Tu pla­cer de ca­da día

Re­cién afei­ta­do, o con una bar­ba cui­da­da y per­fec­ta, vi­ve ca­da ma­ña­na el pla­cer de cui­dar tu ros­tro con el ri­tual I.C.O.N. The Sha­ve.

GQ (Spain) - - Estilo -

No tie­nes mil ca­ras. Tie­nes una. Y esa, la que re­fle­ja tu al­ma, tus pla­ce­res y tus preo­cu­pa­cio­nes, me­re­ce el me­jor de los cui­da­dos. I.C.O.N., la mar­ca pun­te­ra en el cui­da­do cos­mé­ti­co mas­cu­lino, ha crea­do The Sha­ve, to­do un ri­tual que con­si­gue que ca­da día el afei­ta­do sea un ver­da­de­ro pla­cer que pin­te en tu ros­tro la me­jor de tus son­ri­sas. Es­te es el mood, y es­tos son tus pro­duc­tos. The Oil, acei­te pa­ra bar­ba y pre-afei­ta­do. El pri­mer pa­so pa­ra un afei­ta­do per­fec­to. Pre­pa­ra tu piel pa­ra un afei­ta­do có­mo­do, con una mez­cla de acei­tes exó­ti­cos que hi­dra­ta to­do ti­po de bar­bas. The Cream, cre­ma de afei­ta­do y la­va­do de bar­ba. Una mez­cla de ex­trac­tos ex­clu­si­vos que ge­ne­ran una ri­ca es­pu­ma pa­ra proteger la piel de la irri­ta­ción cau­sa­da por el afei­ta­do. Tam­bién pa­ra pre­pa­rar, lim­piar e hi­dra­tar la bar­ba.the Brush, bro­cha de te­jón pun­ta pla­ta he­cha a mano. Per­fec­ta pa­ra ex­fo­liar la piel y li­be­rar pe­los atra­pa­dos, además de le­van­tar sua­ve­men­te el pelo pa­ra el afei­ta­do. The Balm. Bál­sa­mo fa­cial hi­dra­tan­te. El pa­so fi­nal del afei­ta­do per­fec­to. Devuelve la hi­dra­ta­ción y cal­ma la piel des­pués del afei­ta­do. Aplí­ca­lo dia­ria­men­te pa­ra hi­dra­tar tu piel, me­jo­ran­do además su fir­me­za y elas­ti­ci­dad.

Rá­pi­do, prác­ti­co, bo­ni­to y eco­nó­mi­co. Los cua­tro ad­je­ti­vos que con­for­man la ecua­ción del im­pe­rio In­di­tex no só­lo de­fi­nen su es­tra­te­gia em­pre­sa­rial o sus ope­ra­cio­nes lo­gís­ti­cas: la fór­mu­la del gru­po ga­lle­go es­tá pre­sen­te a to­dos los ni­ve­les, des­de el di­se­ño de las pren­das has­ta la ex­pe­rien­cia de com­pra. Es pre­ci­sa­men­te en es­te ám­bi­to, el de la tien­da fí­si­ca, don­de Mas­si­mo Dut­ti ha de­ci­di­do ele­var el listón y abor­dar la sas­tre­ría mas­cu­li­na de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. Des­de el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre, su flagship sto­re de la ca­lle Se­rrano de Ma­drid ofre­ce el nue­vo es­pa­cio Per­so­nal Tai­lo­ring de la mar­ca, que me­jo­ra de ma­ne­ra

sus­tan­cial las pres­ta­cio­nes que ve­nía ofer­tan­do des­de ha­ce años. Es­te re­no­va­do ser­vi­cio de per­so­na­li­za­ción de pren­das de ves­tir cuen­ta con una car­ta de te­ji­dos am­plia­da –pro­ce­den­tes de los me­jo­res te­la­res ita­lia­nos y bri­tá­ni­cos– y mul­ti­pli­ca las po­si­bi­li­da­des a la ho­ra de de­ta­llar has­ta la más mí­ni­ma sin­gu­la­ri­dad. El clien­te, pre­via ci­ta, pue­de ele­gir so­bre una va­ria­da se­lec­ción de cor­tes, for­mas y ma­te­ria­les que, tras un bre­ve pla­zo en la fá­bri­ca –las ca­mi­sas sue­len tar­dar apro­xi­ma­da­men­te dos se­ma­nas y los tra­jes, un mes–, aca­ban di­rec­ta­men­te en sus ma­nos.

