VA­RA­NE

GQ (Spain) - - Travelling -

fal­tas po­si­bles, apro­ve­char mi ve­lo­ci­dad y ju­gar siem­pre el ba­lón. Pa­ra mí, lo ideal es que el de­lan­te­ro no pue­da ha­cer na­da, que no pue­da ni re­ci­bir la pe­lo­ta. Tra­to de que el ri­val nun­ca es­té en una po­si­ción có­mo­da pa­ra ju­gar, pa­ra ha­cer da­ño y crear pe­li­gro. El ob­je­ti­vo es pro­cu­rar in­ter­ve­nir an­tes de que lle­gue el pe­li­gro". Al­go que, co­mo te pue­des ima­gi­nar, es más fá­cil de de­cir que de ha­cer. Anu­lar a la de­lan­te­ra ri­val an­ti­ci­pán­do­se a sus in­ten­cio­nes es el úl­ti­mo ja­lón de un ca­mino tru­fa­do de hi­tos de apren­di­za­je: "Mi jue­go ha evo­lu­cio­na­do mu­cho con los años. Hu­bo un mo­men­to en mi ca­rre­ra en que me pa­sa­ba los partidos ob­ser­van­do pa­ra ta­par lí­neas de pa­se, pa­ra ayu­dar en la co­ber­tu­ra, co­sas que real­men­te no se ven mu­cho en el cam­po. Pe­ro lle­gó un mo­men­to en el que me di cuen­ta de que no es­ta­ba ju­gan­do muy bien por­que pen­sa­ba de­ma­sia­do. Así que me di­je: 'Ya es­tá bien de pen­sar, es­tá bien man­te­ner una bue­na co­lo­ca­ción, pe­ro hay que in­ter­ve­nir tam­bién. Y aho­ra, guar­do un me­jor equi­li­brio en­tre pen­sar pa­ra es­tar con­cen­tra­do y bien co­lo­ca­do e in­ter­ve­nir".

Eun es­cán­da­lo ni ha da­do que ha­blar. Ni por fies­tas noc­tur­nas, ni por ac­ci­den­tes de trá­fi­co en su­per­de­por­ti­vos, ni por líos de fal­das. De he­cho, su mu­jer –y ase­so­ra de mo­da en la se­sión de fo­tos–, Ca­mi­lle Va­ra­ne, a la que co­no­ció en el ins­ti­tu­to, es una es­tu­dian­te de de­re­cho en el po­lo opues­to del ar­que­ti­po de WAG. La pa­re­ja, ha­cien­do ga­la de su ca­rác­ter re­ser­va­do, do­si­fi­ca sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas con cuen­ta­go­tas. "Soy así, pri­me­ro por­que soy una per­so­na tí­mi­da, y se­gun­do por­que la ima­gen, aun­que es al­go im­por­tan­te, no es una prio­ri­dad pa­ra mí. La prio­ri­dad es el cam­po, lo que ha­ces en el cam­po ha­bla por sí mis­mo y to­do lo que con­si­gues en tu ca­rre­ra es lo que cuen­ta al fi­nal. He he­cho va­rias en­tre­vis­tas en Fran­cia, no tan­to en Es­pa­ña, pa­ra que la gen­te me co­noz­ca co­mo soy, la per­so­na de­trás del fut­bo­lis­ta, pe­ro ya. En las re­des so­cia­les a ve­ces co­men­to co­sas per­so­na­les pa­ra que tam­bién la gen­te me vea al na­tu­ral. No quie­ro mos­trar otra co­sa que lo que soy, me gus­ta ser ho­nes­to y que se me vea sin ar­ti­fi­cios".

–Te ca­sas­te a los 22 años y has te­ni­do un hi­jo a los 24, muy jo­ven pa­ra lo que se es­ti­la hoy en día…

–Bueno, en el mun­do del fút­bol, en ge­ne­ral, ha­ce­mos las co­sas an­tes que el res­to de la so­cie­dad. Y es­tá bien, por­que te­ne­mos una vi­da muy ace­le­ra­da, nos pa­san las co­sas muy rá­pi­do, te­ne­mos tam­bién mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad des­de muy jó­ve­nes y creo que por eso te­ne­mos los hi­jos cuan­do aún so­mos jó­ve­nes tam­bién.

