EN­TRE­VIS­TA

GQ (Spain) - - Sumario - POR DY­LAN JO­NES

Tras me­dio si­glo en la bre­cha, Ralph Lau­ren se con­fie­sa en GQ.

GQ ce­le­bra al gran pa­drino de la mo­da en su 50º aniver­sa­rio en las pasarelas y en tu ar­ma­rio con una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va en la que nos cuen­ta, en­tre otras co­sas, por qué no le gus­ta la mo­da.

"Siem­pre he ad­mi­ra­do a Frank Si­na­tra por­que fue al­guien que nun­ca aban­do­nó su es­ti­lo"

El Pa­seo de la Fa­ma de la Mo­da de Nue­va York se ex­tien­de a lo lar­go de la Sép­ti­ma Ave­ni­da y ce­le­bra lo me­jor de la in­dus­tria con pla­cas de bron­ce en re­lie­ve in­crus­ta­das en la ace­ra. En­tre las ca­lles 35 y 36 en­cuen­tras a Os­car de la Ren­ta y Don­na Ka­ran; de la 40 a la 41 ves nom­bres co­mo Nor­ma Ka­ma­li, Bet­sey John­son y Marc Ja­cobs; y al otro la­do de la ca­lle que une la 39 y la 40, res­guar­da­do en­tre Geof­frey Bee­ne, Bill Blass, Dia­ne Von Fus­ten­berg, Cal­vin Klein y Liz Clai­bor­ne, te to­pas con el de Ralph Lau­ren. En la pla­ca, que hon­ra la ge­nia­li­dad del crea­dor des­de el año 2000, se lee: "Se ha ba­sa­do en iden­ti­fi­car e in­ter­pre­tar el es­ti­lo clá­si­co ame­ri­cano", ins­pi­rán­do­se en "to­dos y ca­da uno de los looks más im­por­tan­tes de la his­to­ria de la mo­da de es­te país". Se re­fie­re al es­ti­lo de los na­ti­vos ame­ri­ca­nos, el look cow­boy del le­jano oes­te, la ele­gan­cia de la edad de oro de Holly­wood y la so­fis­ti­ca­da ro­pa de de­por­te de la al­ta bur­gue­sía an­glo­ame­ri­ca­na.

No es­tá mal pa­ra un hom­bre que em­pe­zó en la in­dus­tria ven­dien­do cor­ba­tas. O pa­ra un hom­bre na­ci­do tan só­lo seis me­ses des­pués del co­mien­zo de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial con el na­da icó­ni­co nom­bre de Ralph Lifs­hitz. Su ha­bi­li­dad apa­ren­te­men­te in­na­ta pa­ra ca­na­li­zar la ex­pe­rien­cia ame­ri­ca­na a tra­vés de la ro­pa es una de las ra­zo­nes por las que re­ci­be tan­to apo­yo de la in­dus­tria. "Ralph es el ma­yor con­ta­dor de his­to­rias que exis­te, y su ro­pa ha he­cho que pe­lí­cu­las co­mo El Gran Gatsby, de 1974, y An­nie Hall, sean me­mo­ra­bles", co­men­ta el di­se­ña­dor Mi­chael Kors. "Ha ayu­da­do a con­ver­tir la mo­da ame­ri­ca­na en un es­ti­lo de vi­da ama­do al­re­de­dor del mun­do".

Lau­ren ha­bla de "es­ti­lo de vi­da" y no de "mo­da". El di­se­ña­dor tie­ne ego, co­mo cual­quier otra per­so­na a su mis­mo ni­vel en la in­dus­tria, pe­ro es sincero en su mo­des­tia cuan­do ha­bla de lo que ha he­cho pa­ra ga­nar­se el pan du­ran­te es­tos úl­ti­mos 50 años. "Hay to­da una ma­ne­ra de vi­vir la vi­da. ¿Có­mo vi­ve la gen­te?", me pre­gun­ta cuan­do lo en­tre­vis­to en su ofi­ci­na de Man­hat­tan, un es­pa­cio re­ple­to de ac­ce­so­rios cui­da­do­sa­men­te se­lec­cio­na­dos ("son ju­gue­tes, no se dón­de po­ner­los", di­ce sin dar­le im­por­tan­cia, ha­cien­do un ges­to con la mano). "No se tra­ta úni­ca­men­te de la ro­pa; sino de có­mo vi­ves. Es lo mis­mo que pa­sa con mis res­tau­ran­tes. No sa­bía que iban a te­ner éxi­to. Só­lo sa­bía lo que que­ría. Igual que con la ro­pa. Es igual. Tie­nes que man­te­ner­lo en mar­cha, que la co­mi­da sea bue­na, te­ner a los clien­tes con­ten­tos, ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra man­te­ner un ne­go­cio y se­guir ade­lan­te. Tie­nes que es­tar a su ser­vi­cio, tie­nes que vi­vir con ello; tie­nes que cons­truir una mar­ca, con­tra­tar gen­te, con­se­guir a las per­so­nas que de ver­dad en­tien­den có­mo fun­cio­na. To­do es una cul­tu­ra y hay que crear­la y en­ten­der­la; y se cons­tru­ye a tra­vés de la fe­li­ci­dad que te da lo que quie­res trans­mi­tir, no ple­gán­do­te a los de­sig­nios del mer­ca­do".

