PE­RRO Y GA­TO

GQ (Spain) - - Cultura - ___­por Ra­fael Az­co­na

El pe­rro y el ga­to an­da­ban siem­pre bus­cán­do­se las cos­qui­llas. En cuan­to do­ña Leo­nor se des­cui­da­ba, ya es­ta­ban lu­chan­do. Era inú­til to­do em­pe­ño de do­ña Leo­nor en ha­cer­los ami­gos.

–Pe­ro, ¿por qué te­néis que es­tar siem­pre co­mo el pe­rro y el ga­to? –les pre­gun­ta­ba do­ña Leo­nor al ídem y al ídem ca­da vez que los separaba, al uno con la co­la frac­tu­ra­da o la ca­be­za abier­ta, al otro san­gran­do de una par­te o con una ore­ja des­ga­rra­da.

Y ellos, ape­nas te­nían oca­sión, ya es­ta­ban otra vez zu­rrán­do­se la ba­da­na que da­ba pe­na ver­los. Nun­ca se pu­do ave­ri­guar quién era el pro­vo­ca­dor; do­ña Leo­nor, pe­se a sus es­fuer­zos, a sus vi­gi­lan­cias y a sus pre­vi­sio­nes, ja­más los sor­pren­dió en fla­gran­te de­li­to de agre­sión.

–Pe­ro, hi­ji­tos míos –de­cía do­ña Leo­nor–. ¿No com­pren­déis que re­ga­ñan­do os per­ju­di­cáis a vo­so­tros mis­mos? ¿Por qué no tra­táis de lle­var una co­exis­ten­cia pa­cí­fi­ca, co­mo Dios man­da, y os de­jáis de líos, de ti­quis­mi­quis y de ton­te­rías? Pe­ro ellos, erre que erre. Erre que erre has­ta el día que do­ña Leo­nor des­cu­brió el re­me­dio. Has­ta en­ton­ces se ha­bía de­di­ca­do a leer­les li­te­ra­tu­ra ejem­plar, o re­la­tar­les cuen­tos mo­ra­les, a ex­pli­car­les có­mo ca­da uno de ellos de­bía res­pe­tar los de­re­chos del otro y a de­cir­les que re­ga­ñan­do no sa­ca­ban na­da en lim­pio… Y na­da ha­bía con­se­gui­do. Pe­ro en­con­tró el re­me­dio, y mano de san­to.

El re­me­dio con­sis­tió en dar­les de co­mer to­do lo que les pe­día el cuer­po. Al prin­ci­pio, aque­llo de re­ga­lar­les el es­tó­ma­go re­sul­tó ca­tas­tró­fi­co: los ani­ma­li­tos, ple­tó­ri­cos de fuer­zas y de fa­cul­ta­des, se mal­tra­ta­ban mu­cho más que an­tes. Lue­go, cuan­do las pe­no­sas di­ges­tio­nes fue­ron amon­to­nán­do­se en su ru­di­men­ta­ria me­mo­ria en for­ma de va­gos re­cuer­dos, los ani­ma­li­tos em­pe­za­ron a con­for­mar­se con gru­ñir­se des­de le­jos. Más tar­de, cuan­do sus or­ga­nis­mos fue­ron asi­mi­lan­do los ali­men­tos y sus es­que­le­tos se cu­brie­ron de una grue­sa ca­pa de gra­sa, los ani­ma­li­tos ni si­quie­ra se mo­les­ta­ban en vol­ver las ca­be­zas pa­ra mi­rar­se. Fi­nal­men­te, gor­dos co­mo ca­ba­llos, el pe­rro y el ga­to se de­di­ca­ron a pa­sear jun­tos por el pa­si­llo con el fin de tra­tar de con­ser­var el pe­que­ño ápi­ce de agi­li­dad que les que­da­ba.

Hoy, an­cia­nos los dos y muer­ta do­ña Leo­nor por cul­pa del go­zo que le dio ver­los tan ami­gos, pe­rro y ga­to se de­di­can a la jar­di­ne­ría, a la fi­la­te­lia y a ha­cer­se una cul­tu­ra mu­si­cal. Da gus­to ver­los.

(Ra­fael Az­co­na [1926-2008] fue un es­cri­tor y guio­nis­ta es­pa­ñol. Las pe­lí­cu­las El pi­si­to, Plá­ci­do, El ver­du­go, La es­co­pe­ta na­cio­nal, Be­lle Épo­que o La ni­ña de tus ojos lle­van su rú­bri­ca. Las no­ve­las Los muer­tos no se to­can, ne­ne, Los eu­ro­peos o Los ilu­sos, tam­bién).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.