ARMIE HAM­MER

Es nor­mal que sien­tas odio ha­cia tu co­che en un atas­co a las 7:35 AM, pe­ro pien­sa en los bue­nos ra­tos que has pasado a bor­do de él: via­jes con ami­gos, al­gún re­vol­cón ado­les­cen­te, con­du­cir por una ca­rre­te­ra de mon­ta­ña…

GQ (Spain) - - SUMARIO - POR JE­SÚS ME­RINO LÓ­PEZ · FO­TO­GRA­FÍAS PEGGY SIROTA

Pe­li pe­que­ña, ac­tua­ción gran­de.

Tras mu­cho in­ten­tar­lo, Armie Ham­mer por fin ha en­con­tra­do un pa­pel a su me­di­da (a ve­ces, me­nos es más): es una de las dos mi­ta­des del ro­man­ce fíl­mi­co más in­ten­so y mag­né­ti­co de los úl­ti­mos años, el que man­tie­ne con Ti­mot­hée Cha­la­met en la sen­sa­cio­nal 'Call Me By Your Name'.

A ARMIE HAM­MER (Ca­li­for­nia, EE UU, 1986), hay un man­tra –sa­ca­do del re­fra­ne­ro po­pu­lar (que es sa­bio y ha­bi­tual­men­te acer­ta­do)– que le va ni que pin­ta­do: más va­le ser ca­be­za de ra­tón que co­la de león. Ham­mer ha en­ca­de­na­do pro­yec­tos de­ma­sia­do gran­des, de­ma­sia­do ca­ros… y de­ma­sia­do in­sus­tan­cia­les. Pro­yec­tos fa­lli­dos por una cues­tión de ex­pec­ta­ti­va (si pro­me­tes un me­nú de Ar­zak, no pon­gas so­bre la me­sa una ham­bur­gue­sa de Mc­do­nald's). El lla­ne­ro so­li­ta­rio, El na­ci­mien­to de una na­ción, Mi­ne, Ope­ra­ción U.N.C.L.E.… Uf, cuán­ta pe­lí­cu­la tan bien ven­di­da y no tan bien eje­cu­ta­da. So­bre el pa­pel se pre­sen­ta­ban co­mo block­bus­ters de ma­nual, co­mo cin­tas con al­ma, pe­ro la ta­qui­lla man­da y to­das ellas aca­ba­ron con­vir­tién­do­se en agu­je­ros ne­gros de dó­la­res. Me­nu­do des­pil­fa­rro. "Es­ta­ba har­to y frus­tra­do, así que pen­sé: 'Me in­tere­sa ha­cer al­go pe­que­ño. Quie­ro te­ner que con­du­cir yo mis­mo has­ta el set de ro­da­je por­que el equi­po de pro­duc­ción no tie­ne di­ne­ro ni pa­ra pa­gar­me un bi­lle­te de avión", ex­pli­ca Ham­mer a GQ.

Ese "al­go pe­que­ño" a lo que se re­fie­re res­pon­de al nom­bre de Call Me By Your Name, a prio­ri una in­ti­mis­ta cin­ta de au­tor (del ita­liano Luca Guadagnino; de quien pue­des sa­ber al­go más en es­te mis­mo ejem­plar) que aho­ra se pre­sen­ta en cartelera co­mo una de las me­jo­res pe­lí­cu­las de la dé­ca­da (si pien­sas que exa­ge­ra­mos es por­que to­da­vía no has te­ni­do la suer­te de ver­la: es real­men­te ma­ra­vi­llo­sa).

Con un guión ba­sa­do en la no­ve­la de An­dré Aci­man (Llá­ma­me por tu nom­bre; edi­ta­da en Es­pa­ña por Al­fa­gua­ra) y adap­ta­do por Ja­mes Ivory y por el pro­pio Guadagnino, Call Me By Your Name ha­ce fo­co en la his­to­ria de amor en­tre un ado­les­cen­te (Ti­mot­hée Cha­la­met; a quien tam­bién has vis­to ha­ce unas pá­gi­nas) y el ayu­dan­te ame­ri­cano de su pa­dre (Ham­mer). El jo­ven Elio (Ti­mot­hée) se mues­tra dis­tan­te al co­no­cer al nue­vo em­plea­do de la fa­mi­lia, pe­ro con­for­me avan­za el ve­rano su atrac­ción mu­tua se ha­ce más in­ten­sa. La lo­ca­li­za­ción, el so­lea­do nor­te de Ita­lia del ve­rano de 1983, embellece, y de qué ma­ne­ra, un ro­man­ce con vi­sos de pa­sar a for­mar par­te de nues­tro ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo fíl­mi­co: "Luca fue ca­paz de in­tro­du­cir un ele­men­to de La Dol­ce Vi­ta que ya no exis­te en Ita­lia. Po­der tra­ba­jar con él y con to­das esas per­so­nas de las que ho­nes­ta­men­te me enamo­ré, fue una ana­lo­gía per­fec­ta de la his­to­ria que se cuen­ta en la pe­lí­cu­la".

