C

GQ (Spain) - - Travelling -

"Chi­cos, lo sien­to: ten­go que vol­ver al ho­tel por­que me han lla­ma­do des­de la fe­de­ra­ción pa­ra pa­sar el con­trol an­ti­do­pa­je". A los po­cos se­gun­dos de de­cir es­to, Ricky Ru­bio (Bar­ce­lo­na, 1990) se me­te tres va­sos de agua en­tre pe­cho y es­pal­da y se mar­cha a cum­plir con sus obli­ga­cio­nes co­mo de­por­tis­ta pro­fe­sio­nal. Unos tres cuar­tos de ho­ra más tar­de, re­gre­sa al es­tu­dio con la sa­tis­fac­ción del tra­ba­jo bien he­cho: "La­men­to ha­be­ros he­cho es­pe­rar; he can­ce­la­do una co­mi­da pa­ra po­der es­tar con vo­so­tros to­do el tiem­po que me ne­ce­si­téis". Que es­te de­ta­lle no pa­se des­aper­ci­bi­do: que­da­mos con Ricky ape­nas unos días an­tes de que to­me un avión con des­tino Cluj, en Ru­ma­nía, pa­ra dispu­tar an­te Mon­te­ne­gro el pri­mer par­ti­do de la pri­me­ra fa­se del Eu­ro­bas­ket 2017 (la fa­se fi­nal se ju­gó, co­mo bien sa­bes, en Tur­quía). Su agen­da echa fue­go, con­su­mi­da en­tre en­tre­na­mien­tos, ac­tos pro­mo­cio­na­les y en­tre­vis­tas con dia­rios de­por­ti­vos; pe­ro ahí le te­ne­mos a nues­tra en­te­ra dis­po­si­ción: "Cuan­do me llamaron pa­ra tra­ba­jar con GQ di­je in­me­dia­ta­men­te que sí y sa­qué tiem­po de don­de pu­de por­que es­tar aquí me ha­ce mu­cha ilu­sión. Me gus­ta la mo­da, aun­que co­mo veis vis­to bas­tan­te sen­ci­llo [ca­mi­se­ta gris bá­si­ca, va­que­ros pi­ti­llo ro­tos y za­pa­ti­llas de­por­ti­vas en el mo­men­to de la en­tre­vis­ta]. Cuan­do me vea en las fo­tos se­gu­ro que pienso: 'Uf, es­to me lo lle­vo a mi ar­ma­rio". Aque­llas se­ma­nas pre­vias al cam­peo­na­to eu­ro­peo fue­ron ago­ta­do­ras pa­ra Ricky Ru­bio, pe­ro no mu­cho más que el res­to de 2017. A prin­ci­pios de ju­lio se hi­zo ofi­cial su tras­pa­so a los Utah Jazz. El nom­bre del has­ta en­ton­ces ju­ga­dor de los Min­ne­so­ta Tim­ber­wol­ves lle­va­ba tiem­po so­nan­do con fuer­za en el siem­pre es­tre­san­te mer­ca­do de fi­cha­jes nor­te­ame­ri­cano (en fe­bre­ro mis­ma­men­te ca­si po­ne rum­bo a Nue­va York pa­ra ju­gar con los Knicks). Sin em­bar­go, no fue has­ta es­te ve­rano cuan­do por fin se ma­te­ria­li­zó ese cam­bio de ai­res que lle­va­ba tiem­po ron­dan­do por la ca­be­za de Ricky: "He pa­sa­do seis años en Min­ne­so­ta y ya sen­tía la ne­ce­si­dad de ini­ciar otra eta­pa. Cuan­do lla­mó mi agen­te me que­dé en shock (los tras­pa­sos en la NBA de­jan al mar­gen al ju­ga­dor, quien ape­nas tie­ne po­der de de­ci­sión so­bre su fu­tu­ro), pe­ro en­se­gui­da me hi­ce a la idea y asu­mí el re­to. Creo sin­ce­ra­men­te que es­te cam­bio se­rá po­si­ti­vo pa­ra mi ca­rre­ra".

Po­co des­pués de co­no­cer que iba a cam­biar el frío ex­tre­mo de Min­ne­so­ta (mí­ni­mas de has­ta -20 ºc en in­vierno) por el frío mo­de­ra­do de Utah (unos -5 ºc), Ricky se plan­tó en el Eu­ro­bas­ket con la fir­me in­ten­ción de re­va­li­dar el tí­tu­lo con­se­gui­do en 2015. No pu­do ser: tras caer en se­mi­fi­na­les an­te Es­lo­ve­nia y su­pe­rar a Ru­sia en el par­ti­do por el ter­cer y cuar­to pues­to, la se­lec­ción se col­gó una me­da­lla de bron­ce que vie­ne a sim­bo­li­zar el cam­bio de ci­clo que vi­ve el com­bi­na­do de Sca­rio­lo y que el pro­pio Ricky Ru­bio es­tá lla­ma­do a li­de­rar. "La ge­ne­ra­ción del 80 es irre­pe­ti­ble, pe­ro creo que Es­pa­ña ha he­cho bien en ir aña­dien­do pie­zas al en­gra­na­je, co­mo he­mos po­di­do ser Marc Ga­sol, Ser­gio Llull o yo mis­mo, pa­ra que se in­te­gra­sen en el gru­po cam­peón al que lle­ga­ban y se em­pa­pa­sen de su fi­lo­so­fía". La tem­po­ra­da re­gu­lar de la NBA ha arran­ca­do es­te mes. Tras seis cur­sos en los Wol­ves, Ricky quie­re dar un pa­so ade­lan­te en su tra­yec­to­ria. Con los Utah Jazz as­pi­ra a en­trar en los an­sia­dos play-off, listón que has­ta el mo­men­to no ha su­pe­ra­do: "El equi­po tie­ne un pro­yec­to muy só­li­do. Se ha mar­cha­do Gor­don [Hay­ward, ale­ro fran­qui­cia de los Jazz tras­pa­sa­do a los Bos­ton Cel­tics], pe­ro se han in­cor­po­ra­do ju­ga­do­res im­por­tan­tes con ga­nas de man­te­ner la pro­gre­sión de los úl­ti­mos cur­sos".

A pe­sar del tiem­po que lle­va vi­vien­do en EE UU, Ricky se si­gue sa­bien­do pri­vi­le­gia­do por ju­gar en la me­jor li­ga de ba­lon­ces­to del mun­do. No obs­tan­te, el tiem­po ha co­lo­ca­do las ex­pec­ta­ti­vas y la reali­dad en el lu­gar al que per­te­ne­cen: "Me fui sien­do un ni­ño [con ape­nas 20 años] y to­do me lla­ma­ba la aten­ción. Aho­ra veo la vi­da con nor­ma­li­dad, aun­que si­gue sien­do un sue­ño es­tar aquí por­que es el lu­gar en el que com­pi­ten los me­jo­res".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.