MO­RIR Y VOL­VER A EM­PE­ZAR

MA­NUEL JABOIS

GQ (Spain) - - Opinión - OC­TA­VIO SA­LA­ZAR

___El día en que se aca­bó el ve­rano, o sea, el día en que de­ci­dí que se ha­bía aca­ba­do, lle­gué a Ma­drid y me pu­se a ca­mi­nar. Lo hi­ce no co­mo flâ­neur sino co­mo run­ner que no arranca, un ju­gue­ti­to de ésos a los que si ti­ras de la cuer­da no avan­za y hay que ir em­pu­jan­do. Fue un pa­seo im­pre­sio­nan­te, pues to­da­vía era agos­to y la ciu­dad per­ma­ne­cía en le­tar­go, ba­jo la su­per­vi­sión de mi­les de téc­ni­cos de man­te­ni­mien­to que la asal­tan du­ran­te ese mes pa­ra com­pro­bar que to­do irá bien en sep­tiem­bre. Ca­mi­né y ca­mi­né, es­cu­chan­do mú­si­ca ca­si siem­pre (un com­bi­na­do ex­plo­si­vo crea­do alea­to­ria­men­te se­gún el al­go­rit­mo de Spo­tify que em­pe­zó, un po­co du­bi­ta­ti­vo, con Fe­li­ces los 4) y cuan­do por fin me can­sé, ex­haus­to, me sen­té en una te­rra­za a los cua­tro mi­nu­tos de ha­ber sa­li­do de ca­sa.

___Pe­dí un agua y un pe­rió­di­co, es­to úl­ti­mo co­mo gui­ño al des­tino, pues sé per­fec­ta­men­te que ya no exis­ten, y me pu­se a be­ber la bo­te­lla mien­tras des­can­sa­ba vien­do el pai­sa­je im­po­nen­te

Ma­nuel Jabois es pe­rio­dis­ta y es­cri­tor. Ha pu­bli­ca­do los li­bros 'La es­ta­ción vio­len­ta', 'Ir­se a Ma­drid y otras co­lum­nas', 'Ma­nu', 'Gru­po Sal­va­je' y 'Nos ve­mos en es­ta vi­da o en la otra'.

de Las Vis­ti­llas. Cuan­do re­em­pren­dí mi ca­mino, ya bus­can­do ca­lles más es­tre­chas con som­bra, pen­sé en dos con­ver­sa­cio­nes que ha­bía te­ni­do ese mis­mo día un po­co an­tes. Con­ver­sa­cio­nes con gen­te que­ri­da que de gol­pe ha­bían de­ri­va­do so­bre mí: me ha­bían di­cho co­sas bo­ni­tas, una de ellas re­cor­dó mu­chas si­tua­cio­nes que ha­bía­mos vi­vi­do jun­tos, y otra, de for­ma sor­pre­si­va, me ha­bló de mi ca­rác­ter y de al­gu­nos mo­men­tos que le ha­bía he­cho dis­fru­tar ayu­dan­do a otra gen­te. Pen­sé en eso, qui­zá por la mú­si­ca que en­ton­ces es­ta­ba so­nan­do (la BSO de Lef­to­vers), mi­ré el cie­lo, azu­lí­si­mo y con nu­bes blan­cas co­mo de cuen­to, y en­ton­ces tu­ve la sen­sa­ción más real de mi vi­da, la sen­sa­ción de que me iba a mo­rir. No des­pués, co­mo to­do el mun­do que se cru­za­ba con­mi­go, sino esa mis­ma tar­de, qui­zás an­tes de lle­gar a ca­sa.