El fil­me to­ma for­ma con los pa­sos ha­cia de­lan­te y ha­cia atrás que dan los per­so­na­jes de Elio y Oli­ver en su re­la­ción. "Mu­chas escenas de se­xo se cen­tran en ave­ri­guar qué án­gu­lo que­da me­jor en pan­ta­lla, pe­ro en Call Me By Your Name ve­mos a dos per­so­nas ex­plo­ran­do sus cuer­pos con an­sia. El re­sul­ta­do es muy na­tu­ral, co­mo esa pri­me­ra vez que tie­nes un en­cuen­tro se­xual con al­guien y sien­tes que en­tre am­bos hay in­cer­ti­dum­bre, des­co­no­ci­mien­to, y que to­da­vía tie­nes que des­cu­brir có­mo ac­tuar", ex­pli­ca Armie.

Am­bos in­tér­pre­tes tu­vie­ron pre­sen­cia en los Glo­bos de Oro de es­te año. Era de es­pe­rar que su ro­man­ce es­ti­val les co­lo­ca­se en la ca­rre­ra por los gran­des pre­mios. Al cie­rre de es­te nú­me­ro aún no se co­no­cían las no­mi­na­cio­nes a los Os­car, pe­ro to­do ha­ce in­di­car que el uno y el otro tam­bién es­ta­rán en el Dolby Thea­tre el 4 de mar­zo. Su si­ner­gia es evi­den­te. "Du­ran­te el ro­da­je, Ti­mot­hée y yo mon­ta­mos en bi­ci, es­cu­cha­mos mú­si­ca, ha­bla­mos, co­mi­mos y pa­sa­mos tiem­po en los mis­mos si­tios en los que se nos ve en la pe­lí­cu­la, de ahí que nues­tra quí­mi­ca que­de tan pa­ten­te en pan­ta­lla". En su con­tra po­dría ju­gar que la Aca­de­mia, ese en­te al­go an­ti­cua­do, ya cu­brió el cu­po de las 'mi­no­rías' el año pasado (Moon­light, cin­ta que tam­bién tra­ta la ho­mo­se­xua­li­dad, se lle­vó el Os­car a la Me­jor pe­lí­cu­la) y tal vez no quie­ra pa­re­cer de­ma­sia­do pro­gre­sis­ta.

Sea co­mo fue­re, Call Me By Your Name es la pe­lí­cu­la que cam­bia­rá la ca­rre­ra de Armie Ham­mer, ese pro­yec­to "pe­que­ño" que en reali­dad es gran­de. Gran­de e inol­vi­da­ble co­mo un idi­lio de ve­rano, co­mo el re­cuer­do del pri­mer amor.

En la pri­me­ra tem­po­ra­da de Mad Men, Don Dra­per mues­tra el anun­cio de un co­che que apa­re­ce en la re­vis­ta Li­fe mien­tras di­ce que no sa­be qué odia más, si el anun­cio o el co­che. Tras una lar­ga dis­cu­sión, Dra­per ad­mi­te que la es­tra­te­gia del anun­cio fun­cio­na: "Lo ames o lo odies, he­mos es­ta­do ha­blan­do so­bre él du­ran­te los úl­ti­mos 15 mi­nu­tos". Desde la dé­ca­da de los 50, la pu­bli­ci­dad nos ha me­ti­do en la ca­be­za que con­du­cir es un pla­cer, que te gus­ta con­du­cir y que si no re­co­rres EE UU subido a un Che­vro­let no eres na­die. Tam­bién lo han he­cho las pe­lí­cu­las a tra­vés de icó­ni­cas escenas: ese asien­to de atrás con Da­niel Day-le­wis y la pri­ma de su pro­me­ti­da, la con­de­sa que in­ter­pre­ta Mi­che­lle Pfeif­fer en La edad de la inocen­cia; el via­je de la fa­mi­lia Hoo­ver en Pe­que­ña Miss Suns­hi­ne; los Dos en la ca­rre­te­ra de Al­bert Fin­ney y Au­drey Hep­burn; Thel­ma y Loui­se; Las va­ca­cio­nes de una chi­fla­da fa­mi­lia ame­ri­ca­na; o la sen­sa­ción de que es per­fec­ta­men­te fac­ti­ble re­co­rrer una ciu­dad subido a las ace­ras si es­ca­pas del ma­lo o lle­vas un ma­le­tín con có­di­gos nu­clea­res que aca­bas de ro­bar­le al mi­nis­tro de De­fen­sa ru­so.

