UN ES­PA­CIO, DOS VER­TIEN­TES

GQ (Spain) - - RELOJES - Eri­co Na­va­zo in­terio­ris­ta

El es­ti­lo de es­te pro­fe­sio­nal se ca­rac­te­ri­za por la na­tu­ra­li­dad en la com­po­si­ción de los ele­men­tos, por el or­den y la cal­ma en am­bien­tes limpios. Por esta ra­zón, el per­fec­to apar­ta­men­to de sol­te­ro lo ima­gi­na diá­fano, con es­pa­cios abier­tos. "No veo un pi­so con mu­chas es­tan­cias ni ele­men­tos su­per­fluos; tie­ne que ser muy ver­sá­til, li­ge­ro y có­mo­do, con aca­ba­dos so­brios, pe­ro de ca­li­dad", ex­pli­ca. Esa ver­sa­ti­li­dad se tra­du­ce en even­tos so­cia­les o en dis­fru­te so­li­ta­rio, por­que "aun­que su pro­pie­ta­rio es al­go in­di­vi­dua­lis­ta, tam­bién le gus­ta com­par­tir tiem­po de ca­li­dad con ami­gos o pa­re­ja". Por eso, en su opi­nión, la zo­na del sa­lón de­be­ría es­tar in­te­gra­da en la co­ci­na, o al me­nos co­nec­ta­da vi­sual­men­te, pa­ra que no que­den des­vin­cu­la­das cuan­do ha­ya com­pa­ñía. En cam­bio, las es­tan­cias más pri­va­das las ve co­mo un ho­me­na­je al he­do­nis­mo y al dis­fru­te más per­so­nal. "El dor­mi­to­rio tie­ne que ser muy có­mo­do y relajante, ¡un san­tua­rio! Y que ten­ga ac­ce­so al ves­ti­dor, que a su vez de­be­ría ir uni­do al ba­ño. Tres es­pa­cios que for­man un to­do".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.