¿Nue­vo es­tán­dar sar­to­rial?

No sa­be­mos si el di­se­ña­dor THOM BROWNE se­rá ca­paz de con­se­guir que el tra­je con pan­ta­lón cor­to se con­vier­ta en ten­den­cia. De mo­men­to no ha te­ni­do un éxi­to ma­si­vo, pe­ro qui­zá su co­la­bo­ra­ción con el Ba­rça pro­pi­cie un fu­tu­ro di­fe­ren­te.

GQ (Spain) - - Moda - ___­por EDUARDO BOILLOS

Las dia­de­mas, las me­chas y los mo­ñe­tes. Las ca­mi­se­tas de es­co­te por­no­grá­fi­co, la jo­ye­ría bling bling y las ce­jas de­pi­la­das. Las re­cor­da­rás co­mo al­gu­nas de las mo­das mas­cu­li­nas que de la no­che a la ma­ña­na pa­sa­ron de ser ob­je­to de mo­fa a ser adop­ta­das fer­vo­ro­sa­men­te y sin re­pa­ros por hom­bres con ba­jo ni­vel de ries­go y no muy so­bra­dos de ini­cia­ti­va es­ti­lís­ti­ca. ¿La ra­zón? Que al­gu­na me­ga­es­tre­lla del mun­do del fút­bol apa­re­cía en pú­bli­co lu­cién­do­las. Lo cier­to es que los pro­fe­sio­na­les del ba­lón son pa­ra mu­chos el ba­re­mo es­té­ti­co de­fi­ni­ti­vo; y, pa­ra bien o pa­ra mal, de­fi­nen lo so­cial­men­te acep­ta­ble. Son los úni­cos ico­nos ca­pa­ces de rom­per den­tro de al­gu­nos sec­to­res so­cia­les la se­ve­rí­si­ma pre­sión que el gru­po ejer­ce so­bre el in­di­vi­duo. Así que aho­ra que se ha he­cho pú­bli­co que el di­se­ña­dor Thom Browne ves­ti­rá a los ju­ga­do­res y al staff téc­ni­co del F. C. Bar­ce­lo­na fue­ra del cam­po (se ocu­pa­rá de los tra­jes for­ma­les pa­ra los des­pla­za­mien­tos), es ló­gi­co plan­tear­se que qui­zá, den­tro de po­co tiem­po, nos sor­pren­da­mos con que al­gu­nos de los ras­gos de iden­ti­dad del crea­dor neo­yor­quino se han con­ver­ti­do en mains­tream. Por ejem­plo, los tra­jes sas­tre de as­pec­to un­der­si­ze con pan­ta­lón cor­to y cal­ce­ti­nes al­tos.

Y nos sor­pren­de­re­mos por­que Thom Browne no es un di­se­ña­dor pa­ra to­do el mun­do, no. De he­cho, es bas­tan­te re­mar­ca­ble que un club de fút­bol (pa­re­ce ser que fue el pro­pio Ba­rça el que dio el pri­mer pa­so) ha­ya apos­ta­do por una fir­ma con­si­de­ra­da ni­cho, in­clu­so de cul­to pa­ra los in­si­ders de la mo­da y prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­da pa­ra el pú­bli­co ge­ne­ral. Se tra­ta de una de­ci­sión au­daz, por­que no ha­ce fal­ta ser un re­vo­lu­cio­na­rio en el ves­tir pa­ra lle­var un tra­je de Re­play o in­clu­so de Ds­qua­red2 (dos de las an­te­rio­res mar­cas que han ves­ti­do al club), pe­ro sí ha­ce fal­ta te­ner mu­cha osa­día pa­ra lle­var uno de los ca­rac­te­rís­ti­cos tra­jes de Thom Browne. Des­de el mes de oc­tu­bre y du­ran­te tres años, pe­rio­do que com­pren­de la co­la­bo­ra­ción, tal vez vea­mos to­ma­das las ca­lles por afi­cio­na­dos al fút­bol li­be­ra­dos de su pu­dor y ves­ti­dos de co­le­gia­les co­mo Brian John­son de AC/DC. ¿Se ex­ten­de­rá la ten­den­cia al res­to de los mor­ta­les?

