Yo vi jugar a An­drés Inies­ta.

GQ (Spain) - - Sumario - Die­go Merino Da­niel Entrialgo

Des­púes de 15 tem­po­ra­das bri­llan­do al­re­de­dor de un ba­lón, ha de­ci­di­do po­ner fin a una eta­pa inol­vi­da­ble. Cie­rra su ta­qui­lla del ves­tua­rio del Ba­rça, club al que lle­gó sien­do ape­nas un ni­ño, pa­ra bus­car –co­mo Mar­co Po­lo– nue­vas ru­tas en la vi­da, más allá de la vie­ja Eu­ro­pa. El Mun­dial de Ru­sia se­rá su úl­ti­ma ci­ta con la éli­te del fút­bol, club VIP del que ja­más ha de­ja­do de ser miem­bro. En GQ sen­tía­mos la ne­ce­si­dad de dar­le las gra­cias en vues­tro nom­bre –y desear­le suer­te– an­tes de ver­lo par­tir.

An­drés Inies­ta te­nía ape­nas diez añi­tos el día en que Ju­lio Sa­li­nas se que­dó so­lo de­lan­te de Pa­gliu­ca. Es­pa­ña ju­ga­ba con­tra Ita­lia los cuar­tos de fi­nal del Mun­dial de 1994 y –co­mo era su cos­tum­bre– no pa­só de ahí. "Aquel Mun­dial del 94, el de EE UU, es el pri­me­ro del que ten­go re­cuer­do", re­me­mo­ra Inies­ta. "Lo vi en mi ca­sa de Al­ba­ce­te, en la te­le del sa­lón, con mis pa­dres. Aun­que era só­lo un ni­ño, lo ten­go gra­ba­do en la ca­be­za. Es­pa­ña ju­gó bien, pe­ro aca­bó per­dien­do. ¡Có­mo ol­vi­dar aque­lla ima­gen de Luis En­ri­que san­gran­do por la na­riz en la úl­ti­ma ju­ga­da…! Sí, lo ten­go mar­ca­do bien aden­tro". Quién le iba a de­cir en­ton­ces al ni­ño An­dre­si­to que aquel futbolista que llo­ra­ba de ra­bia en la te­le con la na­riz ro­ta y la ca­mi­se­ta en­san­gren­ta­da aca­ba­ría sien­do un día su en­tre­na­dor y que con él ga­na­ría su cuar­ta Co­pa de Eu­ro­pa. O que un pu­ña­do de me­ses des­pués, tras ver­lo des­pun­tar en un tor­neo in­fan­til, el FC Bar­ce­lo­na iba a fi­char­lo pa­ra sus ca­te­go­rías in­fe­rio­res, cam­bian­do su vi­da pa­ra siem­pre y convirtiendo La Ma­sia azul­gra­na en su nue­vo ho­gar. Pe­ro, so­bre to­do, quién iba a de­cir­le a ese pe­co­so ni­ño man­che­go de Fuen­teal­bi­lla, que veía em­bo­ba­do un par­ti­do de la se­lec­ción en un vie­jo te­le­vi­sor de pan­ta­lla com­ba­da, que –un día le­jano– él tam­bién se que­da­ría de­lan­te de un por­te­ro en un Mun­dial; y que un país en­te­ro man­ten­dría la res­pi­ra­ción du­ran­te me­dio se­gun­do, es­pe­ran­do a que chu­ta­ra des­de la otra es­qui­na del pla­ne­ta. Ocu­rri­ría 16 años des­pués, pe­ro no con­tra un guar­da­me­ta ita­liano, sino ho­lan­dés; y no en una eli­mi­na­to­ria de cuar­tos sino en la gran fi­nal. El za­pa­ta­zo que lo cam­bió to­do.

HACE NO DE­MA­SIA­DO, Ju­lio Sa­li­nas dio una en­tre­vis­ta en la te­le. Allí con­fe­só al­go que to­do el mun­do sos­pe­cha­ba. "Han pa­sa­do más de 20 años de aque­lla ju­ga­da, pe­ro da igual. Va­ya don­de va­ya to­do el mun­do me la re­cuer­da. Es mi cruz". Ju­lio Sa­li­nas se que­dó so­lo de­lan­te de Pa­gliu­ca… y fa­lló. Co­mo Car­de­ño­sa a puer­ta va­cía en el 78; co­mo Eloy en la tan­da de pe­nal­tis del 86… La mal­di­ción de cuar­tos, los fan­tas­mas del pa­sa­do y los la­men­tos por las opor­tu­ni­da­des per­di­das va­gan con sus ca­de­nas oxi­da­das por el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo de los afi­cio­na­dos.

