Ja­vier Pioz y los re­tos de la ar­qui­tec­tu­ra bió­ni­ca.

Pa­ra Ja­vier Pioz, uno de los pio­ne­ros de la ar­qui­tec­tu­ra bió­ni­ca en el mun­do, el fun­cio­na­mien­to de la na­tu­ra­le­za pue­de re­sol­ver mu­chos de los pro­ble­mas cons­truc­ti­vos de nues­tras ciu­da­des. GQ:Y la to­rre más al­ta del pla­ne­ta, ¿a qué res­pon­de?

GQ (Spain) - - Sumario -

La me­jor ma­ne­ra de apren­der es mi­rar y ca­mi­nar", di­ce Ja­vier Pioz, y sa­be bien de lo que ha­bla, por­que su tra­ba­jo co­mo ar­qui­tec­to y pro­fe­sor le ha he­cho re­co­rrer me­dio mun­do. Con obras en Es­pa­ña, Ru­sia, Chi­na, In­dia o Ma­la­sia, su pro­yec­to más em­ble­má­ti­co es el co­no­ci­do co­mo la To­rre Bió­ni­ca, una idea co­lo­sal que con­ci­bió hace 20 años co­mo la pri­me­ra ciu­dad ver­ti­cal del mun­do. Aun­que su cons­truc­ción se de­tu­vo por el efec­to de la To­rres Ge­me­las, el sue­ño de crear un es­pa­cio ha­bi­ta­ble y sos­te­ni­ble ha ser­vi­do de ob­je­to de es­tu­dio y desa­rro­llo pa­ra otros mu­chos in­ves­ti­ga­do­res. Y pe­se al as­pec­to ca­si inase­qui­ble de idear una ciu­dad de más de un ki­ló­me­tro de al­to, a él le gus­ta te­ner los pies en el sue­lo. "Quie­to no vas a nin­gu­na par­te, y ade­más ca­mi­nar te da perspectiva y pun­tos de vis­ta dis­tin­tos", co­men­ta. Así que lo mis­mo dis­fru­ta mi­ran­do los fue­gos ar­ti­fi­cia­les des­de la plan­ta 80 del ho­tel don­de sue­le alo­jar­se en Shang­hái, co­mo de­te­nién­do­se en al­guno de sus ha­bi­tua­les pa­seos a mi­rar de­ta­lles di­mi­nu­tos de la na­tu­ra­le­za. Hace unos me­ses, sin ir más le­jos, es­te ma­dri­le­ño se de­di­có con su equi­po a pe­lar pes­ca­dos con la in­ten­ción de ana­li­zar cuán­to pe­so so­por­ta­ban las vér­te­bras de es­pe­cies de di­fe­ren­tes ta­ma­ños. Y al so­me­ter­las a una car­ga, sor­pren­den­te­men­te, la más pe­que­ña fue la que más aguan­tó.

GQ: Una vér­te­bra de bo­que­rón aguan­ta más que la de un me­ro.y eso ¿có­mo se tra­du­ce en ar­qui­tec­tu­ra?

JA­VIER PIOZ: Al ver que las que más aguan­ta­ban eran las pe­que­ñas, qui­se sa­ber de qué es­ta­ban he­chas. Y, una vez ana­li­za­das, nos di­mos cuen­ta de que el por­cen­ta­je de va­cío de las vér­te­bras pe­que­ñas era ma­yor que el de las gran­des. Cuan­do ha­bla­mos de es­truc­tu­ras ten­de­mos a pen­sar que una co­lum­na muy gran­de aguan­ta más, pe­ro se nos ol­vi­da el va­cío, que es un ele­men­to muy im­por­tan­te en la re­sis­ten­cia. Así que he­mos idea­do unas co­lum­nas

que imi­tan a las vér­te­bras de los pe­ces, co­mo si fue­ra una ma­lla en­re­da­da. Y, si lo con­se­gui­mos, aho­rra­re­mos mu­cho.

GQ: ¿La bió­ni­ca es vi­si­ble?

J. P. : Sí, pe­ro só­lo si mi­ras de una ma­ne­ra es­pe­cial. Mu­chas ve­ces se con­fun­de lo bió­ni­co con lo or­gá­ni­co por su ana­lo­gía con ele­men­tos de la na­tu­ra­le­za, pe­ro lo bió­ni­co tie­ne que ver con có­mo fun­cio­na. Por ejem­plo, una cen­tral de­sa­la­do­ra tie­ne el mis­mo me­ca­nis­mo que el pi­co de un al­ba­tros cuan­do co­me pe­ces y de al­gu­na ma­ne­ra tam­bién desala; o los asien­tos de al­gu­nos co­ches Fiat tie­nen una tex­tu­ra que di­si­pa par­te de la ener­gía en ca­so de gol­pe. Y esa mi­cro­es­truc­tu­ra es­tá ins­pi­ra­da en las pa­tas de un ge­co. De­trás de ese de­ta­lle hay un aná­li­sis de un ser vi­vo apli­ca­do a la tec­no­lo­gía.

