Hay un hom­bre en Es­pa­ña que lo hace to­do

En­sa­yis­ta, co­lum­nis­ta, au­tor de li­bros ju­ve­ni­les, ter­tu­liano, ase­sor de la Fun­deu, con­fe­ren­cian­te… Juan So­to Ivars no pa­ra quie­to. De he­cho, aho­ra aca­ba de pre­sen­tar Crí­me­nes del fu­tu­ro, una am­bi­cio­sa no­ve­la dis­tó­pi­ca ins­pi­ra­da por las con­se­cuen­cias de nu

GQ (Spain) - - Libros -

Si la can­ti­dad de even­tos agen­da­dos re­fle­ja el éxi­to pro­fe­sio­nal, Juan So­to Ivars (Águi­las, Mur­cia, 1985) es­tá sur­fean­do es­te año la ola de su vi­da. Cuan­do que­da­mos con él en Ma­drid aca­ba­ba de lle­gar de Te­ne­ri­fe, a don­de ha­bía via­ja­do por te­mas de tra­ba­jo. Nos ci­ta en la es­ta­ción de Cha­mar­tín por­que tie­ne que co­ger un tren con des­tino Bur­gos pa­ra con­ti­nuar cu­rran­do. De he­cho, le ha­ce­mos la foto y pa­sa­mos rá­pi­da­men­te a la en­tre­vis­ta, la cual rea­li­za­mos mien­tras pi­ca­mos unos in­fa­mes nug­gets de po­llo. No hay tiem­po que per­der… ni si­quie­ra pa­ra co­mer en con­di­cio­nes. De Cas­ti­lla sal­ta­rá a Vi­to­ria-gasteiz, en don­de le es­pe­ran pa­ra que dé una char­la TED so­bre pos­cen­su­ra. Des­pués, su­ma y si­gue por otras cuan­tas ciu­da­des más: aún le que­dan dos se­ma­nas pa­ra vol­ver a ca­sa.

Tan­tí­si­mo aje­treo se de­be a dos mo­ti­vos. Por un la­do, es­tá la gran re­per­cu­sión que si­gue te­nien­do su en­sa­yo so­bre el es­ta­do de irri­ta­ción que se vi­ve hoy en las RR SS (Ar­den las re­des; De­ba­te, 2017), éxi­to que le ha lle­va­do a de­par­tir del te­ma bien en el pla­tó de Ana Rosa Quin­ta­na, bien en Sal­va­dos o La Sex­ta No­che. "Nun­ca pen­sé en tra­ba­jar en te­le­vi­sión y he des­cu­bier­to que no soy bueno co­mo ter­tu­liano. En el fu­tu­ro es­pe­ro po­der que­dar­me só­lo en los lu­ga­res en los que me sien­to có­mo­do, aun­que es­ta vi­da me­diá­ti­ca no es com­pa­ti­ble con la li­te­ra­tu­ra".

Por el otro la­do, te­ne­mos la re­cien­te pu­bli­ca­ción –y con­se­cuen­te pro­mo­ción– de su nue­va obra, Crí­me­nes del fu­tu­ro, una no­ve­la dis­tó­pi­ca que le ha te­ni­do es­cri­bien­do, bo­rran­do y re­es­cri­bien­do du­ran­te ocho años ("que­ría que fue­se per­fec­ta, que no me aver­gon­za­se cuan­do la le­ye­se den­tro de un tiem­po") y que sur­ge de una re­fle­xión de lo más in­quie­tan­te: "Cuan­do se co­men­za­ron a pro­po­ner so­lu­cio­nes a la cri­sis eco­nó­mi­ca, me di cuen­ta de que mu­chas iban di­ri­gi­das a des­man­te­lar ser­vi­cios pú­bli­cos. Tam­bién re­pa­ré en que na­die se atre­vía a me­ter­le un co­rrec­ti­vo a las em­pre­sas fi­nan­cie­ras que ha­bían ju­ga­do con el di­ne­ro de to­dos. En­ton­ces me pre­gun­té: '¿Có­mo se­rá la vi­da de mis nie­tos?". El tex­to, edi­ta­do por Can­da­ya y pro­ta­go­ni­za­do por tres mu­je­res que tra­tan de so­bre­vi­vir en un mun­do preapo­ca­líp­ti­co, de­vie­ne en una crí­ti­ca a la mo­der­ni­dad y en un re­tra­to de una ci­vi­li­za­ción las­tra­da por la co­rrup­ción mo­ral. Glups.

¿PRÓ­XI­MA ES­TA­CIÓN?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.