Y en­ton­ces lle­gó el mo­men­to de­ci­si­vo. El día D y la ho­ra H. Johan­nes­bur­go, Su­dá­fri­ca, es­ta­dio Soc­cer City; 11 de ju­lio de 2010, mi­nu­to 116, du­ran­te la pró­rro­ga. Un pa­se la­te­ral de Cesc, un de­fen­sa que ro­za la pe­lo­ta y un ob­je­to es­fé­ri­co de cue­ro que que­da bo­tan­do de­lan­te de An­drés Inies­ta. Mu­cho más que un sim­ple ba­lón. Era su aquí y aho­ra. El mo­men­to más de­ci­si­vo de su ca­rre­ra y de la his­to­ria del fút­bol es­pa­ñol. "Hace ocho años ya de aquel ins­tan­te", re­me­mo­ra Inies­ta con una son­ri­sa tra­za­da en el men­tón, "pe­ro aún pue­do sen­tir­lo co­mo si hu­bie­ra ocu­rri­do ayer mis­mo. Di­cen que el tiem­po te cam­bia la for­ma de ver las co­sas, pe­ro yo si­go re­cor­dán­do­lo to­do del mis­mo mo­do. El he­cho de es­tar ahí, con­tro­lan­do ese ba­lón, el se­gun­do exac­to de chu­tar, co­rrer pa­ra ce­le­brar­lo con los com­pa­ñe­ros… pa­sa­rá el tiem­po que pa­se, pe­ro lo ten­dré siem­pre pre­sen­te. Tan­to por lo vi­vi­do co­mo por la in­ten­si­dad. ¿Qué pue­do de­cir? Es un mo­men­to úni­co en to­da una vi­da".

¿Y si hu­bie­ra fa­lla­do? ¿Y si el por­te­ro hu­bie­ra des­via­do aquel dis­pa­ro? ¿Le per­se­gui­ría esa oca­sión erra­da pa­ra siem­pre? "El fút­bol y el de­por­te tie­nen esas co­sas", afir­ma. "Pa­ra lo bueno y pa­ra lo ma­lo. La gen­te se que­da con si­tua­cio­nes muy con­cre­tas. Yo tu­ve la suer­te de es­tar jus­to ahí, en el ins­tan­te pre­ci­so; y tam­bién tu­ve la suer­te de de­jar un re­cuer­do tan im­bo­rra­ble aquel día. En mo­men­tos co­mo ésos no pue­des pen­sar en na­da, son dé­ci­mas de se­gun­do las que trans­cu­rren des­de que re­ci­bes el pa­se, dis­pa­ras y mar­cas el gol. Lue­go, van pa­san­do co­sas y te vas dan­do cuen­ta de la mag­ni­tud de to­do. De la di­men­sión. Pe­ro en el mo­men­to… [Inies­ta hace un pe­que­ño si­len­cio, co­mo si es­tu­vie­ra sa­bo­rean­do los re­cuer­dos]. Pa­só to­do muy rá­pi­do, me vi de­lan­te del por­te­ro y só­lo pen­sa­ba en chu­tar. De lo que sí me acuer­do es de una sen­sa­ción –un po­co ra­ra– co­mo de no es­cu­char na­da. Se hi­zo de pron­to un gran si­len­cio a mi al­re­de­dor. Éra­mos yo y el ba­lón. Los dos so­los. Cuan­do vi­ves al­go así, en pri­me­ra per­so­na… no sé, es ex­tra­or­di­na­rio".

