PERDITA DU­RAN­GO

Des­fa­se tex-mex con su­ple­men­to de­mo­nia­co

GQ (Spain) - - RELOJES -

1997

Vis­ta hoy, Perdita Du­ran­go es un do­cu­men­to ca­si his­tó­ri­co. Ni su di­rec­tor, Álex de la Igle­sia, ni el pro­pio Bar­dem se en­cuen­tran ya en ese mo­men­to de sus ca­rre­ras: por muy adic­tos a los pro­yec­tos arries­ga­dos que si­gan sien­do, la ab­so­lu­ta in­mer­sión en la lo­cu­ra que su­pu­so esta adap­ta­ción al ci­ne de la pro­sa de Barry Gif­ford es­tá aho­ra fue­ra de su al­can­ce, a no ser que quie­ran op­tar por un sui­ci­dio co­mer­cial ca­si ase­gu­ra­do. Ha­bla­mos de una au­tén­ti­ca juer­ga en la ca­te­dral del ex­ce­so, don­de se mez­clan sa­cri­fi­cios hu­ma­nos, trá­fi­co de dro­gas en la fron­te­ra con Mé­xi­co, san­te­ría, pro­fa­na­ción de ca­dá­ve­res, fe­tos hu­ma­nos (no es lo que pien­sas: só­lo se uti­li­zan co­mo el in­gre­dien­te se­cre­to de una cre­ma hi­dra­tan­te fa­bri­ca­da en Las Ve­gas), ma­ri­nes con un so­lo bra­zo e in­clu­so fu­ga­ces apa­ri­cio­nes de gen­te co­mo San­tia­go Segura o Screa­min' Jay Haw­kins. Es ne­ce­sa­rio ver­la pa­ra creer­la, pe­ro hay que de­cir que el protagonista mas­cu­lino sa­lió ai­ro­so de ta­ma­ño re­to: su mons­truo ase­sino afi­cio­na­do a la mú­si­ca de Herb Al­pert es muy mag­né­ti­co.

Perdita Du­ran­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.