NO SÓ­LO PA­RA CAR­NÍ­VO­ROS

GQ (Spain) - - Planta Egqtiva -

Tras la in­cor­po­ra­ción de Xu­ne An­dra­de co­mo je­fe de co­ci­na, SQD ha evo­lu­cio­na­do y di­ver­si­fi­ca­do su pro­pues­ta. La nue­va car­ta evo­ca la es­ta­ción oto­ñal a tra­vés de los pro­duc­tos y sa­bo­res de tem­po­ra­da. Cas­ta­ñas asa­das, re­mo­la­cha y ca­za se abren pa­so en el me­nú, man­te­nien­do, eso sí, la car­ne co­mo hi­lo con­duc­tor. La gran no­ve­dad es­ta tem­po­ra­da son los pla­tos de cu­cha­ra, que sus­ti­tu­yen al me­nú del día. De lu­nes a vier­nes se pue­den en­con­trar op­cio­nes co­mo fa­ba­da as­tu­ria­na, co­ci­do ma­dri­le­ño en dos vuel­cos o ca­llos con gar­ban­zos, en­tre otros.y los en­tran­tes han si­do re­di­se­ña­dos pa­ra com­par­tir, con pro­pues­tas frías –be­ren­je­nas al car­bón, tué­tano y sa­la­zo­nes, o en­sa­la­da de ci­ga­las y ka­le–; y ca­lien­tes –con su­ge­ren­cias co­mo dum­pling de cor­de­ro con na­bos y ju­go de ca­la­ba­za, o co­chi­ni­llo con cas­ta­ñas asa­das, aje­tes y pi­pa­rras–.

La era de los gran­des ban­que­ros Roths­child o Morgan co­mo re­yes del mam­bo lle­gó in­clu­so a tra­zar lí­neas en los ma­pas, en al­gu­nos ca­sos rec­tas fron­te­ri­zas im­po­si­bles por to­do Orien­te Me­dio o Áfri­ca du­ran­te los si­glos XIX y XX. Ese mam­bo se ha con­ver­ti­do en un ré­quiem lú­gu­bre. un nom­bre: "fin­tech" (al­go así co­mo "tecnofinanzas" en es­pa­ñol).

1.

Son ser­vi­cios fi­nan­cie­ros que se pres­tan só­lo y ex­clu­si­va­men­te por em­pre­sas na­ti­vas en in­ter­net, sin tra­to pre­sen­cial, ni su­cur­sa­les, ni na­da. Su ex­pan­sión pue­de cam­biar el sis­te­ma que ac­tual­men­te co­no­ce­mos y no só­lo en lo que se re­fie­re a nues­tro bol­si­llo: las aris­tas del asun­to tie­nen im­pli­ca­cio­nes has­ta po­lí­ti­cas.

2.

El sec­tor ban­ca­rio es qui­zá el sec­tor de la eco­no­mía más vi­gi­la­do y re­gu­la­do. Pa­ra ope­rar ha­ce fal­ta una licencia ban­ca­ria que no es na­da fá­cil de con­se­guir. Es ne­ce­sa­rio cum­plir unas con­di­cio­nes muy es­tric­tas. El Ban­co de Es­pa­ña nos lo ex­pli­ca así: "Se tie­nen en cuen­ta una se­rie de re­qui­si­tos re­la­cio­na­dos con la sol­ven­cia de la nue­va en­ti­dad, la ido­nei­dad de sus ac­cio­nis­tas y al­tos car­gos, la pro­fe­sio­na­li­dad de es­tos úl­ti­mos y la exis­ten­cia de una bue­na or­ga­ni­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va y con­ta­ble, así co­mo de pro­ce­di­mien­tos de con­trol in­terno ade­cua­dos".

4. Des­de enero, Fa­ce­book ya pue­de ope­rar en Es­pa­ña co­mo en­ti­dad de di­ne­ro elec­tró­ni­co. Es­to per­mi­te al usua­rio man­dar efec­ti­vo a fa­mi­lia­res y ami­gos a tra­vés de Fa­ce­book Mes­sen­ger. No es lo mis­mo que ser un ban­co, cier­to, pe­ro to­do es em­pe­zar. La em­pre­sa de Mark Zuc­ker­berg lle­ga a 2.000 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos.

5. Pri­me­ra pre­gun­ta obli­ga­da: ¿exis­te real­men­te de­man­da de es­to o la gen­te se fía más de los ban­cos clá­si­cos? Se­gún un es­tu­dio de la con­sul­to­ra Ac­cen­tu­re de ju­nio del año pa­sa­do, tres de ca­da diez es­pa­ño­les es­ta­rían dis­pues­tos a abrir­se una cuen­ta ban­ca­ria con Goo­gle, Ama­zon, Fa­ce­book o Ap­ple si se lo ofre­cen. Pe­ro ojo, en el ca­so de jó­ve­nes de 18 a 21 años, es­ta ci­fra se dis­pa­ra bru­tal­men­te has­ta el 41%.