LOS FUT­BO­LIS­TAS son va­ni­do­sos por na­tu­ra­le­za, es ca­si un pleo­nas­mo afir­mar­lo, pe­ro exis­te una gran es­ca­la de gri­ses en­tre unos to­nos y otros. Mu­chos de los ído­los ac­tua­les (to­dos te­ne­mos sus nom­bres en la ca­be­za) hu­bie­ran en­tre­ga­do su co­lec­ción de co­ches de­por­ti­vos por po­der ha­ber si­do pro­ta­go­nis­tas de una es­ce­na así en una fi­nal de un Mun­dial. Co­rrer con los bra­zos en al­to por el cam­po sa­bien­do que los fo­tó­gra­fos que te ro­dean es­tán sa­can­do ins­tan­tá­neas eter­nas, postales pa­ra la his­to­ria. Pe­ro Inies­ta no es así. O al me­nos, no en ese sen­ti­do. Días des­pués de pro­cla­mar­se cam­peón del mun­do, du­ran­te la mul­ti­tu­di­na­ria e inol­vi­da­ble ce­le­bra­ción que tu­vo lu­gar en la pla­za de Co­lón de Ma­drid, un achis­pa­do Pe­pe Rei­na rea­li­zó una in­tro­duc­ción glo­rio­sa de ca­da uno de los ju­ga­do­res que for­ma­ban aquel equi­po. Cuan­do lle­gó el turno de Inies­ta, abru­ma­do por los ha­la­gos y al­go so­bre­pa­sa­do por la ex­ce­si­va ex­po­si­ción que es­ta­ba re­ci­bien­do su fi­gu­ra –cons­tan­te cen­tro de aten­ción gra­cias a su gol de­ci­si­vo–, ape­nas acer­tó a ex­cla­mar (me­dio en bro­ma, me­dio en se­rio): "Si lo sé, no lo me­to".

"Evi­den­te­men­te, lo di­je en bro­ma", nos re­ve­la di­ver­ti­do. "Cla­ro que me ale­gro de ha­ber si­do yo quien mar­ca­ra ese día, pe­ro tam­bién es cier­to que to­do el lío que se for­mó lue­go me dio un po­co de apu­ro. Es al­go que cual­quier ni­ño soñaría en su ca­ma an­tes de dor­mir. Ima­gí­na­te, ga­nar un Mun­dial, mar­car tú el gol de la vic­to­ria… es prác­ti­ca­men­te lo má­xi­mo. Lo que sí sien­to, co­mo futbolista y co­mo per­so­na, es un gran or­gu­llo. No hay lí­mi­tes pa­ra des­cri­bir­lo. Ha­cer fe­li­ces a tan­tos mi­llo­nes de per­so­nas de gol­pe es al­go má­gi­co. Me to­có vi­vir­lo a mí, tu­ve esa for­tu­na y no hay du­da de que es al­go es­pe­cial".

ES LO QUE SOÑARÍA CUAL­QUIER NI­ÑO AN­TES DE IR­SE A LA CA­MA: GA­NAR UN MUN­DIAL, MAR­CAR TÚ EL GOL DE LA VIC­TO­RIA… LO QUE ME PA­SÓ ES PRÁC­TI­CA­MEN­TE LO MÁ­XI­MO"

Inies­ta es lo que se lla­ma –co­mo re­za­ba aque­lla pe­lí­cu­la de John Way­ne– un hom­bre tran­qui­lo. Nun­ca ha lle­va­do pei­na­dos es­tram­bó­ti­cos, no lu­ce ta­tua­jes, nun­ca ha da­do ti­tu­la­res in­cen­dia­rios. Si pre­gun­tas aque­llo de y có­mo es él a las per­so­nas que lo co­no­cen, ca­si siem­pre te dan la mis­ma res­pues­ta. "Es muy nor­mal". Nor­ma­li­dad y na­tu­ra­li­dad. Pue­de que sean las dos pa­la­bras que me­jor lo de­fi­nan. Ha lle­ga­do a la se­sión de fo­tos pa­ra GQ en un uti­li­ta­rio de ga­ma me­dia, vis­te un jer­sey azul de Bik­kem­bergs, pan­ta­lo­nes chi­nos co­lor cre­ma y unas za­pa­ti­llas de de­por­te. Vie­ne di­rec­ta­men­te de en­tre­nar, se to­ma un par de bro­che­tas de fru­ta del ca­te­ri­ng y nos di­ce que quie­re em­pe­zar cuan­to an­tes. Los fo­cos ya le es­tán es­pe­ran­do.

La gen­te del Ba­rça lo ado­ra. Des­de el uti­lle­ro has­ta el pre­si­den­te. Ja­más ha da­do nin­gún pro­ble­ma. Pa­ra ellos es sim­ple­men­te An­drés. En la ma­yo­ría de los es­ta­dios, aun­que las afi­cio­nes sean ri­va­les (o di­rec­ta­men­te enemi­gas), el pú­bli­co lo aplau­de de for­ma es­pon­tá­nea cuan­do aban­do­na el cam­po al ser sus­ti­tui­do. Es co­mo si qui­sie­ran de­mos­trar­le una es­pe­cie de gra­ti­tud eter­na. To­da Es­pa­ña vi­bró con su gol. Un gol que du­ran­te un tiem­po nos unió de un mo­do que ja­más la po­lí­ti­ca ha con­se­gui­do igua­lar. Co­mo di­ce un anun­cio de la te­le: "¡Pe­ro qué di­fí­cil es que ha­blen bien de uno!".