–Además, te has ca­sa­do con tu no­via de to­da la vi­da. Eso de al­gu­na ma­ne­ra di­ce al­go de tu per­so­na­li­dad, ¿no?

–Sí, su­pon­go que sí. Es­toy en­can­ta­do con la vi­da que ten­go, es­toy fe­liz aquí en Es­pa­ña, ten­go un pro­yec­to de vi­da y el mís­ter con­fía en mí. –¿Se vi­ve bien en Ma­drid? –Se vi­ve muy bien, se co­me su­per­bien y el rit­mo de vi­da es per­fec­to pa­ra mí. Por ejem­plo, me gus­ta que se co­ma un po­co más tar­de que en Fran­cia. La luz que hay aquí tam­po­co la hay en el nor­te de Fran­cia. En se­rio, es­toy muy, muy fe­liz de vi­vir aquí. Ma­drid es una ciu­dad don­de hay de to­do, se pue­de ha­cer de to­do y se dis­fru­ta mu­cho la vi­da.

–¿Qué ti­po de co­sas te gus­ta ha­cer en Ma­drid cuan­do tie­nes tiem­po li­bre?

–Me gus­ta ir de com­pras, voy a res­tau­ran­tes… Me gus­ta mu­cho co­mer, no se no­ta por­que ape­nas ten­go gra­sa cor­po­ral, pe­ro me en­can­ta. Y me gus­tan mu­chas otras co­sas, co­mo los co­ches, la mo­da…

–A ti se te ve muy bien adap­ta­do en Es­pa­ña. ¿Tu mu­jer tam­bién tie­ne su vi­da per­fec­ta­men­te or­ga­ni­za­da en Ma­drid?

–Sí, mi mu­jer es­tá en­can­ta­da. Ha­bla per­fec­ta­men­te es­pa­ñol. Ella, co­mo yo, es un po­qui­to re­ser­va­da, un po­qui­to tí­mi­da, pe­ro le gus­ta mu­cho su vi­da aquí, se sien­te co­mo en su ca­sa. Cuan­do via­ja a Fran­cia y vuel­ve a Ma­drid re­gre­sa a su ca­sa. Te­ne­mos pro­yec­tos aquí, es­ta­mos cons­tru­yen­do nues­tra ca­sa… Es­ta­mos muy fe­li­ces en Ma­drid. –Te­ner un hi­jo te vuel­ve la vi­da del re­vés… –Sí, es un cam­bio im­por­tan­te. Pe­ro me sen­tía pre­pa­ra­do pa­ra es­to, me gus­tan los ni­ños, me en­can­tan los be­bés, y lo dis­fru­to mu­chí­si­mo ca­da día. Me en­can­ta vol­ver de los en­tre­na­mien­tos y ver a mi hi­jo y a mi mu­jer, a mi fa­mi­lia.

FRAN­CIA

Va­ra­ne, sin em­bar­go, no se ol­vi­da de su país de ori­gen ni de su se­lec­ción, con la que, si na­da se tuer­ce, tie­ne una ci­ta el pró­xi­mo ve­rano en Ru­sia. Rap­haël con­ta­ba con ape­nas cin­co años cuan­do aque­lla es­cua­dra má­gi­ca de Zi­da­ne, Des­champs, De­sailly, Djor­kaeff o Ka­rem­beu ga­nó la Co­pa del Mun­do de fút­bol de 1998 pa­ra Fran­cia. Aun así, nos ase­gu­ra que aque­llas imá­ge­nes no se le han bo­rra­do de la me­mo­ria. "Re­cuer­do per­fec­ta­men­te aquel mo­men­to", nos ex­pli­ca. "Es­ta­ba con mi fa­mi­lia cer­ca de Li­lle. Me acuer­do de los mo­men­tos claves, los

go­les, el fi­nal del par­ti­do…". Aho­ra, son mu­chas las vo­ces que ase­gu­ran que la ac­tual ge­ne­ra­ción de ju­ga­do­res ga­los es­tá lla­ma­da a ra­yar a la al­tu­ra de aque­llos que fir­ma­ron el doblete Eu­ro­co­pa-mun­dial.

na pre­sión aña­di­da que a un ju­ga­dor co­mo Va­ra­ne só­lo pue­de po­ner­le las pi­las. "Te­ne­mos un equi­po jo­ven con mu­cho ta­len­to y sa­be­mos que hay mu­cha ca­li­dad, así que to­do es po­si­ble. Pe­ro pri­me­ro hay que cla­si­fi­car­se", re­ma­ta con pru­den­cia.

