al 4 de Ti­mes Squa­re. En 2014 em­pren­dió otra mu­dan­za, con­vir­tién­do­se en in­qui­lino de ho­nor del edi­fi­cio One World Tra­de Cen­ter.

SI en­ten­día co­mo obli­ga­ción cí­vi­ca el tra­tar de en­ri­que­cer las vi­das de sus con­ciu­da­da­nos. En 1964 se fun­dó el ins­ti­tu­to S. I. New­hou­se School of Pu­blic Com­mu­ni­ca­tions de la Uni­ver­si­dad de Si­ra­cu­sa gra­cias a una do­na­ción por par­te del pa­dre de SI, Sa­muel I. New­hou­se, a quien se le de­di­có un se­gun­do edi­fi­cio más tar­de, en 1974. En 2003, la Fun­da­ción S. I. New­hou­se apor­tó un nue­vo do­na­ti­vo pa­ra ayu­dar a cons­truir un ter­cer edi­fi­cio en el com­ple­jo New­hou­se Com­mu­ni­ca­tions.

A lo lar­go de su vi­da, SI brin­dó su apo­yo a nu­me­ro­sos mu­seos, in­clui­do el Mu­seo Me­tro­po­li­tano de Ar­te y el Mu­seo de ar­te Mo­derno, el MOMA, for­man­do par­te de la ad­mi­nis­tra­ción de es­te úl­ti­mo du­ran­te 27 años. Él mis­mo po­seía una ex­ten­sa co­lec­ción de ar­te en­tre cu­yas obras se en­cuen­tran al­gu­nas de Pa­blo Pi­cas­so, Andy Warhol, Mark Roth­ko, Jackson Po­llock, Wi­llem de Koo­ning o las de su ami­go Li­ber­man.

"He­mos per­di­do a un gi­gan­te", se la­men­ta Bob Sauer­berg, pre­si­den­te y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Con­dé Nast. "SI en­car­na­ba co­mo nin­gún otro el com­pro­mi­so con la ex­ce­len­cia; y siem­pre le re­cor­da­re­mos co­mo el hom­bre que cons­tru­yó el im­pe­rio me­diá­ti­co más in­flu­yen­te del mun­do".

A SI le pre­ce­dió su hi­jo Wynn en la tra­ve­sía, ya que fa­lle­ció en 2010. Aquí de­ja a su mu­jer Vic­to­ria, a sus hi­jos Sa­muel y Pa­me­la, a su her­mano Do­nald E. New­hou­se, a sus cin­co nie­tos y a sus tres bis­nie­tos.

UN EJEM­PLO A SE­GUIR

@sa­ra­lan­da95 | Me en­can­tan las imá­ge­nes de es­te mes, no pue­den te­ner más es­ti­lo! @Gqs­pain sois la me­jor re­vis­ta =)

Si lo pri­me­ro que te ha ve­ni­do a la ca­be­za en cuan­to has pues­to tus ojos so­bre es­ta pá­gi­na es '¿có­mo es po­si­ble que no se­pa quién es es­ta mu­jer? ¡Si es la vi­va ima­gen de Ve­ro­ni­ca La­ke!', te po­de­mos ase­gu­rar que no es­tás so­lo. Su nom­bre es Sa­rah Ga­don (To­ron­to, Ca­na­dá, 1987) y tie­ne to­do el allure de las ac­tri­ces de la épo­ca do­ra­da de Holly­wood, pe­ro de mo­men­to ha he­cho lo po­si­ble por man­te­ner­se le­jos de los fo­cos. Bai­la­ri­na re­con­ver­ti­da, Ga­don em­pe­zó muy tem­prano a ac­tuar, con só­lo on­ce años, en la se­rie Ni­ki­ta. Des­de en­ton­ces prác­ti­ca­men­te no ha pa­ra­do y, aun­que se la ha vis­to fu­gaz­men­te en block­bus­ters co­mo The Ama­zing Spi­der-man 2, no ha aban­do­na­do el pa­ra­guas de su ciu­dad na­tal. Su ca­rre­ra se la de­be en par­te a uno de sus pai­sa­nos más ilus­tres, el in­cla­si­fi­ca­ble David Cro­nen­berg, quien la ha di­ri­gi­do en has­ta tres pe­lí­cu­las (Un mé­to­do pe­li­gro­so, Cos­mó­po­lis y Maps to the Stars). E, iro­nías de la vi­da, aho­ra Ga­don com­par­te pla­nos jun­to a Cro­nen­berg –és­te en un pe­que­ño pa­pel– en una pro­duc­ción ca­na­dien­se que la con­ver­ti­rá (por fin) en es­tre­lla mun­dial: Alias Gra­ce, la adap­ta­ción te­le­vi­si­va de la no­ve­la de Mar­ga­ret At­wood, la mis­ma au­to­ra del li­bro que dio pie a la ar­chi­pre­mia­da El cuen­to de la cria­da. Des­de el 3 de es­te mes en tu Net­flix.

Aes­ta chi­ca los días se le pa­san vo­lan­do. Li­te­ral­men­te. Pi­lo­to co­mer­cial de ori­gen es­can­di­na­vo (sus ras­gos vi­kin­gos no en­ga­ñan), aun­que con ba­se en las is­las Ca­na­rias (afor­tu­na­das ellas), Ma­ria re­par­te su ti­me­li­ne en­tre los man­dos de un Boeing 737 y los fe­li­ces tiem­pos muer­tos que su apre­ta­da agen­da le con­ce­de en­tre es­ca­la y es­ca­la. Des­ti­nos pro­fe­sio­na­les –pe­ro tam­bién tu­rís­ti­cos– que le per­mi­ten ir mol­dean­do su ins­ta­gram: una cu­rio­sa mez­cla en­tre el look Paula Eche­va­rría y el es­ti­lo de vi­da Up in the air.

• Dol­ce & Gab­ba­na.

La reseña del mes

Alias Gra­ce es un pro­yec­to 100% fe­me­nino: Ga­don lo pro­ta­go­ni­za, At­wood lo es­cri­be, Sa­rah Po­lley lo guio­ni­za y pro­du­ce, y Mary Ha­rron di­ri­ge los epi­so­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.