"Pa­ra mí es un pri­vi­le­gio", afir­ma. "Sa­ber que for­mo par­te de la his­to­ria de nues­tro país, de nues­tro fút­bol; de al­go que que­da­rá pa­ra siem­pre. Por su­pues­to, es el fru­to de un tra­ba­jo; de­trás hay to­da una ca­rre­ra que tie­nes que ir cons­tru­yen­do día a día. Aun­que, cla­ro, hay días que son más es­pec­ta­cu­la­res que otros [ríe]".

Las mu­sas del fút­bol son aman­tes ca­pri­cho­sas. Uno nun­ca sa­be cuán­do van a pre­sen­tar­se a la ci­ta ga­lan­te. "Mi re­la­ción con el gol siem­pre ha si­do pun­tual, en mo­men­tos muy mar­ca­dos", co­men­ta Inies­ta. "En to­da mi vi­da de­por­ti­va, ja­más he si­do un gran rea­li­za­dor. Si ana­li­zas mis nú­me­ros, ve­rás que ésa nun­ca ha si­do mi

Ume­jor vir­tud; siem­pre he en­ten­di­do el jue­go co­mo al­go que va mu­cho más allá". Y sin em­bar­go, pu­ro ca­pri­cho de esas mu­sas, An­drés tam­bién fue pro­ta­go­nis­ta de uno de los go­les más re­cor­da­dos por la hin­cha­da del FC Bar­ce­lo­na, el club de to­da su vi­da. El que le mar­có al Chel­sea en el úl­ti­mo sus­pi­ro du­ran­te las se­mi­fi­na­les de la Cham­pions de 2009. El Inies­ta­zo. "El des­tino qui­so que es­tu­vie­ra jus­to ahí. ¡Ya ves qué ca­sua­li­dad! Sin du­da, son los dos tan­tos que más han mar­ca­do mi ca­rre­ra: uno con la se­lec­ción y otro con mi equi­po de siem­pre". Di­ría­mos en­ton­ces que Inies­ta mar­ca po­cos go­les, ¡pe­ro va­ya go­les! Al­guien le quie­re ahí arri­ba. "Tie­nes ra­zón, es al­go cu­rio­so. Yo tam­bién lo he pen­sa­do al­gu­na vez. No sé, lo me­jor es acep­tar­lo de for­ma natural. No dar­le de­ma­sia­das vuel­tas. Ha ocu­rri­do y ya es­tá. Aho­ra, eso no me lo qui­ta na­die".

Cuan­do uno re­cu­pe­ra al­gu­na de esas ju­ga­das, mil ve­ces vi­sio­na­das en You­tu­be, des­cu­bre a un Inies­ta mu­cho más jo­ven, más tierno en su ros­tro. Pa­re­ce men­ti­ra pe­ro han pa­sa­do ocho años des­de en­ton­ces. "He evo­lu­cio­na­do mu­cho. Co­mo per­so­na y co­mo ju­ga­dor", afir­ma. "Ha ha­bi­do bas­tan­tes acon­te­ci­mien­tos en mi vi­da des­de aquel gol de Su­dá­fri­ca, co­sas que te van pa­san­do a ni­vel per­so­nal y fa­mi­liar. El he­cho de ser pa­dre [Inies­ta y su es­po­sa Maribel han te­ni­do has­ta aho­ra tres hi­jos: Va­le­ria, Pao­lo An­drea y la pe­que­ña Sie­na, que aca­ba de cum­plir un año] me ha cam­bia­do to­tal­men­te la for­ma de ver las co­sas. De­por­ti­va­men­te, he vi­vi­do mo­men­tos úni­cos –muy bo­ni­tos– y he in­ten­tan­do dis­fru­tar­los al má­xi­mo. Tam­bién ha ha­bi­do de­cep­cio­nes co­mo es natural, no te voy a en­ga­ñar. Pe­ro en ge­ne­ral, es­toy muy fe­liz con to­do lo que he vi­vi­do".

