"Ser un hom­bre no tie­ne que ver con la tes­tos­te­ro­na. Ser un hom­bre es no dar­le im­por­tan­cia a ser­lo" - Ja­vier Rey

GQ (Spain) - - Sumario - fo­to­gra­fías : DIE­GO LA­FUEN­TE - POR: PA­LO­MA LEYRA

"¿Ése era si­to Mi­ñan­co?", me pre­gun­ta un ta­xis­ta tras ver­me des­pe­dir de Ja­vier Rey en una ca­lle de Ma­drid. "no, era el ac­tor de 'Fa­ri­ña". "ah, pues eso de­cía yo, Si­to. Era Si­to". Rey aca­ba de ir­se, pe­ro que­rría ha­ber­le con­ta­do la anéc­do­ta. Aun­que no se­ría la pri­me­ra vez que le pa­sa, por­que la se­rie que ha pro­ta­go­ni­za­do es­te año le ha do­ta­do de una nue­va iden­ti­dad de la que se­gu­ra­men­te le cos­ta­rá des­pren­der­se. es­tas co­sas les ocu­rren a los in­tér­pre­tes cuan­do les lle­ga un per­so­na­je que tras­cien­de su piel. más allá de la me­le­na, el bi­go­te o el acen­to ga­lle­go, nues­tra re­ti­na quie­re re­co­no­cer al pro­ta­go­nis­ta de una gran his­to­ria.una co­mo la del nar­co Si­to Mi­ñan­co, per­so­na­je cla­ve de la se­rie y de la no­ve­la de Na­cho Ca­rre­te­ro am­bien­ta­da en la Ga­li­cia de los años 80, cuan­do Ja­vier to­da­vía era un 'neno'. el ac­tor, sin em­bar­go, quie­re aho­ra con­tar­nos la su­ya.

Sen­ta­do en un so­fá Ches­ter, Ja­vier Rey (Noia, Co­ru­ña, 1980) apu­ra un ca­fé so­lo y un mi­ni bo­ca­di­llo por­que son las cua­tro de la tar­de y ape­nas ha co­mi­do. En Ma­drid ha­ce ca­si 40 gra­dos, y el ac­tor va en ca­mi­se­ta y pan­ta­lo­nes cor­tos. Jus­to ese día, en su pue­blo na­tal, en la Ría de Mu­ros, se ce­le­bra el día de San­tia­go, pa­trón de Ga­li­cia, y Rey con­fie­sa sen­tir al­go de mo­rri­ña –"Va en nues­tro ADN", jus­ti­fi­ca–. Una nos­tal­gia que ca­sa con aque­llo que de­cía el ga­lle­guis­ta Cas­te­lao: "Si los ca­mi­nos nos tien­tan a ca­mi­nar es por­que de­ja­mos una luz en­cen­di­da en la ca­sa don­de na­ci­mos pa­ra po­der vol­ver". Y Ja­vier pa­re­ce que no só­lo vol­vió "a ca­sa" pa­ra ro­dar Fa­ri­ña, la exi­to­sa se­rie de An­te­na 3 que Net­flix ofre­ce en me­dio mun­do –en los paí­ses de ha­bla no his­pa­na han adap­ta­do el tí­tu­lo co­mo Co­cai­ne Coast–, sino a re­vi­si­tar su pro­pia vi­da, aque­lla que le re­cuer­da el ve­rano azul de su in­fan­cia, ajeno a cual­quier otra preo­cu­pa­ción. "Yo te­nía 12 años cuan­do tu­vo lu­gar la Ope­ra­ción Né­co­ra y an­tes no en­ten­día a aque­llos 'se­ño­res' de 15 o 16 años que se pa­sa­ban el día pa­ra­dos, o a aque­llos otros que se lar­ga­ban del pue­blo. Sí re­cuer­do oír aque­llo de 'Fu­la­ni­to des­apa­re­ció'… Pe­ro fue más tar­de, en la ado­les­cen­cia, cuan­do en­ten­dí aque­llo que pa­sa­ba, el su­fri­mien­to de las fa­mi­lias, y sen­tí la suer­te que ha­bía te­ni­do por lo sa­nos que eran nues­tros pa­dres", cuen­ta. "Aun­que tam­bién re­cuer­do que ju­ga­ba en un cam­po de fút­bol don­de ha­bía je­rin­gui­llas por las gra­das y era una ima­gen que, has­ta que hi­ce la se­rie, te­nía ca­si ol­vi­da­da".

