Guía prác­ti­ca GQ pa­ra ver el Mun­dial en el tra­ba­jo ( sin que te mi­ren mal )

Des­de me­dia­dos de ju­nio mu­chos se au­sen­ta­rán más del tra­ba­jo mien­tras otros ocul­ta­rán en las pan­ta­llas de sus or­de­na­do­res los par­ti­dos de me­dia tar­de.tran­qui­los, su­ce­de ca­da cua­tro años y ya te­ne­mos tru­cos…

GQ (Spain) - - Gq Manifiesto -

En el año 2017, cuan­do la se­lec­ción de Pa­na­má bus­ca­ba lle­gar a su pri­mer Mun­dial, el go­bierno pa­na­me­ño per­mi­tió a los fun­cio­na­rios pú­bli­cos sa­lir del tra­ba­jo a las dos del me­dio­día pa­ra ver el par­ti­do. No es el úni­co ca­so, ya que en el año 2015 el go­bierno de Cos­ta Ri­ca tam­bién per­mi­tió a los fun­cio­na­rios ver o es­cu­char el par­ti­do de la se­lec­ción na­cio­nal fe­me­ni­na de fút­bol en el Mun­dial fe­me­nino. Am­bos sa­be­mos que eso no va a su­ce­der aquí en Es­pa­ña y, ade­más, tú ni si­quie­ra eres fun­cio­na­rio. Así que, ¿có­mo ha­cer pa­ra ver ese Ru­sia-ara­bia Sau­dí, ese Suecia-co­rea del Sur, esa re­tahí­la de par­ti­dos in­tras­cen­den­tes que lle­vas cua­tro años an­he­lan­do? ¿O có­mo vas a ver ese Ma­rrue­cos-irán, ese Es­pa­ña-por­tu­gal de la fa­se de gru­pos si te coin­ci­de to­da­vía en ho­ra­rio de ofi­ci­na?

En reali­dad, no tie­nes que ha­cer na­da di­fe­ren­te de lo que ha­ces ha­bi­tual­men­te con tu mul­ti­pes­ta­ña: el What­sapp Web aga­za­pa­do en la es­qui­na iz­quier­da del cur­sor; Fa­ce­book par­pa­dean­te ba­jo ocho ca­pas de Ex­cel; 40 men­sa­jes que te re­cla­man en el mu­ro de Twit­ter. El es­ca­pis­mo in­ter­náu­ti­co es tan an­ti­guo co­mo el pro­pio in­ter­net y ca­da tra­ba­ja­dor ha desa­rro­lla­do sus pro­pios mé­to­dos de eva­sión. Ya lo di­ce el di­cho: "Cuan­do se abre una puer­ta del des­pa­cho, se cie­rran sie­te ven­ta­nas del Goo­gle Ch­ro­me". La prin­ci­pal di­fe­ren­cia es que du­ran­te el Mun­dial tie­nes el co­mo­dín de la in­mu­ni­dad gru­pal. No se­rás el úni­co con el link del par­ti­do ad­jun­to en un bloc de no­tas. No se­rás el úni­co al que se le es­ca­pe al­gu­na ono­ma­to­pe­ya es­can­da­lo­sa. O que au­men­te su fre­cuen­cia de vi­si­tas al cuar­to de ba­ño. Vi­sier, una com­pa­ñía ana­lí­ti­ca, ana­li­zó en el año 2014 el com­por­ta­mien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses du­ran­te el Mun­dial y con­clu­yó que ca­si un mi­llón se au­sen­tó del tra­ba­jo por en­fer­me­dad, o se to­mó el día li­bre, du­ran­te el par­ti­do en­tre EE UU y Ale­ma­nia.

Exis­ten dos for­mas de reac­cio­nar an­te es­to co­mo em­pre­sa­rio: san­cio­nar o abra­zar el even­to co­lec­ti­vo. Mu­chos ex­per­tos ven en la Co­pa del Mun­do una opor­tu­ni­dad de in­te­gra­ción en las em­pre­sas, la opor­tu­ni­dad de ha­cer una ac­ti­vi­dad in­ter­na en equi­po: "Ba­ja­mos al bar y lo ve­mos to­dos jun­tos", "te­le­vi­sión en la sa­la de jun­tas". Y así te en­cuen­tras, de pron­to, abra­za­do a tu je­fe con un gol de Sil­va, re­me­mo­ran­do –co­mo en Me­men­to– pa­sa­jes que creías ol­vi­da­dos de ne­fas­tas jor­na­das na­vi­de­ñas en ka­rao­kes de la ciu­dad. Ino­cu­lar el vi­rus del Mun­dial es tan sen­ci­llo co­mo ofre­cer­lo en el pro­pio tra­ba­jo. Desechar la tras­no­cha­da idea de que la pro­duc­ti­vi­dad va aso­cia­da a las ho­ras que un tra­ba­ja­dor pa­se sen­ta­do en­fren­te de un or­de­na­dor.

O bueno, co­mo úl­ti­ma op­ción siem­pre pue­des re­cu­rrir al in­ge­nio de la mar­ca de cer­ve­za bra­si­le­ña Fo­ca que du­ran­te el pa­sa­do Mun­dial de Bra­sil re­gis­tró al fút­bol co­mo re­li­gión ofi­cial. Bus­ca­ba que, en ba­se a la ley de cul­to im­pe­ran­te en el país, to­dos los bra­si­le­ños pu­die­sen aban­do­nar su pues­to de tra­ba­jo pa­ra prac­ti­car su re­li­gión. Sí, el cul­to al fút­bol en Bra­sil subió en­ton­ces co­mo la es­pu­ma.

¡Va­mos, se­lec­ción!

pa­ra da­ba ideas Mun­dial, bra­si­le­ño el Un spot du­ran­te tra­ba­jo tra­ba­jo del ver­lo en el au­sen­tar­se op­cio­nes: fo­men­tar más pa­ra pe­ro hay opor­tu­ni­dad una em­pre­sa. pue­de ser en tu equi­po de es­pí­ri­tu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.