na de esas de­cep­cio­nes la com­par­ti­mos to­dos hace cua­tro años, en el Mun­dial de Bra­sil. La se­lec­ción acu­día a la ci­ta con el car­tel de cam­peo­na del mun­do y, sin em­bar­go, no pa­sa­mos si­quie­ra de la pri­me­ra fa­se. Del to­do a la na­da. Un fra­ca­so ab­so­lu­to. "No es­tu­vi­mos al ni­vel que te­nía­mos que es­tar", afir­ma Inies­ta. "No creo que hu­bie­ra un fac­tor con­cre­to al que echar­le la cul­pa: por es­to o por aque­llo. Ni can­san­cio ni fal­ta de aten­ción. Más bien fue un cú­mu­lo de co­sas. En los par­ti­dos de­ci­si­vos de una com­pe­ti­ción tan exigente, si en vez de es­tar a un ni­vel diez, es­tás a ni­vel ocho, pues a ve­ces no te al­can­za. No hay per­dón. Los equi­pos te pa­san por en­ci­ma. Eso es lo que nos pa­só. Hay que va­lo­rar lo con­se­gui­do y ser cons­cien­tes de que ga­nar un Mun­dial es al­go ca­si im­po­si­ble, muy muy di­fí­cil. Ir pa­san­do rondas, una a una, tie­ne una dificultad má­xi­ma. Eso sí, lo que nos ocu­rrió en Bra­sil hace cua­tro años nos de­be ser­vir de to­que de aten­ción pa­ra es­te Mun­dial. Ire­mos to­dos a Ru­sia con pies de plomo".

¿Ba­ra­ja­mos en­ton­ces po­si­bi­li­da­des reales de aña­dir una se­gun­da es­tre­lla de cam­peo­nes a la ca­mi­se­ta ro­ja? "Te­ne­mos una gran se­lec­ción", afir­ma. "Pe­ro es­ta­mos en otra eta­pa, una nue­va, con otro en­tre­na­dor y otro staff, y ju­ga­do­res jó­ve­nes que se han ido in­cor­po­ra­do úl­ti­ma­men­te. Una bue­na mez­cla en­tre ju­ven­tud y ex­pe­rien­cia. Eso es un plus. So­bre el pa­pel, nues­tra se­lec­ción es una de las que pue­den es­tar as­pi­ran­do, pe­ro só­lo si man­te­ne­mos el ni­vel. ¿Las fa­vo­ri­tas? Te di­ría que las ha­bi­tua­les: Bra­sil, Fran­cia, Ar­gen­ti­na, Ale­ma­nia… Lue­go siem­pre sa­le al­gu­na se­lec­ción sor­pre­sa que lo hace muy bien tam­bién. Res­pe­to a to­das por igual".

HE EVO­LU­CIO­NA­DO MU­CHO CO­MO FUTBOLISTAY CO­MO PER­SO­NA DES­DE AQUEL GOL DE 2010. EL HE­CHO DE SER PA­DRE, POR EJEM­PLO, ME HA CAM­BIA­DO TO­TAL­MEN­TE LA FOR­MA DE EN­TEN­DER LA VI­DA"

LA SE­SIÓN DE FO­TOS ha ido mu­cho me­jor de lo es­pe­ra­do. A pe­sar de su apa­ren­te ti­mi­dez, An­drés ha sa­bi­do mi­rar de tú a tú al ob­je­ti­vo. Sin mie­do ni do­ble­ces. Pe­ro es ho­ra ya de ir apa­gan­do las lu­ces, re­co­ger el ma­te­rial y sa­lir dis­cre­ta­men­te de es­ce­na. Des­pués de 15 años en Pri­me­ra Di­vi­sión y más de 30 tí­tu­los co­mo futbolista del FC Bar­ce­lo­na (club en el que ha ga­na­do to­do lo que uno pue­da ima­gi­nar), Inies­ta anun­ció el pa­sa­do 27 de abril, en una emo­ti­va rue­da de pren­sa, su vo­lun­tad de po­ner pun­to fi­nal a su lar­ga eta­pa en la Li­ga es­pa­ño­la, una de­ci­sión que no to­dos han aca­ba­do de com­pren­der.

