Lo del pre­cio es muy re­la­ti­vo

Es­te ja­món cues­ta 3.000 eu­ros, pe­ro si tie­nes la suer­te de pro­bar­lo, te pa­re­ce­rá has­ta ba­ra­to. Jo­se­li­to Vin­ta­ge 2009 es un ca­pri­cho pre­ser­va­do en un es­tu­che di­se­ña­do por Swa­rovs­ki.te con­ta­mos más so­bre es­ta jo­ya.

GQ (Spain) - - Gourmet -

(1) EL COL­MO DE LA EX­CLU­SI­VI­DAD

Aun­que lo quie­ras y es­tés dis­pues­to a pa­gar su pre­cio (ya sa­bes: 3.000 de na­da), pien­sa que úni­ca­men­te lo po­drás en­con­trar en tien­das muy se­ña­la­das (co­mo los al­ma­ce­nes Ha­rrods de Lon­dres o el tem­plo gas­tro­nó­mi­co Peck de Mi­lán).y eso si lle­gas a tiem­po: só­lo hay disponibles 45 uni­da­des de es­te sa­bro­sí­si­mo ob­je­to de de­seo (bueno, en reali­dad hay 85, pe­ro 40 pie­zas han si­do re­ser­va­das pa­ra re­cep­cio­nes ofi­cia­les y even­tos de al­to co­pe­te).

eu­re­tes (2) ¿POR QUÉ UN ES­TU­CHE SWA­ROVS­KI?

¿Qué tie­nen en co­mún Gui­jue­lo e Inns­bruck? A prio­ri, po­co. No obs­tan­te, el pue­blo sal­man­tino –ce­le­bé­rri­mo por su pro­duc­ción ja­mo­ne­ra– y el mu­ni­ci­pio aus­tria­co –ho­gar del fa­bri­can­te de ar­tícu­los de lu­jo he­chos con cris­tal ta­lla­do– se han uni­do pa­ra una ac­ción con­jun­ta que da una nue­va vuel­ta de tuer­ca al mun­do del lu­jo: Jo­se­li­to Pre­mium, una lí­nea de pro­duc­tos com­pues­ta por las me­jo­res aña­das de la ca­sa. Es tam­bién un pro­yec­to que vin­cu­la al fa­bri­can­te cár­ni­co con otras mar­cas o per­so­na­li­da­des con las que com­par­te va­lo­res (tra­di­ción cen­te­na­ria, sos­te­ni­bi­li­dad…). Es­te año le ha to­ca­do el turno a Swa­rovs­ki.

(3) SA­BOR POR DEN­TRO Y BRI­LLO POR FUE­RA

Co­mo de­cía­mos, el pac­ka­ging de la edi­ción de es­te año, Jo­se­li­to Vin­ta­ge 2009, una ge­ne­ra­ción con ocho años de cu­ra­ción, co­rre a car­go de Swa­rovs­ki. Si te fi­jas en la ima­gen pue­des ver que la ma­lla que en­vuel­ve al ja­món es­tá cua­ja­da de cien­tos de cris­ta­les de pie­dra ta­lla­da. Una pul­se­ra de la co­lec­ción Be­char­med re­ma­ta la pie­za. Asi­mis­mo, el es­tu­che es­tá to­ca­do por pie­dras. De he­cho, in­clu­so se pue­de leer 'Jo­se­li­to' con mi­les de cris­ta­li­tos.

