A

GQ (Spain) - - La Buena Vida -

prin­ci­pios de los años ochen­ta, Carlos Me­jía Go­doy y los de Pa­la­ca­güi­na triun­fa­ban en la Es­pa­ña ca­tó­di­ca en el pro­gra­ma 300 mi­llo­nes con un hit im­pro­ba­ble: "Son tus per­jú­me­nes, mu­jer, los que me su­li­be­llan...". Me­jía Go­doy mi­li­ta­ba en­ton­ces de for­ma ac­ti­va en el Fren­te San­di­nis­ta de Li­be­ra­ción Na­cio­nal (FSLN) y –des­de el fol­clo­re reivin­di­ca­ti­vo– se opo­nía a la con­tra ni­ca­ra­güen­se fi­nan­cia­da por Ro­nald Rea­gan.

Ca­si cua­ren­ta años des­pués, sus can­cio­nes si­guen re­so­nan­do nos­tál­gi­cas (es­pe­cial­men­te su Ni­ca­ra­gua, Ni­ca­ra­güi­ta, ca­si un himno no ofi­cial del país) en la Ca­sa de los Her­ma­nos Me­jía Go­doy, el bar de co­mi­das y mú­si­ca en vi­vo que la fa­mi­lia re­gen­ta en el ba­rrio de Bo­lo­nia, epi­cen­tro de la no­che de Ma­na­gua. Sin em­bar­go, sus te­mas más com­ba­ti­vos (co­mo el No pa­sa­rán) ya no for­man par­te del re­per­to­rio. Ni­ca­ra­gua ha cam­bia­do mu­cho. Afor­tu­na­da­men­te.

A pe­sar de que su eco­no­mía si­ga de­fi­nién­do­se hoy co­mo san­di­nis­ta, fuer­tes in­yec­cio­nes de ca­pi­tal ex­tran­je­ro es­tán vi­ta­mi­ni­zan­do –en los úl­ti­mos tiem­pos– di­ver­sos sec­to­res del país. Es­pe­cial­men­te, el tu­rís­ti­co. Ni­ca­ra­gua sur­ge en el ho­ri­zon­te co­mo un ape­ti­to­so bo­ca­do den­tro de un con­tex­to –el de Cen­troa­mé­ri­ca– de di­fí­cil ma­ne­jo. Has­ta aho­ra, só­lo la ve­ci­na Cos­ta Ri­ca ha­bía sa­bi­do apro­ve­char sus do­nes de na­tu­ra­le­za, pla­yas y re­sorts de to­do in­clui­do pa­ra atraer di­vi­sas. Has­ta aho­ra. Ni­ca­ra­gua si­gue sien­do un país po­bre (o en vías de desa­rro­llo, co­mo ellos pre­fie­ren de­no­mi­nar­lo) y sus in­fra­es­truc­tu­ras pue­den re­sul­tar muy de­fi­cien­tes a los ojos de un eu­ro­peo. Y sin em­bar­go, es ahí pre­ci­sa­men­te don­de ra­di­ca su en­can­to (ha­cien­do de la ne­ce­si­dad vir­tud). El run­rún tu­rís­ti­co es­tá des­pe­gan­do prác­ti­ca­men­te des­de ce­ro y eso le per­mi­te sos­la­yar cier­tos pe­ca­dos tra­di­cio­na­les. Ofre­ce a los in­ver­so­res es­pa­cios in­fi­ni­tos de na­tu­ra­le­za sal­va­je ca­si vir­gen. Pla­yas, la­gos y vol­ca­nes de be­lle­za in­dó­mi­ta, sin fil­tros de Ins­ta­gram, to­da­vía aje­nos al tu­ris­teo más ar­ti­fi­cial. La au­ten­ti­ci­dad fren­te al cartón pie­dra. No ate­so­ra rui­nas pre­co­lom­bi­nas (co­mo Gua­te­ma­la), pe­ro sí mues­tra or­gu­llo­sa su pro­pia cul­tu­ra in­dí­ge­na, la ni­ca, sa­zo­na­da con un ri­co pa­sa­do co­lo­nial. Re­sul­ta es­pe­cial­men­te in­tere­san­te la apues­ta que se es­tá rea­li­zan­do por un cre­ci­mien­to res­pon­sa­ble, res­pe­tuo­so con el me­dio am­bien­te y las cul­tu­ras lo­ca­les, al­go que ha­ce ape­nas unas dé­ca­das so­na­ba a cien­cia fic­ción. Los pró­xi­mos años van a ser de­ci­si­vos –en es­te sen­ti­do– pa­ra fi­jar un mo­de­lo de ne­go­cio sos­te­ni­ble.