Qui­zá po­dría –ar­gu­men­tan al­gu­nos– ha­ber es­ti­ra­do un po­co más el tiem­po. Pi­sar la pe­lo­ta co­mo só­lo él pue­de, so­bar­la cer­qui­ta del área y aguan­tar en pri­me­ra lí­nea –quién sa­be– al me­nos una tem­po­ra­da más. Pe­ro el man­che­go as­pi­ra a de­jar­lo en el mo­men­to jus­to: an­tes de em­pe­zar la cues­ta aba­jo; pu­dien­do mi­rar ha­cia atrás sin mie­dos ni re­pro­ches, sa­bien­do que to­das las hue­llas que ha ido de­jan­do en el sen­de­ro re­co­rri­do le agra­dan y re­con­for­tan. "Lo úni­co que pen­sé el día que lle­gué aquí, con 12 años", nos cuen­ta, "fue que mi me­ta en la vi­da era lle­gar a ser futbolista de Pri­me­ra Di­vi­sión; y lle­gar a ser­lo con el Ba­rça. Cos­ta­se lo que cos­ta­se. Aque­llos ini­cios en el pri­mer equi­po no fue­ron na­da fá­ci­les. Te­nía tan só­lo 18 años y muy po­cos ju­ga­do­res son ti­tu­la­res a esa edad en sus equi­pos. Me lo to­mé co­mo un apren­di­za­je más en la vi­da, eta­pas que hay que ir que­man­do has­ta ad­qui­rir más con­fian­za, jugar con más re­gu­la­ri­dad y ver có­mo to­do va sa­lien­do po­co a po­co. Sin­ce­ra­men­te, es­toy muy sa­tis­fe­cho del ca­mino que he ido ha­cien­do al an­dar y de có­mo me han ido las co­sas. En los úl­ti­mos años, el he­cho de no jugar con tan­ta asi­dui­dad, sa­lir só­lo en las se­gun­das par­tes o las le­sio­nes han te­ni­do sus ven­ta­jas y sus in­con­ve­nien­tes. Pe­ro siem­pre he in­ten­ta­do sa­car lo po­si­ti­vo de los mo­men­tos me­nos fá­ci­les. Si hay al­go que he apren­di­do du­ran­te es­te úl­ti­mo tra­mo de mi ca­rre­ra –o al me­nos me he es­for­za­do en in­ten­tar apren­der– es a dis­fru­tar del mo­men­to, va­lo­rar el ins­tan­te; y lue­go a par­tir de ahí… ir avan­zan­do. In­ten­to plan­tear­me el fu­tu­ro de aquí a unos cuan­tos me­ses na­da más. To­da­vía no sé lo que ha­ré den­tro de unos años".

Van Gaal –siem­pre po­si­ti­fo– fue el téc­ni­co que le hi­zo de­bu­tar en el pri­mer equi­po. Con Pep Guar­dio­la en el ban­qui­llo vi­mos qui­zás al Inies­ta más des­lum­bran­te (to­da­vía na­die en­tien­de por qué no ga­nó el Ba­lón de Oro aquel 2010). Rij­kaard, Luis Aragonés, Del Bos­que, Luis En­ri­que, Val­ver­de… ¿Qué im­por­tan­cia le da un ti­po co­mo él, ben­de­ci­do con el ta­len­to in­na­to, al fac­tor mís­ter? "Pa­ra mí, el en­tre­na­dor de­be ser el líder del equi­po. De he­cho, es el je­fe. Co­mo el pro­fe­sor en un co­le­gio o el en­car­ga­do su­pe­rior que ca­da uno tie­ne en su tra­ba­jo. Es el que tie­ne que man­dar, el que tie­ne que de­cir ha­cia dón­de de­be ir el equi­po. Tie­ne que co­no­cer có­mo jue­gan sus ju­ga­do­res, có­mo se com­por­tan y, a par­tir de ahí, bus­car siem­pre el equi­li­brio de las co­sas. In­du­da­ble­men­te, pa­ra mí, los en­tre­na­do­res han si­do fundamentales. En el cam­po es­ta­mos los fut­bo­lis­tas, pe­ro yo di­ría que to­dos los equi­pos en los que he ju­ga­do han es­ta­do mar­ca­dos por el en­tre­na­dor y su for­ma de trans­mi­tir. Só­lo en­tien­do el fút­bol de ese mo­do".

