Ellos sa­ben lo que te gus­ta

GQ (Spain) - - Moda - ___­por EDUARDO BOILLOS

Los ar­tí­fi­ces de la re­vis­ta y fir­ma de mo­da de cul­to 032C nos ayu­dan a di­sec­cio­nar el éxi­to de su con­cep­to y el con­su­mo de la mo­da hoy.

Eran otros tiem­pos cuan­do re­vis­tas ni­cho co­mo The Fa­ce o I–D di­fun­dían lo más can­den­te de la mo­da y la cul­tu­ra y a la vez ejer­cían un enor­me po­der so­bre ellas. Se­gún mu­chos in­si­ders, des­de aque­lla épo­ca do­ra­da no ha ha­bi­do otras pu­bli­ca­cio­nes un­der­ground con una in­fluen­cia si­mi­lar. Has­ta que apa­re­ció 032c.

Es­ta re­vis­ta bi­a­nual de mo­da y cul­tu­ra, fun­da­da en 2001 y di­ri­gi­da por los ale­ma­nes Joerg y Ma­ria Koch, na­ció con los pies ya den­tro de una era de cam­bio pa­ra los me­dios es­cri­tos y en la que to­dos

te­ne­mos pleno y li­bre ac­ce­so a la ac­tua­li­dad a tra­vés de In­ter­net. Pe­ro con el tiem­po, 032c se ha ido con­vir­tien­do en una re­vo­lu­cio­na­ria pla­ta­for­ma cul­tu­ral con múl­ti­ples bra­zos, que in­clu­yen una lí­nea de ro­pa de­fi­ni­da por el mer­chan­di­sing y por los con­te­ni­dos de la pro­pia re­vis­ta, así co­mo por las co­la­bo­ra­cio­nes con al­gu­nos de los nom­bres que de ver­dad par­ten la pa­na en la mo­da hoy.

Se po­dría de­cir que el gran ta­len­to de los Koch es su ol­fa­to. Ellos sa­ben me­jor que na­die de­tec­tar dón­de es­tá la ener­gía; dón­de se es­tán mo­vien­do las co­sas y dón­de se es­tá ges­tan­do al­go im­por­tan­te. Los en­tre­vis­ta­mos en la ter­ce­ra edi­ción de la fe­ria de es­ti­lo y cul­tu­ra Bread & But­ter by Zalando de Ber­lín, don­de pre­sen­ta­ron una co­lec­ción cáp­su­la ins­pi­ra­da en el fut­bo­lis­ta Jé­rô­me Boa­teng. ___GQ: ¿Por qué ha te­ni­do es­te éxi­to vues­tra re­vis­ta, en una épo­ca de cam­bios tan pro­fun­dos pa­ra las pu­bli­ca­cio­nes en pa­pel? ___J. y M.: Los tiem­pos han cam­bia­do. Son mu­chas las ra­zo­nes por las que 032c es­tá yen­do tan bien. Pri­me­ro, por­que es­ta­mos cons­tan­te­men­te in­ten­tan­do trans­for­mar la re­vis­ta en otra co­sa, en al­go más. Usa­mos di­fe­ren­tes ca­na­les ade­más de la pa­la­bra es­cri­ta so­bre pa­pel, y es pre­ci­sa­men­te ese en­tu­sias­mo, ese de­seo de aper­tu­ra, lo que nos ha favorecido. Por otro la­do, la mar­ca apor­ta un sen­ti­mien­to de in­clu­sión pa­ra mu­cha gen­te. Y tam­bién tie­ne la ener­gía exac­ta que es­te mo­men­to re­quie­re, así co­mo una am­bi­ción in­te­lec­tual y de ca­li­dad que es su mo­tor. In­du­da­ble­men­te, otra pa­la­bra cla­ve es suer­te. La re­vis­ta ha ido bien des­de que na­ció, pe­ro ha­ce tres o cua­tro años pe­gó el pe­lo­ta­zo. Las coin­ci­den­cias afor­tu­na­das han con­se­gui­do que el éxi­to su­ce­da. ___GQ: ¿Era vues­tra in­ten­ción y de­seo que 032c se con­vir­tie­ra en al­go icó­ni­co cuan­do se ges­tó? ___J. y M.: Que tu­vie­ra éxi­to sí, pe­ro lo de ser icó­ni­co no, eso no se pla­nea. Lo que es cier­to es que es­ta­mos muy en­fo­ca­dos des­de el prin­ci­pio en lo que ha­ce­mos, en la ca­li­dad, en la di­rec­ción en la que que­re­mos ir. Y aún nos sor­pren­de­mos de la apa­bu­llan­te reac­ción de la gen­te. ___GQ: ¿Cuál di­ríais que es la di­fe­ren­cia en­tre la for­ma de con­su­mir cul­tu­ra y mo­da de es­ta ge­ne­ra­ción y la de las an­te­rio­res? ___J. y M.: La di­fe­ren­cia es que los cha­va­les de hoy en día no aho­rran pa­ra com­prar­se una mo­to al cum­plir 16 años, sino pa­ra ir a un con­cier­to, o pa­ra com­prar­se unas za­pa­ti­llas, o un pro­duc­to su­per­ex­clu­si­vo. La mo­da pa­ra ellos sig­ni­fi­ca co­mu­ni­dad, y crean con ella su pro­pia iden­ti­dad den­tro de la co­mu­ni­dad. Usan es­tos ele­men­tos pa­ra co­mu­ni­car el lu­gar en el que quie­ren ser si­tua­dos y por el que quie­ren ser iden­ti­fi­ca­dos. Fun­cio­na co­mo una cuen­ta de Ins­ta­gram. Sien­do de la ge­ne­ra­ción que soy [ha­bla Joerg], yo no en­tien­do lo de ha­cer co­la en una tien­da pa­ra con­se­guir una pren­da o ac­ce­so­rio. Pa­ra nues­tro pop up de Kan­ye West en Ber­lín los chi­cos dur­mie­ron fue­ra to­da la no­che, la co­la era in­creí­ble. Es una nue­va cul­tu­ra, un nue­vo fe­nó­meno. ___GQ: ¿Son aho­ra lo mis­mo el high fas­hion y el street­wear? ___J. y M.: No son lo mis­mo, pe­ro la fron­te­ra se ha vuel­to muy es­tre­cha y no se pue­den va­lo­rar en di­fe­ren­tes di­rec­cio­nes. Es­tán al mis­mo ni­vel, aun­que la di­fe­ren­cia es có­mo es­tán he­chos los ma­te­ria­les. Pe­ro el va­lor co­mer­cial de am­bos es­tá muy pró­xi­mo. ___GQ: ¿Las fron­te­ras en­tre el mains­tream y el un­der­ground es­tán des­di­bu­ja­das o las des­di­bu­jáis en 032c? ___J. y M.: En reali­dad, nos abu­rre esa dis­tin­ción, no tie­ne sen­ti­do. Un ejem­plo: fui­mos al con­cier­to de Rihan­na y el jue­go de lu­ces fue tan in­ten­so que nos de­jó im­pac­ta­dos. Era real­men­te avant gar­de, he­cho por los me­jo­res pro­fe­sio­na­les. Un di­se­ño alu­ci­nan­te. Y sí, se pue­de con­se­guir una gran ca­li­dad en pro­duc­tos co­mer­cia­les. Ése es el ob­je­ti­vo y es to­tal­men­te po­si­ble.

Joerg y Ma­ria Koch en el sa­lón púr­pu­ra de su ca­sa en Ber­lín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.