VA­RA­NE

GQ (Spain) - - Travelling -

Hay cua­tro co­sas que qui­zás no sepas, y que de­be­rías sa­ber, so­bre Rap­haël Va­ra­ne. La pri­me­ra, que es un jo­ven agra­da­ble y edu­ca­do pe­ro, so­bre to­do, muy ale­gre; pro­pen­so a la car­ca­ja­da. Si no lo ves son­reír más a me­nu­do, tal vez sea por su ca­rác­ter re­traí­do ("no te voy a men­tir, soy de los más dis­cre­tos del ves­tua­rio", con­fie­sa) o por­que siem­pre que tie­nes la opor­tu­ni­dad de ob­ser­var­lo es­tá tra­ba­jan­do; y el tra­ba­jo no es al­go que se to­me pre­ci­sa­men­te a ri­sa.

Es la se­gun­da co­sa que qui­zás de­be­rías co­no­cer del nú­me­ro 5 del Real Ma­drid. Va­ra­ne es un es­ta­ja­no­vis­ta del fút­bol. No cree en mi­tos, ni ido­la­tra a le­yen­das, ni pre­ten­de emu­lar a nin­gu­na es­tre­lla. Por su­pues­to, ha pe­di­do al­gu­nos au­tó­gra­fos en su vi­da, "pe­ro só­lo por­que otros ami­gos lo ha­cían"; y tam­bién, có­mo no, ad­mi­ra a su com­pa­trio­ta y en­tre­na­dor Zi­ne­di­ne Zi­da­ne, pe­ro del mis­mo mo­do en que se ad­mi­ra un cua­dro de Leonardo Da Vin­ci o un eclip­se de sol. "To­do el mun­do de mi ge­ne­ra­ción es fan de Zi­da­ne, así que eso no cuen­ta", ase­gu­ra en­tre ri­sas. "Zi­da­ne… no hay pa­la­bras, en Fran­cia es un se­mi­diós pa­ra to­da mi ge­ne­ra­ción".

Rap­haël tam­po­co es de los que pien­san que el des­tino les tie­ne re­ser­va­do un lu­gar en el Olim­po del ba­lom­pié por el he­cho de ha­ber na­ci­do con un ta­len­to por­ten­to­so. No cree que la vi­da le de­ba na­da. En reali­dad, Va­ra­ne só­lo cree en el tra­ba­jo. De he­cho, pa­re­ce co­mo si pa­ra el fut­bo­lis­ta fran­cés to­do en la vi­da fue­ra un tra­ba­jo que hay que eje­cu­tar con pro­fe­sio­na­li­dad y fi­nu­ra. In­clui­da, cla­ro es­tá, es­ta en­tre­vis­ta. Mien­tras que pa­ra otros de­por­tis­tas una lar­ga se­sión de fo­tos co­mo la que ves en es­tas pá­gi­nas es un fas­ti­dio que hay que in­ten­tar de­jar atrás cuan­to an­tes, pa­ra Va­ra­ne es sim­ple­men­te al­go que quie­re ha­cer bien; que ne­ce­si­ta ha­cer bien; al­go que me­re­ce to­da su en­tre­ga. No dar el cien por cien en cual­quier si­tua­ción, ya sea cor­tar una oca­sión de gol en una fi­nal de la Cham­pions Lea­gue o res­pon­der las pre­gun­tas de un pe­rio­dis­ta de GQ, no en­tra en su con­cep­ción del uni­ver­so. Si te con­ce­de una tar­de de su tiem­po pa­ra que lo co­noz­cas bien y pue­das ex­pli­car su ver­dad, se es­fuer­za en que ello su­ce­da. Se es­fuer­za, aun­que pa­rez­ca una con­tra­dic­ción en tér­mi­nos, en com­por­tar­se de ma­ne­ra na­tu­ral, en ser él mis­mo –sin mu­ros de­fen­si­vos, sin fin­gi­mien­tos–, en su­pe­rar su ti­mi­dez… en que lo co­noz­cas.

Cuán­to ha­ya in­flui­do en es­te ras­go de su ca­rác­ter la edu­ca­ción fa­mi­liar o el he­cho de ha­ber­se sa­bi­do siem­pre un jo­ven pro­di­gio en­tre ju­ga­do­res más ve­te­ra­nos y fa­mo­sos, es di­fí­cil de di­lu­ci­dar. Es fá­cil, por el con­tra­rio, iden­ti­fi­car su peor pe­sa­di­lla con el mie­do a no es­tar a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. Rafa re­cuer­da a la per­fec­ción el úni­co tran­ce de su ca­rre­ra en que tal te­mor se hi­zo pal­pa­ble: "Pa­sé un mo­men­to un po­co ra­ro. Fue en la eta­pa de Mou­rin­ho. Al prin­ci­pio de la tem­po­ra­da no me sa­lía na­da y no sa­bía por qué. No ju­ga­ba bien en los en­tre­na­mien­tos y tam­po­co ju­ga­ba partidos. Ha­blé con el mís­ter y me pre­gun­tó 'qué te pa­sa, por qué no es­tás bien, por qué no es­tás a tu ni­vel', y le con­tes­té: 'No lo sé, lo es­toy in­ten­tan­do, pe­ro las co­sas no me sa­len, me fal­ta al­go de con­fian­za'. Tres días des­pués, con 19 años, me pu­so de ti­tu­lar con­tra el Man­ches­ter City. Era un par­ti­do muy com­pli­ca­do y no sé si Mou­rin­ho co­no­cía mi per­so­na­li­dad, pe­ro yo me lo to­mé co­mo un desafío. El par­ti­do me sa­lió muy bien y a par­tir de ahí to­do em­pe­zó a ir me­jor, cam­bié el chip".