Tras una ago­ta­do­ra cri­sis crea­ti­va y per­so­nal, en­con­tró ali­vio en las vi­sio­nes y los fan­tas­mas que le ha­bían tor­tu­ra­do. De re­pen­te, sus mi­se­rias se con­vir­tie­ron en el ali­men­to que ne­ce­si­ta­ba pa­ra sa­lir ade­lan­te. Y, pa­ra ce­le­brar­lo, hi­zo des­fi­lar en su ca­be­za a los per­so­na­jes de su vi­da al rit­mo de una mar­cha cir­cen­se de Nino Ro­ta –las mu­je­res que ha­bía ama­do, los cu­ras que le for­ma­ron, los ami­gos de la in­fan­cia, etc–. És­ta, sin em­bar­go, no es la his­to­ria de Brunello Cu­ci­ne­lli, sino la de Gui­do An­sel­mi, pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la Ocho y me­dio, de Fe­de­ri­co Fe­lli­ni. La vi­da de El rey del cash­me­re, co­mo se le co­no­ce en la in­dus­tria de la mo­da, y la de An­sel­mi guar­dan cier­tas se­me­jan­zas, pe­ro una es de fic­ción y la otra só­lo lo pa­re­ce.

El jo­ven vi­sio­na­rio que na­ció po­bre en el mi­núscu­lo mu­ni­ci­pio de Cas­tel Ri­go­ne, en el co­ra­zón de la pe­nín­su­la ita­lia­na, es hoy un res­pe­ta­do em­pre­sa­rio que has­ta ha acu­ña­do su pro­pio con­cep­to pa­ra de­fi­nir su for­ma de ge­ne­rar ri­que­za: "el ca­pi­ta­lis­mo hu­ma­nis­ta", es de­cir, ha­cer ne­go­cios con éti­ca. Es­ta idea se tra­du­ce en ge­ne­ro­sos suel­dos pa­ra to­dos los em­plea­dos, ho­ra­rios la­bo­ra­les com­pa­ti­bles con la vi­da per­so­nal y el res­pe­to co­mo ba­se de to­da re­la­ción. "En mi em­pre­sa só­lo hay una re­gla: no ofen­das a na­die", ex­pli­ca el je­fe. Si lo ha­ces, es­tás des­pe­di­do.

LA 'FA­MI­GLIA' Lo que pa­ra otros se­rían re­cuer­dos ca­pa­ces de amar­gar­les la exis­ten­cia, pa­ra Cu­ci­ne­lli son el mo­tor que le ha em­pu­ja­do a cons­truir una ren­ta­ble fir­ma de lu­jo. "Cre­cí en una ca­sa sin elec­tri­ci­dad, te­le­vi­sión, agua co­rrien­te ni te­lé­fono; pe­ro nun­ca ol­vi­da­ré la mi­ra­da amo­ro­sa de mi ma­dre. Mi pa­dre siem­pre me de­cía: 'Sé un hom­bre de­cen­te'. Y eso que en la es­cue­la nos dis­cri­mi­na­ban a los que no vi­vía­mos en la ciu­dad, pe­ro lo cier­to es que la po­bre­za nun­ca de­be­ría ser una ra­zón pa­ra ofen­der a na­die. Ha­ce fal­ta gen­te que lu­che en fa­vor de la dig­ni­dad hu­ma­na", afir­ma. En sus pa­la­bras no hay re­sen­ti­mien­to, só­lo gra­ti­tud por ha­ber vi­vi­do las ex­pe­rien­cias que for­ja­ron esa ob­se­sión con "la dig­ni­dad hu­ma­na", una idea que mas­cu­lla con­ti­nua­men­te.

Con 16 años, Cu­ci­ne­lli vi­vió al­go que de­ter­mi­na­ría su fu­tu­ro: "Mi pa­dre es­ta­ba en la flor de la vi­da cuan­do em­pe­zó a que­jar­se, con lá­gri­mas en los ojos, de que sus je­fes lo hu­mi­lla­ban en el tra­ba­jo. Yo no po­día de­fen­der­lo, pe­ro en ese mo­men­to me pro­me­tí que en el fu­tu­ro vi­vi­ría y trabajaría por la de­fen­sa de la dig­ni­dad mo­ral y eco­nó­mi­ca de las per­so­nas". Siem­pre la dig­ni­tà.