___Han te­ni­do que pa­sar más de 25 años pa­ra que la fic­ción –o me­jor di­cho, la reali­dad que tan bien na­rra el li­bro de Ca­rre­te­ro– res­ca­te aque­lla his­to­ria que tu­vo lu­gar en Ga­li­cia du­ran­te los años 80, y la de sus has­ta en­ton­ces in­to­ca­bles pro­ta­go­nis­tas. En­tre ellos, el más ca­ris­má­ti­co, Jo­sé Ra­món Pra­do Bu­ga­llo. Miem­bro de una fa­mi­lia de ma­ris­ca­do­res de Cam­ba­dos co­no­ci­da co­mo "los Mi­ñan­co", era un chi­co des­pier­to y am­bi­cio­so que es­ca­ló to­dos los pel­da­ños del ne­go­cio con el sue­ño de con­ver­tir­se en al­guien re­le­van­te y te­ner un co­cha­zo. El mis­mo que en po­co tiem­po pa­só de ser un ave­za­do pi­lo­to de pla­nea­do­ras en la era del Wins­ton de ba­tea a blan­quea­dor de ca­pi­ta­les en Pa­na­má, y rey del nar­co cuan­do de­ci­dió dar el sal­to a la co­caí­na, que le per­mi­tió tra­tar de tú a tú con el car­tel de Ca­li. Una fic­ción que su­peró con cre­ces la reali­dad co­ti­dia­na de la zo­na y que for­mó par­te del en­tra­ma­do so­cial y eco­nó­mi­co de aque­lla in­ci­pien­te Si­ci­lia ga­lle­ga. "Mis pa­dres nos in­sis­tían mu­cho en aque­llo de no acep­tar es­to o no pro­bar aque­llo… –re­cuer­da Ja­vier so­bre la som­bra alar­ga­da de las dro­gas–, pe­ro tam­po­co nos te­nían en­ce­rra­dos en ca­sa. To­dos los cha­va­les de mi edad éra­mos ca­lle­je­ros, pe­ro ha­bía una con­fian­za muy gran­de por par­te de nues­tros pro­ge­ni­to­res", re­me­mo­ra el ac­tor, con­fe­san­do a cam­bio que es­te tra­ba­jo le ha per­mi­ti­do com­ple­tar al­gu­nas pie­zas que le fal­ta­ban del puz­le.

___Pa­ra en­ten­der a sus per­so­na­jes, y a Si­to Mi­ñan­co en par­ti­cu­lar, di­ce que lo que pro­cu­ra es ha­cer­se pre­gun­tas. Mu­chas pre­gun­tas. "Sen­tir­te el más pe­que­ño es lo que te im­pul­sa a que quie­ras ser gi­gan­te. Pe­ro uno no quie­re con­ver­tir­se en gi­gan­te por ca­sua­li­dad. Es­toy con­ven­ci­do –y ha­blo siem­pre del per­so­na­je de fic­ción– de que si a es­te per­so­na­je al­guien le di­ce al prin­ci­pio que se con­ver­ti­ría en el ti­po que fue, ha­bría di­cho que no, que ja­más se­ría eso. Pe­ro si ob­ser­vas esos pe­que­ños com­ple­jos, esa sen­sa­ción de ver có­mo los de­más avan­zan a tu al­re­de­dor mien­tras en tu pro­pia fa­mi­lia no tie­nes ape­nas qué echar de co­mer al pla­to… Si te po­nes en ese lu­gar de ver­dad y lo tra­ba­jas des­de ese pun­to, aca­bas en­ten­dién­do­lo".

___E­sa ca­pa­ci­dad de me­ter­se en la piel de sus per­so­na­jes le ha lle­va­do a lu­ga­res que no siem­pre re­sul­tan fá­ci­les ni có­mo­dos. Cuan­do di­cen "cor­ten", ¿có­mo se lle­va eso a ca­sa? "Lle­ván­do­te­lo. En eso con­sis­te es­te tra­ba­jo", ex­pli­ca con tran­qui­li­dad.