GQ: No so­mos tan di­fe­ren­tes...

J. P. : To­dos los se­res vi­vos nos for­ma­mos de la mis­ma ma­ne­ra, cre­ce­mos a par­tir de cé­lu­las, pe­ro nos di­fe­ren­cia­mos en có­mo cons­trui­mos nues­tro há­bi­tat. Por ejem­plo, los pá­ja­ros lo ha­cen con briz­nas de hier­bas, des­de el in­te­rior al ex­te­rior, si­guien­do una ley que se ri­ge por una fun­ción, no por­que sea bo­ni­to. En los hu­ma­nos, sin em­bar­go, pe­sa mu­cho la es­té­ti­ca, has­ta el pun­to de que la cons­truc­ción la con­di­cio­na la for­ma.

GQ: ¿Por qué no va­mos a lo fun­cio­nal?

J. P. : Por el com­po­nen­te es­té­ti­co. Pe­ro pa­ra la ar­qui­tec­tu­ra bió­ni­ca la es­té­ti­ca es el re­sul­ta­do de una ley, mien­tras que la ar­qui­tec­tu­ra con­ven­cio­nal par­te de la for­ma y lue­go re­suel­ve téc­ni­ca­men­te có­mo lle­var a ca­bo el edi­fi­cio con esa for­ma. J. P. : A una ne­ce­si­dad fun­cio­nal, pe­ro tam­bién a una iner­cia cul­tu­ral. Uno de los pro­ble­mas que va­mos a te­ner en el mun­do es la su­per­po­bla­ción: hoy so­mos 7.000 mi­llo­nes de per­so­nas, pe­ro en 2050 se­re­mos cer­ca de 15, lo que sig­ni­fi­ca que ten­dre­mos que cons­truir cua­tro ve­ces más y con­su­mi­re­mos ocho ve­ces más ener­gía. Así que la úni­ca ma­ne­ra que te­ne­mos de con­se­guir gas­tar me­nos es que los edi­fi­cios sean au­to­su­fi­cien­tes ener­gé­ti­ca­men­te.

GQ: ¿Có­mo re­suel­ve eso la to­rre?

J. P. : Ca­da 100 me­tros de al­tu­ra hay un gra­do me­nos, lo que quie­re de­cir que en­tre la co­ta 0 y la 1.200 hay en­tre 12 y 13 gra­dos de di­fe­ren­cia. Es­to pro­vo­ca una cir­cu­la­ción as­cen­den­te y con­ti­nua de ai­re tan­to por el ex­te­rior co­mo por el in­te­rior, co­mo en un ter­mi­te­ro. Y gra­cias a unas tur­bi­nas, ubi­ca­das en dis­tin­tas zo­nas, esa co­rrien­te per­ma­nen­te de ai­re se pue­de trans­for­mar en gran par­te de la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra el fun­cio­na­mien­to de la ciu­dad. Con el agua fun­cio­na de ma­ne­ra si­mi­lar: és­ta se re­co­ge a tra­vés de ca­na­les ba­jo los cris­ta­les que la al­ma­ce­nan. Y así, su­man­do me­ca­nis­mos, es po­si­ble que la to­rre sea au­to­su­fi­cien­te en tér­mi­nos ener­gé­ti­cos.

GQ: Lue­go el ta­ma­ño no im­por­ta…

J. P. : La to­rre es un re­to. Hoy hay unos diez edi­fi­cios que se es­tán cons­tru­yen­do con idea de al­can­zar el ki­ló­me­tro, pe­ro no hay nin­gu­na ciu­dad ver­ti­cal.

GQ: ¿La ve­re­mos al­gún día?

J. P. : No sé si ten­dré la for­tu­na de ver­la cons­trui­da, pe­ro al me­nos ya hay mu­cha teo­ría cien­tí­fi­ca al­re­de­dor que ha per­mi­ti­do el desa­rro­llo de otros me­ca­nis­mos. Yo soy de la creen­cia de que no es­ta­mos aquí pa­ra co­lo­ni­zar el pla­ne­ta, sino pa­ra tra­tar de es­tar en ar­mo­nía con él. Y es­to pa­ra mí no es más que in­ten­tar com­pren­der me­jor el mun­do que nos ro­dea.

"Una cen­tral de­sa­la­do­ra tie­ne el mis­mo me­ca­nis­mo que el pi­co de un al­ba­tros cuan­do co­me pe­ces"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.