JAMIE DORNAN

El hom­bre más desea­do del mun­do (pa­ra mu­chas fer­vien­tes lec­to­ras) vuel­ve a la cartelera pa­ra des­pe­dir­se del per­so­na­je de Ch­ris­tian Grey en Cin­cuen­ta som­bras li­be­ra­das, úl­ti­ma en­tre­ga de la sa­ga crea­da por E. L. Ja­mes.

GQ (Spain) - - SUMARIO - NINO MUÑOZ

So­bre­vi­vir a

• RE­CI­BIR UN PA­PEL CO­MO CH­RIS­TIAN GREY ES UN AR­MA DE DO­BLE FI­LO. Por un la­do, es una opor­tu­ni­dad que, si se apro­ve­cha bien, pue­de con­ver­tir­te en un fe­nó­meno glo­bal. Por otro, es un per­so­na­je de los que mar­can una ca­rre­ra… pue­de que pa­ra mal (el protagonista de Cin­cuen­ta som­bras de Grey no es pre­ci­sa­men­te un ga­lán clá­si­co). Sin em­bar­go, da la sen­sa­ción de que a Jamie Dornan (Bel­fast, Ir­lan­da del Nor­te, 1982) es­to no le im­por­ta. Él mis­mo ha re­co­no­ci­do que si el sex sym­bol li­te­ra­rio con que­ren­cia por el sa­do le con­du­ce al des­cré­di­to, se­rán otros tra­ba­jos los que le ayu­den a le­van­tar­se. Ya lo hi­zo una vez. Tras años de trayectoria co­mo mo­de­lo, Jamie con­si­guió su­pe­rar los pre­jui­cios a los que se en­fren­ta un ti­po con su fí­si­co y abra­zar lo que real­men­te le apa­sio­na: ac­tuar.

Es in­tere­san­te rea­li­zar un re­pa­so de es­te im­pro­ba­ble icono pre­ci­sa­men­te aho­ra, con el es­treno es­te 9 de fe­bre­ro de Cin­cuen­ta som­bras li­be­ra­das, ter­ce­ra par­te de la po­pu­lar adap­ta­ción. Si re­vi­sa­mos en­tre­vis­tas que el no­rir­lan­dés con­ce­dió en 2014, po­de­mos des­cu­brir a un Jamie Dornan mu­cho más po­si­ti­vo, blin­da­do a las crí­ti­cas pre­vias a su de­but co­mo el se­ñor Grey. Las de un tiem­po des­pués, no obs­tan­te, nos mues­tran a uno más des­creí­do, pe­ro más sin­ce­ro y au­tén­ti­co, uno que re­co­no­ce que su in­ter­pre­ta­ción en la pri­me­ra cin­ta de la sa­ga fue tal vez la peor de su cu­rrí­cu­lum. ¿Y qué, si tie­ne otras me­jo­res? El tí­tu­lo al que si­gue de­di­can­do ma­yo­res pa­la­bras de or­gu­llo es The Fall (La ca­za), la se­rie bri­tá­ni­ca de in­tri­ga en la que dio vi­da a un pa­dre de fa­mi­lia/violador/ase­sino y por la que ob­tu­vo gran­des elo­gios. Tam­bién fue­ron sa­tis­fac­to­rias las re­views que lo­gró por la pe­lí­cu­la de Net­flix El ase­dio de Ja­dot­vi­lle; aun­que no tan­to por las de La re­su­rrec­ción de Louis Drax, del rea­li­za­dor fran­cés Ale­xan­dre Aja.

Pe­ro, ¿dón­de le ve­re­mos en los pró­xi­mos me­ses? Ade­más del desen­la­ce de la fran­qui­cia eró­ti­ca en la que ya le ima­gi­na­mos más que có­mo­do (tam­bién cree­mos que es­tá desean­do qui­tár­se­la de en­ci­ma, por las de­cla­ra­cio­nes a las que nos he­mos re­fe­ri­do an­tes), Jamie Dornan cuen­ta con otros pro­yec­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. En­tre ellos, Robin Hood: Origins, un nue­vo acer­ca­mien­to al hé­roe del bos­que de Sher­wood (apun­ta­mos: no se­rá Jamie el protagonista, sino Ta­ron Eger­ton); y My Din­ner with Her­vé, te­le­fil­me de HBO que se cen­tra en el ar­tis­ta fran­cés Her­vé Vi­lle­chai­ze (a quien en­car­na­rá Pe­ter Din­kla­ge).

A es­tas al­tu­ras, no hay du­da de que Jamie Dornan es una es­tre­lla in­ter­na­cio­nal, in­clu­so el hom­bre más desea­do del mun­do si nos guia­mos por las pa­sio­nes que desata en la sa­la de ci­ne. Qui­zás es­te­mos tam­bién an­te uno de los ac­to­res más cau­ti­va­do­res de su ge­ne­ra­ción, y desde lue­go an­te uno de los más in­te­li­gen­tes. Es­pe­ra­mos, eso sí, ver­lo en la piel de un per­so­na­je en el que por fin pue­da vol­car la de­ter­mi­na­ción de ese jo­ven de Bel­fast, he­ri­do a los 16 años por la muer­te de su ma­dre, atra­pa­do en ese chi­co de ba­rrio con ma­de­ra de mo­de­lo al que le en­can­tan los deportes y que un día se em­pe­ñó en de­di­car­se sí o sí a la in­ter­pre­ta­ción. Si no lle­ga, so­bre­vi­vi­rá. Holly­wood no le de­be na­da, pe­ro él tam­po­co le de­be na­da a Holly­wood.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.