NUE­VO FORD MUSTANG

Pro­ba­mos el po­tro sal­va­je.

GQ (Spain) - - Sumario -

Las nue­vas sus­pen­sio­nes iman­ta­das Mag­ne­ri­de del Ford Mustang me­jo­ran su ga­lo­pe de ma­ne­ra es­pec­ta­cu­lar. El re­di­se­ño del ca­ba­llo más co­no­ci­do al otro la­do del Mis­sis­sip­pi in­clu­ye unas lí­neas más muscu­losas y atlé­ti­cas, renovados mo­to­res y las tec­no­lo­gías más avan­za­das.

Si em­pe­za­mos di­cien­do que Ford se ha pues­to las pi­las con el nue­vo Mustang, po­de­mos lle­var a en­ga­ño a más de uno, por­que la evo­lu­ción del mi­to ame­ri­cano no si­gue el ca­mino de la hi­bri­da­ción y la elec­tri­ci­dad. Na­da más le­jos de la reali­dad. Aun­que cier­ta­men­te abra­za la tec­no­lo­gía sin mie­do, lo hace pa­ra po­ten­ciar sus va­lo­res tra­di­cio­na­les y ponerse al día. Sin áni­mo de trai­cio­nar­se a sí mis­mo.

El ex­te­rior re­ci­be pe­que­ños re­to­ques pa­ra acen­tuar su de­por­ti­vi­dad: ba­ja un par de cen­tí­me­tros la al­tu­ra del fron­tal y es­tre­na lu­ces LED. La si­lue­ta, fá­cil­men­te re­co­no­ci­ble, se ha es­ti­li­za­do de ma­ne­ra acer­ta­da y eso es más que evi­den­te. Lo que no se ve, pe­ro se ex­pe­ri­men­ta a la ho­ra de con­du­cir, es el efi­cien­te tra­ba­jo desa­rro­lla­do pa­ra pe­gar el co­che a la ca­rre­te­ra e in­te­grar to­das las ayu­das a la con­duc­ción dis­po­ni­bles en mo­de­los de es­te cor­te de­por­ti­vo.

La ofer­ta me­cá­ni­ca si­gue apos­tan­do por dos pro­pul­so­res bien di­fe­ren­cia­dos. El ca­ba­llo me­nos sal­va­je, de pa­seo –si se nos ad­mi­te el tér­mino–, mon­ta un motor Eco­boost 2.3, que aho­ra desa­rro­lla 290 CV de po­ten­cia. He­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de con­du­cir­lo por ca­rre­te­ras de la Cos­ta Azul y la me­jo­ra res­pec­to al an­te­rior Mustang es es­pec­ta­cu­lar.

Pa­ra los aman­tes de las emo­cio­nes fuer­tes, con­ti­núa en el ca­tá­lo­go el motor V8 de 5 li­tros y 450 ca­ba­llos, una de­li­cio­sa ra­re­za en tiem­pos de down­si­zing que ca­ta­pul­ta al Mustang a los 100 km/h en 4,3 se­gun­dos. Pue­de aso­ciar­se al nue­vo cam­bio au­to­má­ti­co de diez ve­lo­ci­da­des, que me­jo­ra la de­por­ti­vi­dad sin des­cui­dar la efi­cien­cia en con­su­mo; o al cam­bio ma­nual, que se be­ne­fi­cia del sis­te­ma de ajus­te de re­vo­lu­cio­nes al ba­jar de mar­cha –con lo que ga­na en suavidad sin per­der el blip de­por­ti­vo que tan­to gus­ta a los más pu­ris­tas–.

PO­TEN­CIA CON­TRO­LA­DA

Las no­ve­da­des tec­no­ló­gi­cas que in­cor­po­ra el nue­vo Ford Mustang su­po­nen una pe­que­ña gran re­vo­lu­ción. Apues­ta de­ci­di­da­men­te por las ayu­das a la con­duc­ción y los dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad que ya son mo­ne­da co­rrien­te en otros mo­de­los de la mar­ca del óva­lo y en la com­pe­ten­cia. El clí­max en es­te apar­ta­do es la nue­va sus­pen­sión Mag­ne­ri­de, un sis­te­ma de amor­ti­gua­ción con un flui­do iman­ta­do que se es­ti­mu­la de ma­ne­ra elec­tró­ni­ca pa­ra adap­tar­se a las con­di­cio­nes cam­bian­tes de la ca­rre­te­ra. Los sen­so­res mo­ni­to­ri­zan el fir­me más de mil ve­ces por se­gun­do pa­ra ga­ran­ti­zar una per­fec­ta sim­bio­sis con el as­fal­to.

En so­li­da­ri­dad con es­ta tec­no­lo­gía, aho­ra tam­bién se pue­den se­lec­cio­nar va­rios mo­dos de con­duc­ción que me­jo­ran la es­ta­bi­li­dad en dis­tin­tas su­per­fi­cies. To­dos es­tos avan­ces tie­nen su re­fle­jo en un im­pac­tan­te pa­nel de ins­tru­men­ta­ción, al es­ti­lo ame­ri­cano, que con­quis­ta na­da más ver­lo. No fal­tan tam­po­co el asis­ten­te pre­co­li­sión con de­tec­ción de pea­to­nes o la ayu­da de man­te­ni­mien­to de ca­rril. Los nue­vos co­lo­res Azul Ko­na, Na­ran­ja Fury y Es­car­la­ta Real re­sal­tan la per­so­na­li­dad de un Ford Mustang que se des­do­bla en dos ca­rro­ce­rías, la tra­di­cio­nal Fast­back y la Con­ver­ti­ble, con ca­po­ta de lo­na.

Es­tá ya a la ven­ta des­de 41.300 eu­ros en su ver­sión Fast­back y 45.300 en des­ca­po­ta­ble. Pe­ro am­bos es­pe­ran con ga­nas la pró­xi­ma lle­ga­da de su pa­rien­te más icó­ni­co: el Mustang Bu­llitt.

LOS 'PETROLHEADS' ES­TÁN DE EN­HO­RA­BUE­NA: EL CUA­DRO DE MAN­DOS ES­TÁ A LA AL­TU­RA DE SUS EX­PEC­TA­TI­VAS

Si el ex­te­rior se ha cui­da­do mu­cho, en el in­te­rior del ha­bi­tácu­lo Ford tam­bién se ha es­me­ra­do en ajus­tes y con­fort.

El Mustang ga­lo­pa con más in­ten­si­dad que nun­ca gra­cias a sus renovados mo­to­res de 290 CV y 450 CV.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.