"En los úl­ti­mos años ha ha­bi­do una vuel­ta al buen ves­tir, a la ar­mo­nía del buen cor­te"

LA MAR­CA A di­fe­ren­cia de Gui­do An­sel­mi, Cu­ci­ne­lli no su­frió su cri­sis en la edad adul­ta. Sus mo­men­tos más amar­gos los vi­vió en la ju­ven­tud, pe­ro en vez de huir de ellos de­ci­dió re­ver­tir­los con la me­jor ven­gan­za: el éxi­to. Co­mo el per­so­na­je de Fe­lli­ni, no re­nie­ga de su pa­sa­do; lo po­ne en va­lor y lo se­ña­la co­mo el preám­bu­lo de un fu­tu­ro de ri­que­za y dig­ni­dad, la que le ne­ga­ron al­gu­nos com­pa­ñe­ros de cla­se o los je­fes de su pa­dre. En 1978 fun­dó su com­pa­ñía de con­fec­ción de jer­séis de cash­me­re, al­go que en la in­dus­tria­li­za­da re­gión de Um­bria na­die ha­bía he­cho has­ta en­ton­ces. La apuesta tu­vo un éxi­to ines­pe­ra­do y, tras va­rias ini­cia­ti­vas pa­ra desa­rro­llar el ne­go­cio, sa­lió a Bol­sa en 2012. La de­ci­sión con­vir­tió es­te fil­me en un block­bus­ter.

"En los úl­ti­mos años ha ha­bi­do una vuel­ta al buen ves­tir, a la ar­mo­nía del buen cor­te y el equi­li­brio de los ele­men­tos. Aho­ra cree­mos en un lu­jo es­té­ti­ca­men­te fa­vo­re­ce­dor pe­ro có­mo­do", ex­pli­ca. En el pri­mer se­mes­tre de es­te año, la com­pa­ñía au­men­tó sus ven­tas un 9% y el be­ne­fi­cio ne­to al­can­zó un cre­ci­mien­to del 20% en com­pa­ra­ción con el mis­mo pe­rio­do del ejer­ci­cio pa­sa­do. Sus pren­das de cash­me­re no son só­lo de las más lu­jo­sas (y ca­ras) del mer­ca­do, son la con­se­cuen­cia de un guión re­es­cri­to mil ve­ces, con ren­glo­nes tor­ci­dos pe­ro pul­so fir­me.

Una fá­bu­la ver­da­de­ra so­bre la am­bi­ción y los sue­ños de la in­fan­cia Brunello Cu­ci­ne­lli, incansable me­ce­nas, ce­le­bra así 40 años de tra­ba­jo y 65 de vi­da.

NO ES UN DI­SE­ÑA­DOR, ES UN GU­RÚ Browne lle­va años de­fen­dien­do el cor­te to­bi­lle­ro en­tre los in­si­ders, así co­mo el uso del pan­ta­lón cor­to en con­jun­tos for­ma­les.

¿QUÉ ES EL LU­JO? "El lu­jo es un con­jun­to de ar­te­sa­nía, sen­ti­do es­té­ti­co, crea­ti­vi­dad y ex­clu­si­vi­dad", ex­pli­ca Cu­ci­ne­lli.

A Gui­do An­sel­mi le gus­ta­ba re­pe­tir un jue­go de pa­la­bras: "Asa-ni­si-ma­sa". Es­ta es­pe­cie de sor­ti­le­gio ser­vía pa­ra in­vo­car el re­gre­so de la inocen­cia per­di­da, una de las má­xi­mas se­gui­das por Cu­ci­ne­lli pa­ra su úl­ti­mo pro­yec­to cul­tu­ral. En su ca­so, el con­ju­ro se lla­ma So­lomeo, una pe­que­ña vi­lla me­die­val cer­ca­na a Pe­ru­gia que ha re­cons­trui­do por com­ple­to. An­te 500 in­vi­ta­dos y una trein­te­na de au­to­ri­da­des pú­bli­cas, el di­se­ña­dor ita­liano pre­sen­tó a prin­ci­pios de sep­tiem­bre es­te pro­yec­to mas­to­dón­ti­co que com­pren­de la res­tau­ra­ción de la to­ta­li­dad del com­ple­jo urbano. Allí, a un pa­so del cuar­tel ge­ne­ral de su fir­ma, se al­za hoyEl sue­ño de So­lomeo, la ini­cia­ti­va que tam­bién da tí­tu­lo al li­bro de me­mo­rias que aca­ba de es­cri­bir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.