Además de las me­jo­ras en el ser­vi­cio y las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas, es­te gi­ro de 180 gra­dos com­pren­de tam­bién un cam­bio en la dis­tri­bu­ción y el di­se­ño de in­te­rio­res. La tien­da de Se­rrano ha acon­di­cio­na­do prác­ti­ca­men­te la to­ta­li­dad de la se­gun­da plan­ta con enor­mes pro­ba­do­res, pan­ta­llas y una de­co­ra­ción don­de pre­do­mi­nan los co­lo­res blan­cos, gri­ses y azu­les ma­ri­nos. En es­te nue­vo es­pa­cio la sas­tre­ría ad­quie­re una es­pe­cial re­le­van­cia y per­fec­cio­na la apues­ta que la fir­ma lle­va desa­rro­llan­do des­de 2004. Además, en sus es­tan­te­rías los clien­tes tam­bién po­drán en­con­trar una se­lec­ción de las co­lec­cio­nes Ma­de in Italy o Li­mi­ted Edi­tion.

El ob­je­ti­vo fi­nal de es­te re­lan­za­mien­to con­sis­te en im­plan­tar­lo, po­co a po­co, en los más de trein­ta pun­tos de Per­so­nal Tai­lo­ring que la mar­ca tie­ne en Eu­ro­pa, Amé­ri­ca y Asia. De mo­men­to, son los ma­dri­le­ños y los tu­ris­tas que nos vi­si­tan los pri­me­ros pri­vi­le­gia­dos que pue­den com­pro­bar en qué con­sis­te la sas­tre­ría rá­pi­da, prác­ti­ca, bo­ni­ta y eco­nó­mi­ca. • En su pro­pó­si­to por com­pe­tir con los re­fe­ren­tes del tai­lo­ring mun­dial, Mas­si­mo Dut­ti aca­ba de lan­zar la co­lec­ción Ma­de in Italy. La fir­ma ha pues­to al al­can­ce de sus con­su­mi­do­res más exi­gen­tes una lí­nea que po­co tie­ne que en­vi­diar a los re­fe­ren­tes del lu­jo. Es­te ejer­ci­cio de exi­gen­cia y de­ta­lle cuen­ta con una ela­bo­ra­ción ar­te­sa­nal y em­plea las téc­ni­cas más re­fi­na­das del es­ti­lo sartorial ita­liano. Con pro­vee­do­res tan ex­clu­si­vos co­mo Vi­ta­le Bar­be­ris y otros lí­de­res del sec­tor, los nue­vos di­se­ños de Mas­si­mo Dut­ti ofre­cen des­de ca­mi­sas a cor­ba­tas, pa­san­do por tra­jes o abri­gos full can­vas. En­tre los de­ta­lles que ca­rac­te­ri­zan las pren­das en­con­tra­mos bo­to­nes de ná­car, ba­jos aca­ba­dos en cur­va, oja­les co­si­dos a mano o ca­ne­súes de ca­mi­sa co­si­dos al bies. Los te­ji­dos son otro de los pun­tos fuer­tes: se­da mo­re­ra, la­na su­per120's o te­la de ca­mi­sas Al­bi­ni.

GQ PA­RA I.C.O.N. SI­GUE LAS INS­TRUC­CIO­NES Un hom­bre sa­be que en las dis­tan­cias cor­tas la pri­me­ra im­pre­sión es la que va­le. El ri­tual com­ple­to The Sha­ve es tu apues­ta pa­ra triun­far.

El pro­ce­so co­mien­za con la to­ma de las me­di­das: el equi­po de sas­tres de Se­rrano 48 prue­ba un tes­ti­go (pro­to­ti­po de un tra­je) so­bre el clien­te y rec­ti­fi­ca sus di­men­sio­nes.

El clien­te pue­de es­co­ger los cue­llos, los pu­ños o los bo­to­nes –és­tos es­tán he­chos con ma­te­ria­les na­tu­ra­les–.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.