AL­DEN EH­REN­REICH

El ac­tor ame­ri­cano ya vue­la So­lo.

GQ (Spain) - - Sumario - RANDALL MESDON

• AL­GU­NOS NA­CEN GRAN­DES, otros al­can­zan la gran­de­za más tar­de y lue­go es­tán los que ha­cen una di­ver­ti­da pe­li ca­se­ra que im­pre­sio­na a Ste­ven Spiel­berg cuan­do la ve en un bat mitz­vah y… aca­ban sien­do gran­des. Es­ta úl­ti­ma es la his­to­ria de Al­den Eh­ren­reich, un re­la­to so­bre có­mo te­ner una suer­te de cam­peo­na­to y el ti­po de cuen­to que los es­tu­dios so­lían uti­li­zar pa­ra ven­der a sus es­tre­llas. Sal­vo que a Al­den, to­do un ob­se­so del ci­ne, ese cuen­to le ocu­rrió de ver­dad cuan­do te­nía só­lo 14 años: Spiel­berg le pro­por­cio­nó un agen­te y le pre­sen­tó an­te el mun­di­llo de Holly­wood. Aho­ra que da vi­da al pro­ta­go­nis­ta de Han So­lo: Una His­to­ria de Star Wars, un pa­pel por el que com­pi­tió con 3.000 can­di­da­tos, su his­to­ria que­da­rá ab­sor­bi­da por la fran­qui­cia ci­ne­ma­to­grá­fi­ca más exi­to­sa del mun­do.

Lo cier­to es que to­da­vía que­da al­go de aquel ado­les­cen­te en Eh­ren­reich (Los Án­ge­les, 1989) cuan­do le oyes re­fle­xio­nar so­bre su ca­rre­ra: "Ca­da vez que co­mien­zo a po­ner en or­den lo que ha pa­sa­do en mi vi­da, la ver­dad es que su­pera mis me­jo­res sue­ños". Sí, Eh­ren­reich ha te­ni­do esa piz­ca de suer­te en su ca­rre­ra, la ne­ce­sa­ria pa­ra tra­ba­jar a las ór­de­nes de los Her­ma­nos Coen (¡Ave, Cé­sar!), de Fran­cis Ford Coppola (Te­tro) y de Woody Allen (Blue Jas­mi­ne), pe­ro la ha sa­bi­do apro­ve­char. Y de­be­ría ha­cer lo pro­pio con el spin-off ga­lác­ti­co, que se­rá pro­ba­ble­men­te una de las pe­lí­cu­la más ta­qui­lle­ras del año. Eh­ren­reich no es­tá so­lo en es­ta aven­tu­ra. Le acom­pa­ña un gran re­par­to que re­pre­sen­ta a nue­vos per­so­na­jes co­mo Qi'ra, in­ter­pre­ta­da por Emilia Clar­ke de Jue­go de Tro­nos; y a vie­jos co­no­ci­dos co­mo Lan­do Cal­ris­sian, en­car­na­do por Do­nald Glo­ver (Atlan­ta). En el me­tra­je apa­re­ce in­clu­so un an­droi­de con la voz de Phoe­be Wa­ller­brid­ge, de Flea­bag.

Eh­ren­reich no sa­be ni quie­re sa­ber qué le lle­vó a ser ele­gi­do co­mo el jo­ven Han So­lo, pe­ro pro­ba­ble­men­te sea esa mez­cla de inocen­cia y ex­pe­rien­cia. Hi­zo seis prue­bas de cá­ma­ra an­tes de sa­ber que el pa­pel era su­yo y "es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra no con­se­guir­lo". Co­mo cual­quier otro as­pi­ran­te, se que­dó des­lum­bra­do por el Hal­cón Mi­le­na­rio, pe­ro fue un de­ta­lle ni­mio el que más le im­pre­sio­nó. "Creo que mi ter­ce­ra prue­ba fue ya en el Hal­cón", re­cuer­da. "Ya te­nía el ves­tua­rio y me pu­se esos va­que­ros ne­gros con la ban­da Co­re­llia­na, que es esa ban­da ro­ja a los la­dos del pan­ta­lón tan icó­ni­ca de Star Wars. Re­cuer­do po­ner­me esos va­que­ros y pen­sar, 'Oh va­ya. Es­to es real­men­te Star Wars".

