El Ca­pi­tán Trueno

GQ (Spain) - - Intro -

Una son­ri­sa per­ma­nen­te, im­bo­rra­ble, pue­de pa­re­cer un de­ta­lle su­per­fi­cial en­tre los ras­gos que ha­cen in­mor­tal a un hé­roe. Pe­ro ésa fue la lí­nea ro­ja que se atre­vió a cru­zar el Ca­pi­tán Trueno pa­ra di­fe­ren­ciar­se de los sal­va­pa­trias que le pre­ce­die­ron en el pa­no­ra­ma del te­beo es­pa­ñol en 1956. Per­so­na­jes de éxi­to co­mo el ran­cio el Gue­rre­ro del An­ti­faz, de Ga­go –de­fen­sor de la es­pa­ño­li­dad en los tiem­pos de los Reinos de Tai­fas– o el más jo­vial el Cachorro, de Iran­zo –ma­ri­ne­ro pa­trio a las ór­de­nes de Fe­li­pe III– eran efec­ti­vos vehícu­los pro­pa­gan­dís­ti­cos, pe­ro el guio­nis­ta Víc­tor Mo­ra que­ría otra co­sa pa­ra su hé­roe. Pa­ra em­pe­zar, su re­fe­ren­te eran aven­tu­ras me­die­va­les mu­cho más des­po­li­ti­za­das, des­de no­ve­las co­mo Ivan­hoe a có­mics co­mo Prín­ci­pe Va­lien­te o Terry y los pi­ra­tas, pa­san­do por pe­lí­cu­las co­mo Es­par­ta­co, que se es­tre­nó en 1960 e in­flu­yó en la vi­sión lim­pia de un hé­roe po­co afín al fran­quis­mo.

Víc­tor Mo­ra, su crea­dor, fa­lle­ci­do ha­ce po­co más de un año, era un fir­me pa­ci­fis­ta, hi­jo de un po­li­cía re­pu­bli­cano que mu­rió en Fran­cia en el exi­lio y mi­li­tan­te del PSUC des­de el mis­mo año que creó al Ca­pi­tán Trueno. Él mis­mo se exi­lió a Fran­cia en 1963, y esa fir­me mi­li­tan­cia an­ti­fran­quis­ta fue con­sen­ti­da por la to­do­po­de­ro­sa Edi­to­rial Bru­gue­ra, em­pre­sa que po­seía un sin­di­ca­to anar­quis­ta clan­des­tino gra­cias al cual los tra­ba­ja­do­res ob­te­nían be­ne­fi­cios so­cia­les po­co co­mu­nes en la épo­ca.

Esa ideo­lo­gía se re­fle­jó en un hé­roe mu­cho más tras­cen­den­te que otros re­par­ti­do­res de ja­ra­be de pa­lo a cuen­ta del Ré­gi­men, co­mo Ro­ber­to Al­cá­zar y Pe­drín. El Ca­pi­tán Trueno pa­só bue­na par­te de sus co­rre­rías en los tiem­pos de la Ter­ce­ra Cru­za­da, allá por el si­glo XII, de­rro­can­do re­gí­me­nes dic­ta­to­ria­les e ins­tau­ran­do con­se­jos de an­cia­nos sa­bios allá por don­de pa­sa­ba. Es de­cir, to­do lo po­lí­ti­ca­men­te po­si­cio­na­do que po­día ser un te­beo pa­ra ni­ños de la épo­ca. El atre­vi­mien­to iba ador­na­do con una sen­ci­llez na­rra­ti­va cla­ra y emo­cio­nan­te, con aven­tu­ras que eran una ce­le­bra­ción del via­je exó­ti­co, el com­pa­ñe­ris­mo y la hu­ma­ni­dad. La abun­dan­cia de he­roí­nas y per­so­na­jes se­cun­da­rios fe­me­ni­nos per­mi­tió al­go inau­di­to: una no­ta­ble can­ti­dad de lec­to­ras, can­sa­das de los ho­ga­re­ños per­so­na­jes fe­me­ni­nos de la épo­ca. El re­sul­ta­do: 350.000 ejem­pla­res ven­di­dos a la se­ma­na en su pri­me­ra eta­pa, en­tre 1956 y 1968, que le con­ver­ti­rían en el per­so­na­je más co­no­ci­do del te­beo es­pa­ñol, un trono só­lo dispu­tado por Mor­ta­de­lo y Fi­le­món.