Yo con­fie­so que odio con­du­cir en ciu­dad, odio a la gen­te que aprie­ta la bo­ci­na en los atas­cos co­mo si por cien­cia in­fu­sa fue­sen a des­apa­re­cer los 20 co­ches que tie­ne de­lan­te –de­jad de pi­tar en los atas­cos, en se­rio–, de­tes­to que los co­ches se co­man un 80% del es­pa­cio pú­bli­co de las ciu­da­des, odio la sen­sa­ción de en­jam­bre per­ma­nen­te. Pe­ro tam­bién creo (aten­ción, pu­bli­ci­ta­rios) que mu­chas gran­des co­sas de la vi­da ocu­rren den­tro de un co­che. Em­pe­zan­do por la más im­por­tan­te: bai­lar y can­tar den­tro de uno co­mo si te fue­ses a des­ga­ñi­tar. Las emo­cio­nes de una can­ción se sien­ten más pro­fun­da­men­te en el ca­mino. Re­co­noz­co el pla­cer de ir en co­che de no­che, cuan­do la pe­num­bra te ro­dea en me­dio de la ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial, con las lu­ces ro­jas o ver­des de las áreas de ser­vi­cio re­fle­ján­do­se en los ca­pós. Me gus­tan, y mu­cho, las áreas de ser­vi­cio. Me gus­ta re­lle­nar mi Es­tre­lla Road Mi­che­lin con aque­llas que sir­ven el me­jor bo­ca­di­llo de lo­mo con que­so. Me gus­ta es­cu­char un par­ti­do de fút­bol con mi pa­dre den­tro de un co­che. Me gus­ta es­cu­char du­ran­te ho­ras la ra­dio en el co­che. Me gus­ta con­tem­plar du­ran­te ki­ló­me­tros la na­da o el to­do en los via­jes: los in­ver­na­de­ros en Al­me­ría, las tie­rras de cam­pos que re­tra­ta David Trueba en su úl­ti­mo li­bro, el ver­de del Nor­te, las cur­vas es­car­pa­das de la Cos­ta Bra­va, el pai­sa­je lu­nar de Lan­za­ro­te. Qui­zá por­que en el día a día no te pue­des pa­rar a con­tem­plar na­da. Me gus­ta la sen­sa­ción de re­co­ger a al­guien en el ae­ro­puer­to, o de que me ven­gan a re­co­ger. Y me gus­ta que el mo­men­to en el que peor nos ali­men­te­mos sea du­ran­te los via­jes en co­che (y que al­ma­ce­ne­mos pro­vi­sio­nes de azú­car co­mo pa­ra que la OMS nos qui­te el car­net y las cua­tro úl­ti­mas ITV).

És­ta no es una co­lum­na de amor a los co­ches, ni mu­cho me­nos. No en­tien­do de co­ches. No sé ni cuán­tos ca­ba­llos tie­ne el mío. No con­duz­co bien, de he­cho. És­ta es una co­lum­na de­di­ca­da a las co­sas que ocu­rren den­tro de ellos.

pan­ta­lo­nes Ca­mi­se­ta y Lau­ren, Po­lo Ralph Lou­bou­tin Ch­ris­tian bo­tas Tom Ford. y ga­fas y cin­tu­rón

to­das esas gran­des Haz me­mo­ria y pien­sa en con los pro­ta­go­nis­tas se­cuen­cias que se han ro­da­do en Mie­do Thel­ma y Loui­se, a bor­do de un co­che. En unas cuan­tas, ¿verdad? y as­co en Las­ve­gas… Sa­len en Trans­for­mers o Cars– In­clu­so hay pe­lí­cu­las –co­mo mis­mí­si­mos hé­roes. las que los co­ches son los CUL­TU­RA POP SON PAR­TE DE LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.