___Me sen­tí co­mo si la cá­ma­ra me si­guie­se a mí, se hu­bie­se que­da­do con­mi­go des­pués de la úl­ti­ma es­ce­na (la lle­ga­da en el avión, una char­la por te­lé­fono), del mis­mo modo que la cá­ma­ra, des­pués del en­cuen­tro en­tre dos hom­bres, si­gue só­lo a uno de ellos ha­cien­do al­go tan ru­ti­na­rio co­mo lla­mar a un as­cen­sor, mar­car el nú­me­ro de plan­ta y es­pe­rar a lle­gar a ella den­tro del cu­bícu­lo: ¿por qué se iban a per­der se­gun­dos de me­tra­je mos­tran­do esa es­tú­pi­da ac­ción si no va a pa­sar na­da? Así es­ta­ba yo mien­tras pa­sea­ba, ab­sor­to en mis pen­sa­mien­tos pe­ro sa­bien­do, de re­pen­te, que es­ta­ba sien­do gra­ba­do y re­trans­mi­ti­do. Y en­ton­ces com­pren­dí las con­ver­sa­cio­nes, las ma­ra­vi­llo­sas vis­tas, el fi­nal del ve­rano y aquel cie­lo es­pec­ta­cu­lar, esa tram­pa del guio­nis­ta con cier­tos per­so­na­jes se­cun­da­rios: se les re­cuer­da en otros mo­men­tos de la se­rie, se car­gan las tin­tas so­bre ellos pa­ra pre­pa­rar emo­cio­nal­men­te al es­pec­ta­dor ba­jo un pai­sa­je im­pre­sio­nan­te; de re­pen­te se les fi­ja el fo­co, un ins­tan­te fu­gaz, por­que les va a dar un in­far­to o les va a atro­pe­llar un co­che. In­clu­so pue­de que al­guien, un tras­tor­na­do, les ma­te.

___Se­guí el pa­seo ba­jo el avi­so de mi pro­pia muer­te, e hi­ce pa­sar, co­mo si fue­ra una in­vi­ta­da, a la pe­lí­cu­la de mi vi­da: los jue­gos en la pla­ya, de ni­ño; los pri­me­ros ami­gos, mis pa­dres en aque­lla co­ci­na del pi­so tan chi­qui­ti­to, el co­le­gio, los abue­los que se ha­bían ido mu­rien­do, los amo­res, y Ma­nu, y Ma­nu, y Ma­nu subido a una atracción de Loo­ney Tu­nes es­cu­chán­do­me a mí mis­mo con la voz de Spa­cey en Ame­ri­can Beauty ("y Ca­ro­li­ne, y Ca­ro­li­ne, y Ca­ro­li­ne"), y cuan­do lle­gué al por­tal, ca­si sin po­der an­dar, con la ca­ra arra­sa­da por las lá­gri­mas, la por­te­ra me pre­gun­tó: "¿Pe­ro qué te ha pa­sa­do, chi­qui­llo?". "Que me han ma­ta­do, que me han ma­ta­do". Y subí dra­má­ti­ca­men­te las es­ca­le­ras mien­tras ju­ra­ba no vol­ver a ser un ar­tis­ta en mi vi­da.

