¿Dón­de es­ta­bas tú la no­che en que mar­có Inies­ta?

GQ (Spain) - - La_cartad El Director - DA­NIEL ENTRIALGO director de GQ @da­nie­len­trial­go

EN LA PE­LÍ­CU­LA 'LA NO­CHE SE MUE­VE', un mag­ní­fi­co th­ri­ller exis­ten­cial di­ri­gi­do por Art­hur Penn en 1975, el de­tec­ti­ve Harry Mo­seby (Gene Hack­man) le pre­gun­ta a una chi­ca en un mo­men­to del fil­me: "¿Dón­de es­ta­bas tú cuan­do mataron a Ken­nedy?". Y ella, bas­tan­te ocu­rren­te, le con­tes­ta: "¿A cuál de los dos?".

Si hi­cié­ra­mos una cues­tión pa­re­ci­da con el fút­bol de pro­ta­go­nis­ta (¿dón­de es­ta­bas tú la no­che en que mar­có Inies­ta?), la ré­pli­ca bien po­dría ser pa­re­ci­da: "¿Cuál de las dos?". Del mis­mo mo­do que hu­bo dos her­ma­nos Ken­nedy –John y Robert– ase­si­na­dos en los años 60, tam­bién hu­bo dos go­les de Inies­ta (uno en 2009 y otro en 2010) que for­man ya par­te del in­cons­cien­te co­lec­ti­vo. A los se­gui­do­res del Ba­rça, qui­zá, se les ven­ga a la me­mo­ria –y al co­ra­zón– an­tes el pri­me­ro: el que el man­che­go le mar­có al Chel­sea en el úl­ti­mo se­gun­do, el Inies­ta­zo de Stam­ford Brid­ge. Pa­ra la ma­yo­ría, sin em­bar­go, el gol de Inies­ta con ma­yús­cu­las es el que lo­gra­ra con la se­lec­ción na­cio­nal en la fi­nal del Mun­dial, du­ran­te aquel ve­rano de 2010, en la pró­rro­ga (mi­nu­to 116), con­tra Ho­lan­da: el mo­men­to más de­ci­si­vo de la his­to­ria del fút­bol es­pa­ñol. "Esos dos go­les han mar­ca­do mi vi­da", nos con­fie­sa el pro­pio Inies­ta en la en­tre­vis­ta que ha con­ce­di­do a GQ. "Siem­pre for­ma­rán par­te de mí". Y tam­bién de to­dos los que los se­gui­re­mos re­cor­dan­do en el fu­tu­ro, An­drés. Son ca­si pa­tri­mo­nio na­cio­nal.

Hace ape­nas unas se­ma­nas, re­co­rrien­do una es­tre­chí­si­ma ca­rre­te­ra de las High­lands es­co­ce­sas, com­par­tien­do ru­ta y pai­sa­jes con va­rios pe­rio­dis­tas es­pa­ño­les, sur­gió es­ta mis­ma pre­gun­ta: "¿Dón­de es­ta­bas tú la no­che en que mar­có Inies­ta?" (en es­te ca­so, ha­blá­ba­mos del tan­to que nos dio nues­tro pri­mer Mun­dial). Yo re­cuer­do ver­lo en el sa­lón de mi ca­sa, con mi mu­jer, lle­van­do mi po­lo es­pe­cial de la suer­te e in­ten­tan­do re­pe­tir los mis­mos ri­tos que tan­ta for­tu­na nos ha­bían da­do has­ta en­ton­ces (su­pers­ti­ción y fút­bol ca­mi­nan de la mano). Otro periodista, Pe­dro, el cual vi­ve en un pe­que­ño pue­blo de Se­go­via, nos con­tó una his­to­ria her­mo­sa. "Lo es­ta­ba vien­do en la te­le", re­cor­da­ba, "pe­ro jus­to en el des­can­so me lla­mó un ve­cino. Una de sus ye­guas se ha­bía pues­to de par­to y ne­ce­si­ta­ba ayu­da. Co­gí la fur­go­ne­ta y me fui pa­ra allí. Es­tu­vi­mos ca­si una ho­ra au­xi­lian­do al ani­mal. El po­tri­llo de­bió na­cer más o me­nos du­ran­te la pró­rro­ga. Me per­dí el gol de Inies­ta, pe­ro aho­ra me acuer­do de él ca­da vez que veo tro­tar por los pra­dos al ya hoy ca­ba­llo".

Des­pués de 15 tem­po­ra­das en la pri­me­ra lí­nea del éxi­to, Inies­ta ha de­ci­di­do se­llar una eta­pa en su vi­da. De­ja el fút­bol es­pa­ñol. El Mun­dial de Ru­sia se nos an­to­ja ca­si co­mo su des­pe­di­da. De­ja atrás una ca­rre­ra in­ta­cha­ble y dos go­les que for­man ya par­te de la le­yen­da del fút­bol, pe­ro tam­bién de las pe­que­ñas his­to­rias par­ti­cu­la­res de mi­llo­nes de per­so­nas; ésas que nun­ca ol­vi­da­rán qué es lo que ha­cían la no­che en que mar­có Inies­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.