Breat­hing Light Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Los Án­ge­les.

GQ (Spain) - - RELOJES -

QUIÉN JA­MES TU­RRELL CUÁN­DO 2013 DÓN­DE

A lo lar­go de su ca­rre­ra, Ja­mes Tu­rrell ha uti­li­za­do la luz pa­ra des­orien­tar­nos, trans­for­man­do una ha­bi­ta­ción va­cía en un mu­ro de co­lor o un por­tal que nun­ca aca­ba. Y desde me­dia­dos de los 70 ha es­ta­do crean­do obras de in­mer­sión ba­sa­das en el efec­to 'ganz­feld': alu­ci­na­cio­nes y pér­di­da de per­cep­ción de la pro­fun­di­dad que apa­re­cen tras mi­rar a una ex­ten­sión sin for­ma o a un so­lo co­lor du­ran­te un tiem­po pro­lon­ga­do. Es­te efec­to es más fá­cil de crear hoy en día (y con mu­cho más in­ten­si­dad) por­que los LEDS pue­den pro­du­cir un co­lor muy pu­ro en un ran­go de lon­gi­tud de on­da muy pe­que­ño. Y, a di­fe­ren­cia de los fluo­res­cen­tes o los neo­nes, los LEDS pue­den ser ma­ni­pu­la­dos sin pro­ble­mas y de for­ma su­til in­clu­so cuan­do su luz es te­nue. Cuan­do los vi­si­tan­tes en­tran en la sa­la del Mu­seo de Ar­te de Los Án­ge­les don­de se ex­po­ne esta obra, mi­ran fi­ja­men­te un por­tal de co­lor in­ten­so. De lo que no se dan cuen­ta sus men­tes al prin­ci­pio es de que las lu­ces cam­bian de tono, a un rit­mo que es in­de­tec­ta­ble pa­ra el ojo hu­mano.

"Quie­ro que sien­tas la luz" –Ja­mes Tu­rrell

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.