"DE NI­ÑO JU­GA­BA EN UN CAM­PO DE FÚT­BOL ERA DON­DE HA­BÍA JE­RIN­GUI­LLAS. UNA IMA­GEN QUE TE­NÍA OL­VI­DA­DA HAS­TA QUE HI­CE 'FA­RI­ÑA"

"Yo creo que en el suel­do va la ca­pa­ci­dad que ten­ga ca­da uno de ver qué ha­ce con eso. Tie­nes que se­pa­rar­lo de tu vi­da, y si no, pues con el tiem­po pa­sa. Con Fa­ri­ña me fui a ca­sa de ma­ne­ras muy dis­tin­tas: a ve­ces con ver­güen­za, a ve­ces con ga­nas de ven­gan­za; pa­sas des­de el amor más pu­ro al de­seo, o a sen­tir­te el ti­po más pe­que­ño del mun­do e in­ten­tar po­ner­le re­me­dio a eso". Pe­ro con­ti­núa con­ven­ci­do de que ha­cer­se pre­gun­tas le ayu­da a en­ten­der co­sas. Ja­vier no bus­ca dis­cul­pas ni jus­ti­fi­ca­cio­nes. Só­lo in­ves­ti­ga, ras­trea, lee, es­cri­be.

___El ac­tor tu­vo va­rios me­ses pa­ra dar­le sen­ti­do y ver­dad a su in­ter­pre­ta­ción. No se tra­ta­ba de ha­cer una agen­da cro­no­ló­gi­ca, sino un re­la­to hu­mano. Y va­ya si lo con­si­guió, por­que su Si­to es­tá lleno de aris­tas, re­co­ve­cos, du­das, ma­ti­ces, lu­ces y som­bras. Re­co­no­ce tra­ba­jar sus per­so­na­jes ca­si ob­se­si­va­men­te, siem­pre que el tiem­po lo per­mi­ta: "Si te de­jan mu­cho, nun­ca hay un fin. Un día te lla­man a fi­las y tie­nes que es­tar, pe­ro siem­pre al­ber­gas la sen­sa­ción de que te fal­ta más, co­mo cuan­do vas a un exa­men, que siem­pre te gus­ta­ría te­ner una se­ma­na más. Yo lo úni­co que pro­cu­ro es no juz­gar, soy mu­cho de ir atrás, de in­ten­tar en­ten­der por qué es­tán don­de es­tán, qué pa­só an­tes. Soy muy ob­se­si­vo al tra­tar de re­lle­nar los hue­cos y co­no­cer quién es el ti­po que me to­ca en­fren­te". Y sus de­be­res los ha­ce tam­bién con pe­que­ños ri­tua­les: em­plea va­rias li­bre­tas, de las que fil­tra no­tas de una a otra pa­ra aca­bar ha­cien­do mil ano­ta­cio­nes con le­tri­ta pe­que­ña en los már­ge­nes de los guio­nes, "siem­pre con bo­lí­gra­fo ne­gro", acla­ra. Só­lo en­ton­ces se de­ja lle­var: "Si mi per­so­na­je su­fre, yo su­fro con él", zan­ja.

___El tra­ba­jo de un ac­tor, lo sa­ben to­dos, te brin­da mu­chas po­si­bi­li­da­des de apren­di­za­je. No só­lo las re­la­ti­vas al ser hu­mano. A él le ha per­mi­ti­do apren­der de mo­da, co­mo cuan­do in­ter­pre­tó a Ma­teo en la se­rie Vel­vet –cu­ya nue­va tem­po­ra­da ya pue­de ver­se en Mo­vis­tar+–, o a Ba­len­cia­ga en Lo que es­con­dían sus ojos; de fí­si­ca cuán­ti­ca, por su pro­ta­go­nis­ta en la pe­lí­cu­la Sin Fin, de los her­ma­nos Alen­da –que se es­tre­na el 31 de oc­tu­bre y por la que re­ci­bió la Biznaga de Pla­ta en el úl­ti­mo Fes­ti­val de Ci­ne de Malaga–; y, có­mo no, de eco­no­mía su­mer­gi­da, dro­gas y lan­chas en Fa­ri­ña. Hi­jo de un ca­pi­tán de bar­co de los que lle­va­ba bu­ques a Áfri­ca, di­ce que nun­ca na­ve­gó mu­cho por aque­llo de "en ca­sa del he­rre­ro…", pe­ro en es­ta oca­sión se des­qui­tó pi­lo­tan­do él mis­mo las lan­chas que pla­nea­ban en­tre las ba­teas. Sin ape­nas usar un do­ble. "Se me dio bien y siem­pre que­da me­jor cuan­do ha­ces tú los pla­nos an­te la cá­ma­ra", jus­ti­fi­ca. Pe­ro

"SER UN HOM­BRE NO TIE­NE QUE VER CON LA TES­TOS­TE­RO­NA.SER UN HOM­BRE ES NO DAR­LE IM­POR­TAN­CIA A SER­LO"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.