La ca­pi­tal, Ma­na­gua, de ca­si un mi­llón de ha­bi­tan­tes, re­sul­ta pa­ra­da inevi­ta­ble pa­ra el via­je­ro por mor de su ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal (úni­ca puer­ta de en­tra­da al país des­de Eu­ro­pa), aun­que no re­sul­ta es­pe­cial­men­te atrac­ti­va. El te­rri­ble te­rre­mo­to de 1972 –acae­ci­do en la vís­pe­ra de la No­che­bue­na– des­tru­yó su cen­tro his­tó­ri­co y la des­po­jó de mu­chos te­so­ros mo­nu­men­ta­les. Hoy es una ur­be al­go des­mem­bra­da, que fas­ci­na más por la pal­pi­ta­ción que trans­mi­te su fre­né­ti­co aje­treo que por su be­lle­za en sí. Me­re­ce mu­cho la pe­na, sin em­bar­go, acer­car­se al Par­que

SSan Juan del Sur (o San Juan del Surf, co­mo la de­no­mi­nan al­gu­nos en tono jo­co­so) for­ma el ter­cer vér­ti­ce den­tro de cual­quier tour re­co­men­da­do. Se tra­ta del cen­tro tu­rís­ti­co más con­ven­cio­nal (por de­cir­lo de al­gún mo­do) del país. Un des­tino cos­te­ro con abun­dan­cia de pla­yas de pos­tal, sol ga­ran­ti­za­do y sur­fe­ros fo­rá­neos con me­cha ca­li­for­nia­na. A pe­sar de su po­pu­la­ri­dad, se si­túa a años luz de la gen­tri­fi­ca­ción que se su­fre en pa­ra­jes si­mi­la­res del Ca­ri­be. Un buen lu­gar pa­ra po­ner epí­lo­go a un via­je de aven­tu­ra, na­tu­ra­le­za y cul­tu­ra, ex­pri­mien­do un pu­ña­do de días in­do­len­tes a la som­bra de una ha­ma­ca; bus­can­do la bri­sa del océano, em­pa­pan­do la ca­mi­sa de lino de su­dor (la humedad tro­pi­cal ha­ce de las su­yas) y be­bien­do a go­lle­te una Toña –la cer­ve­za lo­cal más po­pu­lar– bien fres­qui­ta (de­ja­re­mos el ron Flor de Ca­ña pa­ra la no­che).

Co­mo al­guien es­cu­chó de­cir, en ar­got lo­cal, un pla­na­zo "de a ca­chim­ba". Es­to es, al­go in­creí­ble. Ni­ca­ra­gua. ¿Por qué no? A ve­ces, el azar son­ríe a los que bus­can ho­ri­zon­tes me­nos tran­si­ta­dos. Exis­ten dos es­ta­cio­nes fi­jas: la se­ca (de di­ciem­bre a abril) y la llu­vio­sa (de ma­yo a no­viem­bre). Las tem­pe­ra­tu­ras ra­ra vez ba­jan de los 20º.

Bo­xeo y béis­bol. Exis­te una gran ri­va­li­dad en­tre los equi­pos de León y Gra­na­da. El fút­bol va ga­na­do adep­tos po­co a po­co, pe­ro na­da que ver con otros paí­ses de la zo­na.

So­lór­zano, de Oco­tal, vol­cán Ce­rro Ne­gro

Mau­ri­cio pla­ya vol­cán Mom­ba­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.