(4) es­cri­to PRE­CE­DEN­TES

En an­te­rio­res edi­cio­nes, Jo­se­li­to Pre­mium ha apos­ta­do por la sim­bio­sis con dis­ci­pli­nas tan di­fe­ren­tes co­mo la mú­si­ca (a tra­vés de un es­tu­che con for­ma de gui­ta­rra di­se­ña­do por Ara Ma­li­kian), la ar­qui­tec­tu­ra (Ra­fael Mo­neo) o la mo­da (An­drés Sar­dá).tam­bién se han con­me­mo­ra­do mo­men­tos es­pe­cia­les pa­ra la ca­sa (co­mo fue la ob­ten­ción del se­llo FSC, re­co­no­ci­mien­to a la apues­ta de Jo­se­li­to por la sos­te­ni­bi­li­dad) y se ha ren­di­do tri­bu­to a otras cul­tu­ras (co­mo el es­tu­che idea­do por el ja­po­nés Et­su­ro So­too, es­cul­tor je­fe de la Sa­gra­da Fa­mi­lia).

(5) UN BO­CA­DO SA­BRO­SO… Y MUY SA­LU­DA­BLE

Na­die po­ne en du­da el va­lor gas­tro­nó­mi­co del ja­món (mu­cho me­nos de un gran re­ser­va ibé­ri­co 100% na­tu­ral sin glu­ten ni lac­to­sa y sin con­ser­van­tes ni adi­ti­vos), pe­ro tal vez no co­noz­cas al­gu­nos be­ne­fi­cios es­té­ti­cos de­ri­va­dos de su con­su­mo: el ja­món es uno de los cos­mé­ti­cos na­tu­ra­les más po­ten­tes; an­ti­oxi­dan­te, tie­ne un buen pu­ña­do de com­po­nen­tes que apor­tan elas­ti­ci­dad y be­lle­za a la piel, el pelo y las uñas.

(6) MÁS VEN­TA­JAS

Por su al­to con­te­ni­do en áci­do olei­co, el ja­món ibé­ri­co de be­llo­ta tam­bién ayu­da a re­du­cir el co­les­te­rol y los tri­gli­cé­ri­dos, lo que dis­mi­nu­ye el ries­go de pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res. Además, es un cóc­tel de vi­ta­mi­nas (B1, B6 y B12, en­tre otras) y de mi­ne­ra­les im­pres­cin­di­bles (cal­cio, zinc, fós­fo­ro…).y que no te en­ga­ñen: el apor­te ca­ló­ri­co del ja­món ibé­ri­co es mí­ni­mo (100 g su­po­nen me­nos de 250 ca­lo­rías, una ci­fra si­mi­lar a la que apor­ta­rían 100 g de arroz blan­co).

The Lon­don Mu­sic Nlghts es el nue­vo ci­clo de con­cier­tos de clá­si­ca en el Ca­fé Co­mer­cial de Ma­drid.

Pue­de ser.al me­nos el es­cri­tor y pia­nis­ta no qui­so per­der­se el pri­mer con­cier­to del Cuar­te­to Qui­ro­ga den­tro del ci­clo que The Lon­don Nº 1 y La Fo­no­te­ca or­ga­ni­zan en el em­ble­má­ti­co Ca­fé Co­mer­cial. Con la vo­ca­ción de acer­car la mú­si­ca clá­si­ca a to­dos los pú­bli­cos y fue­ra de sus es­pa­cios ha­bi­tua­les, los se­gun­dos mar­tes de ca­da mes pue­des dis­fru­tar de al­gu­nos de los me­jo­res vir­tuo­sos con­tem­po­rá­neos y en un es­ce­na­rio en el que has­ta po­drías ima­gi­nar que es­tás en la ca­sa de Schu­bert. En­tra­das en Tic­ket­bell.com.

To­dos esos pun­ti­tos blan­cos que ves en­tre los cru­ces de la ma­lla son cris­ta­les de Swa­rovs­ki. Ca­da es­tu­che de es­ta edi­ción li­mi­ta­da es­tá nu­me­ra­do.

Albert Adrià con un Bit­ter Ri­ser­va Spe­cia­le, ela­bo­ra­do con in­gre­dien­tes 100% na­tu­ra­les.

No es­pe­res a las Na­vi­da­des: hay más oca­sio­nes pa­ra des­cor­char la me­jor be­bi­da del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.