Va­ra­ne lle­gó a Ma­drid en 2011 co­mo una apues­ta per­so­nal de Zi­da­ne, por aquel en­ton­ces con­si­glie­ri de Flo­ren­tino Pérez. Con po­co más de una vein­te­na de partidos co­mo pro­fe­sio­nal a sus es­pal­das en el Lens, el fran­cés era una in­cóg­ni­ta y un per­fec­to des­co­no­ci­do pa­ra la afi­ción blanca. Le pre­ce­día una fa­ma de cen­tral rá­pi­do y elegante, pe­ro no de­ja­ba de ser un yo­gu­rín que vi­vía en una re­si­den­cia pa­ra fut­bo­lis­tas de la can­te­ra, de la que só­lo sa­lía pa­ra ju­gar al fút­bol. Cuan­do Zi­ne­di­ne le lla­mó pa­ra con­ven­cer­le de cam­biar de ai­res, Va­ra­ne le em­pla­zó a pos­po­ner la con­ver­sa­ción por­que te­nía que es­tu­diar pa­ra un exa­men. Sie­te años des­pués, en sus vi­tri­nas re­lu­cen na­da me­nos que 13 tro­feos. "To­do pa­sa su­per­rá­pi­do. Me acuer­do del día que lle­gué co­mo si fue­ra ayer", nos cuen­ta. "No ha­bla­ba ni una pa­la­bra de es­pa­ñol y muy po­qui­to de in­glés. Te­nía muy po­ca ex­pe­rien­cia co­mo pro­fe­sio­nal y los pri­me­ros días sim­ple­men­te per­ma­ne­cía con los ojos bien abier­tos pa­ra ver có­mo era to­do. Te­nía ya la idea bien cla­ra de tra­ba­jar, tra­ba­jar, y tra­ba­jar pa­ra cre­cer, y es­ta­ba pen­dien­te de to­do lo que pa­sa­ba en la vi­da del equi­po pa­ra apren­der de los de­más". Des­pués, re­ma­ta con una fra­se muy su­ya, muy del ti­po que asu­me con nor­ma­li­dad la je­rar­quía de la exis­ten­cia. "Cuan­do eres tan jo­ven tie­nes que apren­der mu­cho, ¿no?".

Cfi­cha­ran pa­ra las ca­te­go­rías in­fe­rio­res del club. En 2010, con 17 años, le ofre­cie­ron su pri­mer con­tra­to pro­fe­sio­nal. Po­co des­pués, el Real Ma­drid pa­gó 10 mi­llo­nes de eu­ros por su tras­pa­so. Mou­rin­ho le dio la al­ter­na­ti­va y su con­fian­za. Des­pués, con Ancelotti, el de­fen­sa vi­vió dos años de al­ti­ba­jos has­ta la lle­ga­da de Zi­da­ne, que le ha otor­ga­do la ti­tu­la­ri­dad in­dis­cu­ti­ble en un equi­po en que tal di­vi­sa co­ti­za en má­xi­mos his­tó­ri­cos.

–¿Es más fá­cil es­tar a las ór­de­nes de una per­so­na a la que res­pe­tas co­mo ju­ga­dor, co­mo mi­to, co­mo le­yen­da?

–Sí, es su­per­fá­cil. Cuan­do ha­bla to­do el mun­do le es­cu­cha, to­dos los ju­ga­do­res tie­nen ga­nas de apren­der de él, por­que si ga­na­ba co­mo ju­ga­dor y ga­na co­mo en­tre­na­dor… tie­ne que ser por al­go. To­das las le­yen­das del club, co­mo Raúl, co­mo Zi­zou, co­mo Hie­rro, co­mo Ro­ber­to Carlos… te trans­mi­ten al­go po­si­ti­vo, te trans­mi­ten fuer­za, tran­qui­li­dad. No son so­la­men­te ju­ga­do­res, sino hom­bres a los que res­pe­tas.

–¿Qué te di­jo Zi­da­ne cuan­do te lla­mó pa­ra con­ven­cer­te de que de­bías ir al Real Ma­drid?

–Que el Ma­drid es el club don­de los ob­je­ti­vos son más ele­va­dos y que iba a apren­der de los me­jo­res. Yo tam­bién creo que en el Ma­drid só­lo pue­des me­jo­rar.

ELE­GAN­CIA

Si tu­vié­ra­mos que ele­gir una pa­la­bra pa­ra des­cri­bir a Rap­haël Va­ra­ne co­mo ju­ga­dor y co­mo per­so­na, se­ría ese vo­ca­blo tan gas­ta­do de "ele­gan­cia". Su es­ti­li­za­da y fibrosa fi­gu­ra de 191 cm de al­tu­ra se mue­ve por el cam­po con una gra­ci­li­dad ca­si im­pro­pia de un des­truc­tor de jue­go. Es el de­fen­sa que no ha­ce fal­tas, que no da una ma­la pa­ta­da; el cen­tral que ca­si nun­ca ve una ama­ri­lla. "In­ten­to ju­gar con la an­ti­ci­pa­ción. No ha­ce fal­ta to­car al ri­val pa­ra qui­tar­le el ba­lón. Es mi for­ma de de­fen­der, in­ten­tar no ir al sue­lo pa­ra co­me­ter las me­nos

Abri­go de cua­dros E.tautz, ca­mi­se­ta ne­gra Ame­ri­can Vin­ta­ge y pan­ta­lón jas­pea­do Boss.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.