___Si el XX fue ca­li­fi­ca­do co­mo el si­glo de las mu­je­res, no ten­go du­da de que el XXI me­re­ce ya el tí­tu­lo de si­glo del fe­mi­nis­mo. No creo que ha­ya una pro­pues­ta eman­ci­pa­do­ra tan ilu­sio­nan­te y glo­bal co­mo la que re­cla­ma la su­pera­ción de un or­den, el pa­triar­cal, y de la cul­tu­ra en la que se apo­ya, que no es otra que el ma­chis­mo. Una pro­pues­ta, teó­ri­ca y vin­di­ca­ti­va, que jus­ta­men­te aho­ra nos in­ter­pe­la de ma­ne­ra sin­gu­lar a los hom­bres. Es de­cir, a esa mi­tad de la Hu­ma­ni­dad que nun­ca an­tes es­tu­vo tan des­orien­ta­da y des­ubi­ca­da an­te la im­pa­ra­ble re­vo­lu­ción de la otra mi­tad. Es in­ne­ga­ble que la pro­gre­si­va con­quis­ta de au­to­no­mía por par­te de las mu­je­res es­tá pro­vo­can­do en al­gu­nos hom­bres –me gus­ta­ría pen­sar que los me­nos– una ac­ti­tud reac­cio­na­ria, la cual los lle­va a si­tuar­se a la de­fen­si­va, ce­lo­sos de sus pri­vi­le­gios y de un lu­gar que sa­ben que ya nun­ca vol­ve­rán a te­ner. De ahí que un ma­chis­mo ca­da vez más be­li­ge­ran­te, y am­pa­ra­do en fra­trías de ma­chos que se re­sis­ten a per­der su he­ge­mo­nía, es­té tra­tan­do de ocu­par el dis­cur­so pú­bli­co. Al­gu­nas re­des so­cia­les co­mo Twit­ter son buen ejem­plo de ello, de la mis­ma for­ma que cier­tas pro­cla­mas de in­te­lec­tua­les va­ro­nes po­nen en evi­den­cia el ma­les­tar de al­gu­nos al sen­tir que pier­den el mo­no­po­lio de los púl­pi­tos. Ésos que aho­ra irre­me­dia­ble­men­te tie­nen que em­pe­zar a com­par­tir con vo­ces y pa­la­bras de mu­jer. Sin em­bar­go, me gus­ta­ría pen­sar que una gran ma­yo­ría de hom­bres es­ta­mos dis­pues­tos a lle­var a ca­bo un ejer­ci­cio de au­to­crí­ti­ca que des­en­mas­ca­re los pri­vi­le­gios de los que se­gui­mos go­zan­do y que des­ve­le nues­tra com­pli­ci­dad, por ac­ción u omi­sión, con el ma­chis­mo. Sin es­te pro­ce­so de trans­for­ma­ción mas­cu­li­na, que pa­sa por ad­qui­rir con­cien­cia de gé­ne­ro y por per­der­le el mie­do al fe­mi­nis­mo, mu­cho me te­mo que las con­quis­tas de nues­tras com­pa­ñe­ras se­gui­rán sien­do par­cia­les y frá­gi­les. En es­te si­glo, los hom­bres de­be­ría­mos pues ha­cer lo que no he­mos he­cho a lo lar­go de la his­to­ria, es de­cir, ini­ciar un pro­ce­so que su­pon­ga la re­nun­cia a nues­tra po­si­ción de co­mo­di­dad. Ello im­pli­ca su­pe­rar un mo­de­lo de mas­cu­li­ni­dad he­ge­mó­ni­ca que nos edu­ca pa­ra el po­der, la vio­len­cia y el do­mi­nio. Que nos con­vier­te, aun­que en mu­chas oca­sio­nes no sea­mos cons­cien­tes, en de­pre­da­do­res del otro y, so­bre to­do, de la otra. Un mo­de­lo que tam­bién ge­ne­ra cos­tes pa­ra no­so­tros mis­mos, en cuan­to que su­po­ne re­nun­ciar a la di­men­sión más hu­ma­na de nues­tro ser, que no es otra que la que nos re­con­ci­lia con nues­tra vul­ne­ra­bi­li­dad.

___Ha lle­ga­do el mo­men­to de que aban­do­ne­mos la re­sis­ten­cia pa­si­va. Ya no bas­ta con per­ma­ne­cer al mar­gen o con li­mi­tar­nos a ser po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos. Las mu­je­res nos es­tán re­cla­man­do una ac­ción trans­for­ma­do­ra que pa­sa por aca­bar con el ma­chi­to que to­dos lle­va­mos den­tro y por no con­tri­buir a la su­per­vi­ven­cia del pa­triar­ca­do gra­cias a nues­tro si­len­cio cóm­pli­ce. Te­ne­mos que con­ver­tir­nos en mi­li­tan­tes por la igual­dad, lo cual, cla­ro es­tá, só­lo se­rá creí­ble si so­mos ca­pa­ces, en cual­quier ám­bi­to de nues­tra vi­da –el tra­ba­jo, la pa­re­ja, la fa­mi­lia, las amis­ta­des–, de ir adop­tan­do unas re­glas del jue­go que per­mi­tan su­pe­rar la di­fe­ren­cia­ción je­rár­qui­ca en­tre hom­bres y mu­je­res. No es, po­déis ima­gi­nar­lo, una ta­rea fá­cil: to­dos (y to­das) arras­tra­mos una pe­sa­da mo­chi­la que el ma­chis­mo ha ido lle­nan­do de cos­tum­bres y pre­jui­cios. Tam­po­co he­mos de es­pe­rar a que nues­tras com­pa­ñe­ras de vi­da, que ya bas­tan­te tie­nen con su lu­cha dia­ria, se con­vier­tan en nues­tras sal­va­do­ras. De­be­mos ser no­so­tros los que nos lan­ce­mos a una aven­tu­ra que nos con­ver­ti­rá en me­jo­res per­so­nas y que ha de per­mi­tir que ha­bi­te­mos al fin un mun­do en el que mu­je­res y hom­bres sea­mos equi­va­len­tes. Por­que, co­mo bien di­ce el es­cri­tor An­drés Neu­man: "No con­clui­rá la lu­na su mu­dan­za mien­tras que el sol no mo­di­fi­que sus cos­tum­bres".

Oc­ta­vio Sa­la­zar es Ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal de la Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba y miem­bro de la Red Fe­mi­nis­ta de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.