Éra­se una vez... en los baños de Nue­va York

La periodista Lizzy Good­man ex­pli­ca el re­na­cer a par­tir del año 2000 de la es­ce­na in­de­pen­dien­te neo­yor­qui­na en el li­bro Nos ve­mos en el ba­ño (Neo Per­son). És­tos son al­gu­nos de los pro­ta­go­nis­tas de aque­lla épo­ca fas­ci­nan­te. Spek­tor no ha co­se­cha­do gran­des

GQ (Spain) - - Música -

¿Por qué des­pun­ta­ron en su mo­men­to?

Fue la úni­ca so­lis­ta fe­me­ni­na que dio la es­ce­na neo­yor­qui­na de esa épo­ca. Apa­dri­na­da por The Stro­kes, es­ta ar­tis­ta de as­cen­den­cia rusa se hi­zo rá­pi­da­men­te un hue­co por mé­ri­tos pro­pios.

Fue­ron los hé­roes del re­na­ci­mien­to del rock de NY. De pa­so, crea­ron el pa­trón pa­ra la ge­ne­ra­ción

in­die del nue­vo si­glo, la de Franz Fer­di­nand, The Li­ber­ti­nes y Ar­ctic Mon­keys.

La pro­pues­ta de Ja­mes Murphy fue la más van­guar­dis­ta, ya que unió de nue­vo el rock con el bai­le y la ex­pe­ri­men­ta­ción. Y, en­ci­ma, se hi­zo tre­men­da­men­te po­pu­lar.

Den­tro de una es­ce­na es­ti­lís­ti­ca­men­te va­rio­pin­ta, In­ter­pol apor­tó un so­ni­do que com­bi­na­ba el post­punk ro­mán­ti­co de Echo & The Bunny­men con el chic de Te­le­vi­sion.

Ka­ren O, Nick Zin­ner y Brian Cha­se eran la sín­te­sis de to­do lo que hace atrac­ti­vo al art rock: ima­gen, des­par­pa­jo y ac­ti­tud. Atrac­ti­vos e in­cen­dia­rios en dis­co y en di­rec­to.

¿Qué tal han en­ve­je­ci­do?

De ma­ra­vi­lla: con ca­da nue­vo ál­bum ha ido con­so­li­dan­do una pro­pues­ta a me­dio ca­mino en­tre Ka­te Bush y To­ri Amos. Re­mem­ber

Us To Li­fe (2016) es la prue­ba de­fi­ni­ti­va.

Se crea­ron tan­tas ex­pec­ta­ti­vas a su al­re­de­dor que nun­ca lo­gra­ron su­pe­rar­las. Pu­die­ron co­mer­se el mun­do… y el mun­do se los co­mió a ellos. Ja­más lo­gra­ron me­jo­rar su glo­rio­so de­but. Fran­ca­men­te bien. La ca­li­dad de sus cua­tro ál­bu­mes ha cre­ci­do en pro­gre­sión geo­mé­tri­ca El úl­ti­mo, Ame­ri­can Dream (2017), tra­ba­jo que mar­có la re­su­rrec­ción del gru­po, es re­ma­ta­da­men­te bueno. Las arru­gas lle­ga­ron cuan­do, des­pués de re­pe­tir­se con el se­gun­do dis­co, hi­cie­ron al­go tan di­fe­ren­te en Our

Lo­ve To Ad­mi­re (2010) que aca­ba­ron per­dien­do su en­can­to. En­ci­ma, el ba­jis­ta de fle­qui­llo chu­lo les de­jó.

De­bu­ta­ron a lo gran­de con Fe­ver

To Tell (2003), pe­ro fue Maps (y su co­rres­pon­dien­te ví­deo, con Ka­ren O llo­ran­do a lo Si­néad O'con­nor) la can­ción que les pu­so en el… map.

Una can­ción me­mo­ra­ble de en­ton­ces…

Su tí­tu­lo más co­no­ci­do es la ace­le­ra­da You've

Got Time, el te­ma que abre ca­da ca­pí­tu­lo de la se­rie pro­ta­go­ni­za­da por nues­tras re­clu­sas fa­vo­ri­tas: Oran­ge Is The New Black.

Su pri­mer ál­bum, Is This It, es­ta­ba lleno de clá­si­cos co­mo So­ma o The Mo­dern Age; pe­ro, sin du­da, es

Last Ni­te la can­ción del gru­po que to­dos nos lle­va­ría­mos a una is­la de­sier­ta. Se die­ron a co­no­cer con Lo­sing My Ed­ge, una can­ción ex­plo­si­va que abrió las puer­tas a una nue­va era en la que la elec­tró­ni­ca analó­gi­ca y el post­punk hi­cie­ron fu­tu­ro a par­tir del pa­sa­do. Obs­ta­cle 1, PDA, Say He­llo To An­gels… Su de­but, Turn Ont­he Bright Lights (2002), se re­ve­ló co­mo un clá­si­co ins­tan­tá­neo. Rock de gui­ta­rras flo­tan­do en­tre una nie­bla de me­lan­co­lía.

Se las han apa­ña­do pa­ra ir cam­bian­do de so­ni­do con ca­da nue­vo dis­co sin de­jar de ser ellos mis­mos. Cua­tro ál­bu­mes que siem­pre han de­ja­do a la afi­ción con ga­nas de más.

… y una can­ción me­mo­ra­ble de aho­ra

Los cí­ni­cos di­rán que lo me­jor que han he­cho es­tá di­se­mi­na­do en los pro­yec­tos pa­ra­le­los de sus com­po­nen­tes o en la co­la­bo­ra­ción de Ju­lian Ca­sa­blan­cas con Daft Punk. Con All My Friends lo­gra­ron to­car el cie­lo, po­si­ción que man­tu­vie­ron con I Can Chan­ge y Ame­ri­can Dream, nú­me­ros uno un tan­to mu­tan­tes que tras­to­ca­ron su­til­men­te las re­glas del jue­go.

Co­mo los Stro­kes, si­guen sin su­pe­rar su pro­pio de­but. Nin­gu­na de las can­cio­nes gra­ba­das tras és­te han lo­gra­do ha­cer his­to­ria. Eso sí, es un gru­po que en fes­ti­va­les fun­cio­na de ma­ra­vi­lla.

Ze­ro (2009) sor­pren­dió a pro­pios y ex­tra­ños por­que era un te­ma elec­tró­ni­co que de­ja­ba las gui­ta­rras en se­gun­do plano. Un te­ma­zo de esos que, si no lo pin­cha­ba el DJ, te agua­ba la no­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.