Las aven­tu­ras del Ca­pi­tán Trueno, su ama­da Si­grid –rei­na nór­di­ca muy ale­ja­da de la tó­pi­ca da­mi­se­la en apu­ros– y sus dos fie­les es­cu­de­ros Go­liath –in­men­so tra­gal­da­bas con­ver­ti­do en épo­cas más tar­días en imán eró­ti­co pa­ra se­ño­ras po­de­ro­sas– y el jo­ven Cris­pín –que lle­ga­ría a vi­vir aven­tu­ras en so­li­ta­rio– fue­ron ex­plo­ta­das a con­cien­cia por Bru­gue­ra. A los 618 cua­der­nos apai­sa­dos se su­ma­ron aven­tu­ras en los 427 nú­me­ros de la re­vis­ta El Ca­pi­tán Trueno Ex­tra, una bue­na can­ti­dad de es­pe­cia­les y una apa­ri­ción con­ti­nua en la re­vis­ta Pul­gar­ci­to. Más las ha­bi­tua­les pe­rre­rías edi­to­ria­les de Bru­gue­ra co­mo Trueno Co­lor, des­pia­da­da co­lec­ción de re­fri­tos de aven­tu­ras an­te­rio­res que, de­bi­do a la om­ni­po­ten­cia de la edi­to­rial en los 60 y 70, aca­bó sien­do la co­lec­ción más ven­di­da del per­so­na­je.

El crea­dor grá­fi­co del Ca­pi­tán Trueno, el que le dio ese as­pec­to en­tre Rock Hud­son y Cary Grant, fue Miguel Am­bro­sio Za­ra­go­za 'Ambrós'. Su en­ten­di­mien­to con Víc­tor Mo­ra y la ex­pre­si­vi­dad fa­cial con la que do­ta­ba a los per­so­na­jes su­ma­ron en­te­ros al triun­fo del hé­roe. Cuan­do Ambrós se re­ti­ró de la se­rie, Bru­gue­ra im­pu­so a sus mu­chos sus­ti­tu­tos que di­rec­ta­men­te cal­ca­ran su es­ti­lo. Las úni­cas dos ex­cep­cio­nes fue­ron el pro­lí­fi­co Án­gel Pardo, due­ño de un es­ti­lo más ca­ri­ca­tu­res­co, y Fuen­tes Man, que pro­pi­ció mo­men­tos de au­tén­ti­co vir­tuo­sis­mo grá­fi­co. El éxi­to del Ca­pi­tán Trueno dio pie a que el pro­pio Víc­tor Mo­ra in­ten­ta­ra re­pli­car su éxi­to en per­so­na­jes de­ri­va­ti­vos co­mo el Ja­ba­to o el Cor­sa­rio de Hie­rro, que mar­có en 1970 el re­gre­so a los lá­pi­ces de Ambrós. Nin­guno al­can­zó un éxi­to com­pa­ra­ble al del hé­roe más ro­bus­to de nues­tro có­mic. Uno que, sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, no os­ten­ta­ba nin­gu­na fi­lia­ción po­lí­ti­ca. Qui­zás de ahí par­tía su de­fi­ni­ti­vo y se­cre­to he­roís­mo.

GQUOTES

• "Es­cu­chad­me, ami­gos: ese trai­dor desea­ba que los in­dí­ge­nas ma­ta­ran a los vues­tros pa­ra que tu­vie­rais un mo­ti­vo por el que lan­za­ros a una lu­cha en la que só­lo la muer­te os aguar­da­ba. De ese mo­do, to­dos hu­bie­rais si­do ani­qui­la­dos y él ha­bría po­di­do pro­cla­mar­se rey y due­ño ab­so­lu­to de es­te país". • "¡No le ha­gáis ca­so! ¡No es más que un trai­dor em­bus­te­ro y que por tan­to de­be mo­rir!". • "¡Fa­llas­te el gol­pe! –¡Oh! –¡A ver qué tal te pa­re­ce és­te!".

Es épo­ca de ar­ma­rios des­or­de­na­dos y al­ti­llos con­fun­di­dos. Da­te un res­pi­ro en­tre to­do es­te caos y devuelve a tu guar­da­rro­pa oto­ñal su pren­da más desea­da. Es­tos jer­séis de ochos pro­me­ten, co­mo Oliver –el per­so­na­je de Ryan O'neal en Lo­ve Story–, ser­te fie­les en la sa­lud y evi­tar­te la en­fer­me­dad. Los días de en­tre­tiem­po pro­té­ge­te de la bi­po­la­ri­dad me­teo­ro­ló­gi­ca y no de­jes que tu ro­man­ti­cis­mo se en­fríe con las tex­tu­ras más top, tan­to a la vis­ta co­mo al tac­to. Re­nue­va tu his­to­ria de amor con es­ta pren­da y, si no quie­res un fi­nal tan trá­gi­co… ¡lá­va­lo con pro­gra­mas cor­tos y en frío, por fa­vor!

Cae­cae­pu­dam, non­se­qua­me quam vo­lup­tas ape­ria nim as­pe nus quiat.

PE­DRO DEL HIE­RRO En ma­rrón cho­co­la­te (80 €).

GANT De ochos en ro­jo (259 €).

WOOLRICH En ver­de ca­qui (235 €).

H&M STU­DIO CO­LLEC­TION En ro­sa flúor (80 €).

PO­LO RALPH LAU­REN De ochos en blan­co (299 €).

STELLA MCCART­NEY De la­na sos­te­ni­ble (c. p. v.).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.