6. Por ejem­plo, ima­gi­na po­der do­mi­ci­liar tu nó­mi­na gra­cias a un nue­vo ser­vi­cio vin­cu­la­do a tu cuen­ta de Gmail. Con él po­drías abo­nar to­dos tus re­ci­bos, ges­tio­nar to­dos los gas­tos y efec­tuar com­pras on­li­ne de co­sas que has vis­to en el bus­ca­dor o han lle­ga­do a tu co­rreo –y con ofer­tas pa­ra pa­gar a pla­zos–. To­do con un di­se­ño cu­qui, sen­ci­llo y cla­ro, co­nec­ta­do fá­cil­men­te a tu mó­vil si eres An­droid (sí, to­do es un po­co Gran Her­mano). Se­gún da­tos de Sta­tis­ta, has­ta fe­bre­ro de 2016 ha­bía 1.000 mi­llo­nes de usua­rios con cuen­ta de Gmail. El Ban­co San­tan­der quie­re lle­gar a 17 mi­llo­nes de clien­tes es­te año.

7. Se­gun­da pre­gun­ta obli­ga­da: ¿qué ga­nan ha­cien­do es­to? Pues pre­ci­sa­men­te ésa es otra de las claves. El ne­go­cio nu­clear de Fa­ce­book o del bus­ca­dor es­tre­lla, si­guien­do con el ejem­plo, es la re­co­pi­la­ción y co­mer­cia­li­za­ción de los da­tos que le lle­gan de los in­ter­nau­tas que lo usan. Las co­okies. Los me­ta­da­tos. Por tan­to, ser tam­bién tu ban­co aña­di­ría un pa­so su­pe­rior a la in­for­ma­ción que tie­nen de ti y de tus pa­tro­nes. La con­se­cuen­cia di­rec­ta es que po­drían per­mi­tir­se, pa­ra ga­nar clien­tes, cré­di­tos o pro­duc­tos ex­tra­or­di­na­ria­men­te ven­ta­jo­sos que de­ja­rían en evi­den­cia la ofer­ta de los com­pe­ti­do­res clá­si­cos.

Un es­tu­dio del IEB (Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Bur­sá­ti­les) ha­ce un re­pa­so anual de las ame­na­zas que se cier­nen so­bre el sec­tor ban­ca­rio y les otor­ga una pun­tua­ción. En su in­for­me de 2016, las cin­co gran­des ame­na­zas pa­ra es­te sec­tor son cin­co em­pre­sas que, por es­te or­den, se lla­man Fa­ce­book, Ap­ple, Goo­gle, Ama­zon y Pa­ypal. Es­ta úl­ti­ma, en ori­gen en­fo­ca­da a pa­gos se­gu­ros por in­ter­net, no de­ja de cre­cer, es­tá pre­sen­te en 203 mer­ca­dos con más de 179 mi­llo­nes de cuen­tas ac­ti­vas en to­do el mun­do y ope­ra en 100 di­vi­sas di­fe­ren­tes.

8.

9. Es­ta nue­va ban­ca tam­bién mo­di­fi­ca uno de los ejes clá­si­cos del dis­cur­so po­lí­ti­co. Mien­tras una de las bes­tias ne­gras re­cu­rren­tes de la iz­quier­da ha si­do siem­pre la cas­ta de los per­ver­sos ban­cos que fi­nan­cian to­do lo ma­lo que nos pa­sa, es­tos em­pren­de­do­res de Si­li­con Va­lley tie­nen muy bue­na pren­sa, mo­lan, son guays, tra­ba­jan en va­que­ros y se sien­tan en ofi­ci­nas que en vez de si­llas tie­nen pufs. Su ima­gen es de ace­ro. Ap­ple de­jó de pa­gar 13.000 mi­llo­nes de eu­ros en im­pues­tos y su repu­tación no se ha mo­vi­do ni un pelo.

10. El cam­bio pue­de ser dis­rup­ti­vo, co­mo el con­flic­to Ta­xis-uber-ca­bify. Es de­cir, de re­pen­te, en po­cos años, po­dría ori­gi­nar­se una mi­gra­ción ma­si­va de clien­tes ban­ca­rios a usua­rios on­li­ne. Es­to ge­ne­ra­ría enor­mes pro­ble­mas, por­que los ban­cos son, por un la­do, muy sen­si­bles al ries­go y a la es­pe­cu­la­ción –to­da­vía hoy exis­ten du­das so­bre mu­chos ba­lan­ces tó­xi­cos–; y, por otro, al­gu­nos son muy gran­des pa­ra caer (too big to fail). Es de­cir: al es­tar tan en­tram­pa­dos en tan­tas ope­ra­cio­nes cru­za­das, su quie­bra po­dría arras­trar a de­ma­sia­da gen­te (ries­go sis­té­mi­co, se lla­ma). ¿Aca­ba­re­mos vien­do ban­que­ros ma­ni­fes­tán­do­se por las ca­lles con los ta­xis­tas?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.