In­me­dia­ta­men­te com­pren­dió lo que im­pli­ca for­mar par­te de es­te uni­ver­so: si­len­cio ab­so­lu­to so­bre el pa­pel du­ran­te tres me­ses y lue­go, cuan­do se fil­tró a la pren­sa, ne­ga­ción ab­so­lu­ta. "La gen­te se acer­ca­ba a mí en los res­tau­ran­tes y me fe­li- ci­ta­ba, y te­nía que res­pon­der: 'Perdona, no sé de lo que me es­tás ha­blan­do". Des­pués lle­gó la re­ve­la­ción de­lan­te de mi­les de fans en la con­ven­ción de Star Wars en Lon­dres, pe­ro an­tes tu­vo una char­la con el Han So­lo ori­gi­nal, Ha­rri­son Ford: "Me di­jo: 'Si al­guien te pre­gun­ta, di­les que te he di­cho to­do lo que te­nías que sa­ber, pe­ro que no lo pue­des con­tar". Na­tu­ral­men­te, to­da­vía se es­tá acos­tum­bran­do a las exi­gen­cias que im­pli­ca se­me­jan­te pa­pel. Ha­blan­do so­bre las pe­lí­cu­las que han for­ja­do a So­lo, nom­bra el clá­si­co wes­tern pro­ta­go­ni­za­do por Paul New­man y Robert Red­ford: Dos hom­bres y un des­tino. "Hay mu­cha his­to­ria del ci­ne en es­ta pe­lí­cu­la", di­ce en­tu­sias­ma­do. "Hay una gran par­ti­da de car­tas". Ha ha­bi­do mu­chas es­pe­cu­la­cio­nes so­bre si en el fil­me apa­re­ce­ría una par­ti­da de car­tas don­de Han So­lo ga­na el Hal­cón Mi­le­na­rio a Lan­do Cal­ris­sian. Pa­re­ce ser que sí… O tal vez no. "No pue­do ase­gu­rar que apa­rez­ca una par­ti­da de car­tas", ase­gu­ra Eh­ren­reich en­tre ri­sas. "Es co­mo es­tar en la CIA. Es co­mo To­dos los hom­bres del pre­si­den­te. ¡Par­pa­dea dos ve­ces si es­tás en pe­li­gro!".

El pro­yec­to ha pa­sa­do por sus mo­men­tos de pe­li­gro. Los di­rec­to­res ori­gi­na­les, Phil Lord y Ch­ris­top­her Mi­ller, fue­ron de­fe­nes­tra­dos brus­ca­men­te en ju­lio del año pa­sa­do, tras cua­tro me­ses de ro­da­je, pa­ra ser rem­pla­za­dos por Ron Ho­ward. Pe­ro la ma­yor preo­cu­pa­ción pa­ra Eh­ren­reich fue man­te­ner la com­pos­tu­ra y no reír­se cuan­do com­par­tía plano con su com­pa­ñe­ro Woody Ha­rrel­son. "In­clu­so en las es­ce­nas que no eran par­ti­cu­lar­men­te gra­cio­sas po­día­mos per­der el con­trol con fa­ci­li­dad"; o in­ten­tar ha­cer­se a la idea de que él era el nú­me­ro uno en la hoja de ro­da­je: "En un día bueno pen­sa­ba: '¡ge­nial!'; en un día ma­lo, '¡oh mier­da!' es lo que me ve­nía a la ca­be­za". Y ha­cer es­fuer­zos por no sen­tir ce­los de las sen­ci­llas lí­neas de diá­lo­go de su co­pro­ta­go­nis­ta, el fin­lan­dés Joo­nas Suo­ta­mo, que in­ter­pre­ta a Chew­bac­ca. "Ha­bía al­gu­nos días en los que pen­sa­ba, 'va­le, ten­go que apren­der es­to, es­to y más tar­de es­to'. Y Joo­nas de­cía: '¿Ah, sí? Bueno, creo que ésa es la par­te don­de ten­go que ha­cer ¡wuuuuuuuuhhh!".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.