Una cues­tión de bo­to­nes

Pa­ra pin­tar co­mo Pi­cas­so pri­me­ro hay que sa­ber pin­tar co­mo Ve­láz­quez. Por eso es im­por­tan­te que co­noz­cas to­dos los se­cre­tos de la CHA­QUE­TA CRU­ZA­DA y des­cu­bras el va­lor de su bo­tón in­fe­rior. La ver­dad te ha­rá li­bre.

GQ (Spain) - - Moda - CON­SUL­TO­RIO ___­por J. M. LACORT, brand ma­na­ger de Sil­bon

La cha­que­ta cru­za­da o de do­ble bo­to­na­du­ra es una pren­da que in­vi­ta a in­no­var, y no hay me­jor for­ma de ha­cer­lo que des­de los có­di­gos clá­si­cos. Es im­por­tan­te co­no­cer el ori­gen de al­go pa­ra sa­ber usar­lo o trans­for­mar­lo. Ya lo de­cía Ale­xan­der Mcqueen: "De­bes co­no­cer las re­glas pa­ra po­der rom­per­las". Las prin­ci­pa­les di­fe­ren­cias en­tre nues­tra pro­ta­go­nis­ta y su ver­sión en hi­le­ra sen­ci­lla son, bá­si­ca­men­te, el cor­te más de­sen­fa­da­do y la va­rie­dad en los bo­to­nes (me­tá­li­cos, de co­ro­zo, de plás­ti­co, etc.) y en los bol­si­llos (con ta­pe­ta, sin ella o de ti­po par­che). Ac­tual­men­te se im­po­ne co­mo una op­ción más que vá­li­da den­tro de la sas­tre­ría clá­si­ca, así co­mo en looks más re­la­ja­dos. Re­cor­de­mos que es­ta pren­da fue con­ce­bi­da en el ám­bi­to náu­ti­co y de­por­ti­vo. Ayu­da mu­cho la con­ti­nua des­con­tex­tua­li­za­ción de los ele­men­tos más re­pre­sen­ta­ti­vos del buen ves­tir y la exis­ten­cia de ico­nos mo­der­nos co­mo Da­vid Beck­ham, La­po El­kann o Da­vid Gandy que sa­ben de­fen­der es­te di­se­ño tal y co­mo lo ha­cían en el vie­jo Holly­wood. Si op­tas por un bla­zer que siga el mo­de­lo spez­za­to (el ar­te de com­bi­nar pie­zas de di­fe­ren­tes te­ji­dos y co­lo­res, co­mo en la ilus­tra­ción), eli­ge un pan­ta­lón de ves­tir, ca­mi­sa y cor­ba­ta; u op­ta por unos chi­nos o unos jeans, así co­mo una ca­mi­sa sin cor­ba­ta, ca­mi­se­ta li­sa o po­lo (pre­fe­ri­ble­men­te, en blan­co o azul ma­rino). Si, por el con­tra­rio, de­ci­des ha­cer­te con un tra­je de dos pie­zas con cha­que­ta cru­za­da, elí­ge­lo en azul ma­rino o gris y llé­va­lo con ca­mi­sa o ca­mi­se­ta. Di­cho es­to, to­ca re­ve­lar el gran se­cre­to que te ha­rá pa­re­cer to­do un pro­fe­sio­nal. Los más avan­za­dos, que nos dis­cul­pen la ob­vie­dad: el bo­tón in­fe­rior ex­terno nun­ca, ba­jo nin­gún con­cep­to, se abro­cha. Si lo ha­ces, li­mi­ta­rás tus mo­vi­mien­tos y pa­re­ce­rá que lle­vas una fa­ja, so­bre to­do al sen­tar­te. No ol­vi­des que la me­jor téc­ni­ca pa­ra triun­far con­sis­te en por­tar la pren­da co­mo si ja­más hu­bie­ra pa­sa­do de mo­da, con la na­tu­ra­li­dad que nos per­mi­te el pro­to­co­lo ac­tual (o lo que que­da de él). Eso sí, sin pa­sar­te de lis­to. Mi pa­dre sue­le de­cir que pa­ra pin­tar co­mo Pi­cas­so pri­me­ro hay que sa­ber pin­tar co­mo Ve­láz­quez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.