ZOOM

GQ (Spain) - - SUMARIO -

Harry Ben­son y la edad de la

inocen­cia de The Beatles.

Ha­ce me­dio si­glo, por es­tas mis­mas fe­chas, los Beatles via­ja­ron a la In­dia por pri­me­ra vez pa­ra abra­zar la fi­lo­so­fía del Maha­ris­hi. Ya en­ton­ces los si­ta­res ha­bían im­preg­na­do la mú­si­ca del cuar­te­to en esa ci­ma de la psi­co­de­lia que fue Sgt. Pep­per's. Los Beatles alu­ci­na­ban –li­te­ral­men­te– y ha­bla­ban de te­mas adul­tos en sus can­cio­nes. Ha­bía co­men­za­do la úl­ti­ma eta­pa de su ca­rre­ra. En­tre la ale­gría mul­ti­co­lor sur­gían las pri­me­ras fi­su­ras: el fi­nal es­ta­ba cer­ca. És­te se­ría tam­bién otro mo­men­to per­fec­to, el co­lo­fón a una trayectoria per­fec­ta tam­bién; pe­ro ésa es otra his­to­ria…

Has­ta que de­ja­ron de ac­tuar en di­rec­to, en 1966, cons­cien­tes de que no te­nía sen­ti­do su­bir a un es­ce­na­rio por­que el fe­nó­meno ha­bía en­gu­lli­do la mú­si­ca, los Beatles vivieron una eta­pa do­ra­da. De­bu­ta­ron a fi­na­les de 1962 y, a prin­ci­pios de 1964, con la irrup­ción de la beatle­ma­nía en EE UU, pa­sa­ron a ser un ca­ta­clis­mo so­cial. Ron Ho­ward re­cons­tru­yó con maes­tría los años he­roi­cos en Eight Days A Week (2016), una épo­ca que tu­vo en Harry Ben­son a un tes­ti­go pri­vi­le­gia­do. El fo­tó­gra­fo reali­zó su pri­mer re­por­ta­je grá­fi­co con ellos a re­ga­ña­dien­tes, pe­ro ter­mi­na­ría sien­do un co­la­bo­ra­dor cla­ve. Cuan­do el di­rec­tor de The Daily Ex­press le lla­mó pa­ra de­cir­le que can­ce­la­ba un tra­ba­jo en Áfri­ca pa­ra que acom­pa­ña­ra al gru­po a Pa­rís, Ben­son no se lo to­mó na­da bien. Que­ría con­ver­tir­se en un fo­to­pe­rio­dis­ta pres­ti­gio­so y una his­to­ria so­bre un gru­po de rock & roll no le pa­re­cía lo más ade­cua­do pa­ra con­se­guir­lo.

El re­por­te­ro no tar­da­ría en dar­se cuen­ta de que la de los Beatles era una his­to­ria tan apa­sio­nan­te y ri­ca co­mo la que más. Cua­tro jo­ven­zue­los de Liverpool con­ver­ti­dos en es­tre­llas de la no­che a la ma­ña­na, lan­za­dos a la con­quis­ta del mun­do. Ben­son subió a un avión a me­dia­dos de enero de 1964 y pa­só tres se­ma­nas con ellos en Pa­rís. Du­ran­te la es­tan­cia, el gru­po con­si­guió su pri­mer nú­me­ro uno en EE UU con

I Want To Hold Your Hand. És­te fue un hi­to que cam­bia­ría el des­tino de la ban­da. Pa­ra ce­le­brar­lo, Ben­son les propuso re­vi­vir una es­ce­na que ha­bía te­ni­do lu­gar de ma­ne­ra es­pon­tá­nea unos días atrás, ani­mán­do­les a que co­men­za­ran una ba­ta­lla de al­moha­das en una de las ha­bi­ta­cio­nes del ho­tel. Pri­me­ro tu­vie­ron que con­ven­cer a Len­non, que pen­sa­ba que ese ti­po de imá­ge­nes con­tri­buían a fri­vo­li­zar a la for­ma­ción. Fi­nal­men­te acep­ta­ron y du­ran­te me­dia ho­ra pe­lea­ron co­mo ni­ños mien­tras Ben­son dis­pa­ra­ba su cá­ma­ra.

Las imá­ge­nes de aque­lla im­pro­vi­sa­da se­sión con­vir­tie­ron al fo­tó­gra­fo en lo que él an­sia­ba ser. Sin sa­ber­lo, cap­tó una es­ce­na que de­fi­nía al­go mu­cho más gran­de que un sim­ple mo­men­to. La fo­to prin­ci­pal de la se­sión* fue ele­gi­da re­cien­te­men­te por la re­vis­ta Ti­me co­mo una de las más im­por­tan­tes de la his­to­ria. Fo­to­gra­fian­do aque­lla ale­gría, Ben­son atra­pa­ba los úl­ti­mos co­le­ta­zos de inocen­cia de cua­tro jó­ve­nes que es­ta­ban des­ti­na­dos a cam­biar el mun­do. Pa­ra apo­yar su éxi­to en las lis­tas ame­ri­ca­nas, los Beatles via­ja­ron in­me­dia­ta­men­te a Nue­va York. Sa­lie­ron en el Ed Su­lli­van Show y es­ta­lló la beatle­ma­nía. Ben­son tam­bién les acom­pa­ñó du­ran­te aquel via­je. En tan só­lo unos días, Paul, John, Geor­ge y Rin­go im­preg­na­ron de op­ti­mis­mo a un país que es­ta­ba de lu­to por el ase­si­na­to de John F. Ken­nedy. El res­to es his­to­ria.

HARRY BEN­SON QUE­RÍA CON­VER­TIR­SE. EN UN FO­TO­PE­RIO­DIS­TA PRES­TI­GIO­SO. Y UN RE­POR­TA­JE CON LOS BEATLES. NO LE PA­RE­CÍA UN EN­CAR­GO PA­RA ELLO.

Los Beatles gus­ta­ban tam­bién por lo gam­be­rros que eran. Esta fo­to rea­li­za­da en Pa­rís se con­vir­tió en uno de los hi­tos vi­sua­les del gru­po. LA FO­TO QUE HI­ZO HIS­TO­RIA

John Len­non fo­to­gra­fía a Cynt­hia Po­well, su pri­me­ra es­po­sa, en uno de los mu­chos avio­nes a los que subie­ron du­ran­te 1964. DECID PA-TA-TAAAA

A TIEM­PO PAR­CIAL En ju­nio de 1964, Rin­go tu­vo que ser hos­pi­ta­li­za­do. Se con­tra­tó a Jimmy Ni­col, que fue miem­bro del gru­po du­ran­te 13 días. Esta fo­to fue to­ma­da en uno de esos días.

VA­MOS A LA PLA­YA, CA­LIEN­TA EL SOL Du­ran­te su pri­mer via­je a EE UU, el gru­po tam­bién vi­si­tó Miami. Aquí ve­mos a Rin­go he­cho un li­gón pla­ye­ro, in­ti­man­do con un par de fans lo­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.