–Su­pon­go que cuan­do que­dáis los com­pa­ñe­ros de la se­lec­ción, es Mbap­pé quien

–Sí que es ver­dad que en los úl­ti­mos años ha cam­bia­do bas­tan­te. No sé si se­gui­rá por es­te ca­mino. Además, es cier­to que se es­tá pa­gan­do mu­cho di­ne­ro por ju­ga­do­res fran­ce­ses co­mo Pog­ba, Dem­bé­lé, Mbap­pé… Pe­ro se pa­ga por la ca­li­dad, son cha­va­les que yo co­noz­co y son muy bue­nos. Lue­go, el pre­cio lo mar­ca el mer­ca­do, y es­to ha cam­bia­do y evo­lu­cio­na­do en los úl­ti­mos años de ma­ne­ra in­creí­ble.

–Pa­re­ce cla­ro que los fran­ce­ses es­táis de mo­da. Aho­ra Fran­cia tie­ne un gran equi­po, pe­ro…¿a la al­tu­ra de aquel que ga­nó la Co­pa del Mun­do?

–Es muy di­fí­cil com­pa­rar, yo creo que nues­tro equi­po to­da­vía es jo­ven, pe­ro te­ne­mos ju­ga­do­res en los me­jo­res equi­pos de Eu­ro­pa, co­mo ellos en­ton­ces. La se­lec­ción aho­ra mis­mo tie­ne una gran ex­pe­rien­cia al má­xi­mo ni­vel. Mu­chos de nues­tros ju­ga­do­res es­tán em­pe­zan­do a ju­gar en Cham­pions con gran­des clu­bes. Pe­ro, so­bre to­do, te­ne­mos un equi­po con mu­cho ta­len­to. Se ha vis­to en el mer­ca­do.

ES­TI­LO

La úl­ti­ma co­sa que, tal vez, de­be­rías sa­ber de Rap­haël Va­ra­ne, es que no tie­ne ta­tua­jes. Si le pre­gun­tas, te con­tes­ta­rá que es una de­ci­sión me­ra­men­te es­té­ti­ca: "Hoy en día hay po­cos fut­bo­lis­tas que no ten­gan ta­tua­jes pe­ro yo… no sé, no es al­go que me gus­te es­pe­cial­men­te, es al­go que… Por ejem­plo, la mo­da cam­bia cons­tan­te­men­te. El ta­tua­je pue­de gus­tar­te un día y no gus­tar­te al si­guien­te. Los gus­tos cam­bian, así que no es que sea al­go que me atrai­ga". Y ya es­tá. Pe­ro hay al­go ex­cep­cio­nal en que, en el fon­do, cuan­do Va­ra­ne te di­ce que no le gus­tan los ta­tua­jes: ésa sea la úni­ca res­pues­ta que esperas. Des­pués de ha­blar un ra­to con él, te re­sul­ta ca­si im­po­si­ble ima­gi­nár­te­lo con el cuer­po lleno de ins­crip­cio­nes, del mis­mo mo­do que uno no sos­pe­cha que Bu­tra­gue­ño lle­ve los nom­bres de sus hi­jos es­cri­tos en le­tras gó­ti­cas en el pe­cho. Es ese al­go de fut­bo­lis­ta co­mo de otro tiem­po, o ese ai­re de buen chi­co que

Ma­xia­bri­go de cash­me­re Ce­rru­ti 1881, ca­mi­se­ta Dol­ce & Gab­ba­na, pan­ta­lo­nes va­que­ros Le­vi's, za­pa­ti­llas de­por­ti­vas Ni­ke y ga­fas Way­fa­rer Ray-ban.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.