Un mi­to en el Gug­gen­heim

Si só­lo pue­des ver una ex­po­si­ción en lo que que­da de año, que sea la me­jor: EL LE­GA­DO THANN­HAU­SER. DE VAN GOGH A PI­CAS­SO.

GQ (Spain) - - Cultura - ___­por JE­SÚS ME­RINO LÓ­PEZ

Dé­mos­le al­go de con­tex­to a una de las ex­po­si­cio­nes más desea­das del año (y de la dé­ca­da, qui­zá): De Van Gogh a Pi­cas­so. El le­ga­do Thann­hau­ser. Em­pe­ce­mos. En 1909, el mar­chan­te de ar­te ale­mán Hein­rich Thann­hau­ser fun­dó en Mú­nich la Mo­der­ne Ga­le­rie. Con él tra­ba­ja­ba su hi­jo Jus­tin K., que por en­ton­ces ape­nas su­ma­ba 17 años. Am­bos ela­bo­ra­ron un am­plio pro­gra­ma de ex­po­si­cio­nes so­bre ar­tis­tas im­pre­sio­nis­tas y post­im­pre­sio­nis­tas fran­ce­ses. Tam­bién de­di­ca­ron mues­tras a au­to­res con­tem­po­rá­neos de su país. En 1913, pa­dre e hi­jo or­ga­ni­za­ron una re­tros­pec­ti­va con Pi­cas­so co­mo pro­ta­go­nis­ta, mues­tra que unió en amis­tad al ge­nio ma­la­gue­ño con la fa­mi­lia Thann­hau­ser. Tras la muer­te de Hein­rich en 1934, Jus­tin K. su­ce­dió a su pa­dre co­mo ges­tor de la sa­la mu­ni­que­sa. Tam­bién abrió se­de en Lu­cer­na y desa­rro­lló ac­ti­vi­da­des en Ber­lín y Pa­rís. La II Gue­rra Mun­dial le obli­gó a re­fu­giar­se en Nue­va York, don­de si­guió am­plian­do su co­lec­ción per­so­nal has­ta con­ver­tir­la en una de las más com­ple­tas de ar­te eu­ro­peo rea­li­za­do en­tre fi­na­les del XIX y prin­ci­pios del XX. En 1963, años an­tes de re­gre­sar a ca­sa, Jus­tin de­ci­dió le­gar par­te de su co­lec­ción a la Fun­da­ción So­lo­mon R. Gug­gen­heim. Hil­de Thann­hau­ser, viu­da de Jus­tin des­de 1976, am­plia­ría es­tos fon­dos con do­na­cio­nes adi­cio­na­les en los años 80 y 90.

BIL­BAO, HO­GAR DE MAES­TROS HAS­TA 2019 Es­tas apor­ta­cio­nes in­cluían pie­zas de Vang Gogh y más de 30 pi­cas­sos –su amis­tad era sin­ce­ra–, así co­mo obras de gran­des fi­gu­ras del Im­pre­sio­nis­mo y del Po­sim­pre­sio­nis­mo, y de otros maes­tros mo­der­nos co­mo Cé­zan­ne o Ma­net. Al Gug­gen­heim de Nue­va York le ha­bía caí­do en las ma­nos una co­lec­ción in­com­pa­ra­ble, un te­so­ro cu­yo va­lor eco­nó­mi­co de­ja­ría una cal­cu­la­do­ra cien­tí­fi­ca cor­ta de dí­gi­tos. Por for­tu­na, des­de el 21 de sep­tiem­bre se pue­de dis­fru­tar en el Gug­gen­heim de Bil­bao –even­to ex­clu­si­vo en Eu­ro­pa– de ca­si to­da la co­lec­ción del ga­le­ris­ta ale­mán; cer­ca de 50 obras has­ta hoy cus­to­dia­das por la fun­da­ción ma­triz al otro la­do del Atlán­ti­co. Ade­más de pin­tu­ras, es­cul­tu­ras y obras so­bre pa­pel, la mues­tra ofre­ce tam­bién ma­te­rial de ar­chi­vo, li­bros de in­ven­ta­rio y fo­tos, con el ob­je­ti­vo de do­cu­men­tar el com­pro­mi­so de la fa­mi­lia Thann­hau­ser con el ar­te eu­ro­peo.

3. La mu­jer del pe­lo ama­ri­llo, 1931. Pa­blo Pi­cas­so. 4. Hae­re Mai, 1891. Paul Gau­guin.

3 4 5 6 5. Bai­le es­pa­ñol, 1896-1911. Ed­gar De­gas. 6. An­te el es­pe­jo, 1876. Édouard Ma­net.

(La ex­po­si­ción, co­mi­sa­ria­da por Me­gan Fon­ta­ne­lla, es­ta­rá abier­ta al pú­bli­co del 21 de sep­tiem­bre de 2018 al 24 de mar­zo de 2019).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.