A su la­do, de­vol­vién­do­le la pe­lo­ta o re­ci­bien­do sus pa­ses al des­mar­que con un sim­ple ges­to en la mi­ra­da, Inies­ta ha com­par­ti­do gui­ños y re­ga­tes con al­gu­nos de los me­jo­res ta­len­tos de los úl­ti­mos tiem­pos: Ro­nal­din­ho, Xa­vi, Ney­mar… y có­mo no, un tal Leo Mes­si. "Prác­ti­ca­men­te, nues­tras vi­das de­por­ti­vas han ido co­rrien­do a la par", con­fie­sa Inies­ta. "Des­de los días de La Ma­sia has­ta los ves­tua­rios del Camp Nou. Tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da, com­par­tien­do tan­to lo bueno co­mo lo ma­lo… y te di­go una co­sa: no he vis­to a na­die que pue­da pa­re­cer­se a él. Y tam­po­co sé si lo ve­ré. Ca­da cual pue­de te­ner sus gus­tos y opi­nio­nes, res­pe­ta­bles, pe­ro pa­ra mí –co­mo futbolista– no hay nin­guno co­mo él. Lo que más des­ta­ca­ría de Leo, sin du­da, es la re­gu­la­ri­dad. Año tras año, ha ido de­mos­tran­do que es el nú­me­ro uno, sien­do de­ter­mi­nan­te en mu­chos par­ti­dos". ¿Y ya lo per­ci­bíais así cuan­do ape­nas era un ni­ño?, le pre­gun­to. "Sí", afir­ma ro­tun­do. "A los ju­ga­do­res di­fe­ren­tes los ves tan­to con 12 años co­mo con 18. Des­de que pi­só Bar­ce­lo­na se no­ta­ba lo dis­tin­to que era. Lue­go, a me­di­da que han pa­sa­do los años, ha ido me­jo­ran­do a pa­sos agi­gan­ta­dos has­ta con­ver­tir­se en lo que es hoy. Pe­ro de ver­dad, no he en­con­tra­do a un futbolista ni pa­re­ci­do. No exis­te".

AN­TES DE DES­PE­DIR­NOS, le pi­do a Inies­ta un par de au­tó­gra­fos y tam­bién nos ha­ce­mos una foto jun­tos. El periodista tras­pa­sa la cuar­ta pa­red y se con­vier­te por unos se­gun­do en ad­mi­ra­dor (¡qué de­mo­nios! ¡Yo tam­bién vi­bré con aquel gol fren­te a Ho­lan­da, An­drés!). ¿Cuántos sel­fies le ha­brán pe­di­do en los úl­ti­mos años?, pien­so. ¿Qué ni­vel de ex­po­si­ción pue­de te­ner al­guien co­mo Inies­ta en es­te mun­do ra­ro, que de­cía la ran­che­ra? "Las re­des so­cia­les son un re­fle­jo de có­mo se vi­ve hoy", me di­ce. "En la vi­da, to­do evo­lu­cio­na y la tec­no­lo­gía lo es­tá ha­cien­do a un rit­mo ra­pi­dí­si­mo. Lo que pa­ra unos es un in­fierno pa­ra otros pue­de ser lo me­jor del mun­do. Es muy fá­cil ha­blar, tui­tear co­sas, pe­ro to­do que­da ahí gra­ba­do y a ve­ces pue­de ser pe­li­gro­so. Es­ta­ría bien en­con­trar un pun­to de equi­li­brio".

Equi­li­brio. Siem­pre el equi­li­brio. Tan fá­cil de de­cir y tan di­fí­cil de ha­llar. Y tan po­co co­mún co­mo el me­nos co­mún de los sen­ti­dos. To­do pa­sa y to­do gi­ra, ca­si al ga­lo­pe. Pe­ro siem­pre nos que­da­rá Johan­nes­bur­go, in­mu­ta­ble y eterno; el día en el que Inies­ta se que­dó de­lan­te del por­te­ro y nos de­tu­vo la res­pi­ra­ción en un sus­pi­ro. "¡Mé­te­la, por dios!", su­pli­ca­mos. Y An­dre­si­to la me­tió. El gol que lo cam­bió to­do. El gol de una no­che de ve­rano.

EN LOS ÚL­TI­MOS TIEM­POS HE APREN­DI­DO –O AL ME­NOS ME HE ES­FOR­ZA­DO EN HA­CER­LO– A DIS­FRU­TAR DEL DÍA A DÍA,VA­LO­RAR EL INS­TAN­TE; Y A PAR­TIR DE AHÍ… IR AVAN­ZAN­DO"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.