De los in­te­gran­tes del Pa­seo de la Fa­ma de la Mo­da, Ralph Lau­ren es de los que se me­re­cen que es­cul­pan su efi­gie en el Mon­te Rush­mo­re. Co­mo lí­der de una cor­po­ra­ción que va­le más de 5.000 mi­llo­nes de dó­la­res, pre­si­de fir­mas co­mo Po­lo Ralph Lau­ren, Ralph Lau­ren Pur­ple La­bel, Ralph Lau­ren Co­llec­tion, Ralph Lau­ren Black La­bel, Blue La­bel, RRL y más. Ca­lla­do, efi­cien­te, del­ga­do (ha­ce ejer­ci­cio cin­co ve­ces a la se­ma­na y cui­da su ali­men­ta­ción) y con una in­ten­si­dad de maes­tro Yo­da, Lau­ren lle­na la sa­la cuan­do ha­ce su en­tra­da (des­de lue­go, lle­na su ofi­ci­na de Ma­di­son Ave­nue, aun­que aho­ra se en­cuen­tre un po­co en­cor­va­do. Fí­si­ca­men­te nun­ca ha si­do un hom­bre gran­de, pe­ro su pre­sen­cia no ne­ce­si­ta de la ayu­da de ma­sa cor­po­ral). No ha­bla al­to –lo co­noz­co des­de ha­ce 25 años y nun­ca le he oí­do gri­tar– y da la im­pre­sión de que aho­ra no le ha­ce fal­ta, pe­ro se­gu­ra­men­te no lo ha ne­ce­si­ta­do des­de ha­ce tiem­po.

Cuan­do sales del as­cen­sor y ca­mi­nas ha­cia sus ofi­ci­nas de Mid­town, te di­ri­ges ha­cia la ver­sión apro­xi­ma­da de lo que se­ría un an­ti­guo club de ca­ba­lle­ros in­glés a lo Ralph Lau­ren, con pa­re­des de cao­ba cha­pa­da, pin­tu­ras al óleo mos­tran­do la vi­da de un aris­tó­cra­ta in­glés, si­llo­nes de cue­ro, man­tas es­ti­lo tar­tán y la se­lec­ción per­fec­ta de li­bros de me­sa dis­tri­bui­da por la sa­la. Es to­do fa­cha­da, por su­pues­to, pe­ro él no in­ten­ta apa­ren­tar lo con­tra­rio. Co­mo su ro­pa, su mar­ca y Holly­wood –la esen­cia del gran sue­ño ame­ri­cano–, per­so­ni­fi­ca los de­seos cum­pli­dos.

De la mis­ma ma­ne­ra que el ideal de ele­gan­cia sar­to­rial bri­tá­ni­ca lo en­con­tra­mos en Sa­vi­le Row, el equi­va­len­te en EE UU se­ría Ralph Lau­ren. A tra­vés de su ro­pa mas­cu­li­na pue­des ver la ele­gan­cia del tra­je a me­di­da, adap­ta­do a la idea ame­ri­ca­na de lo que sig­ni­fi­ca el ver­da­de­ro es­ti­lo. No es que va­ya a ad­mi­tir­lo, pe­ro és­te ha si­do el fo­co de aten­ción de Lau­ren des­de que em­pe­zó en es­ta in­dus­tria en 1967: "¿Có­mo pue­do di­se­ñar pren­das que sean si­nó­ni­mo del sue­ño ame­ri­cano?".

"No creo só­lo en una co­sa", con­tes­ta a modo de eva­si­va. "No creo que to­do se ten­ga que re­du­cir a un jer­sey de cash­me­re y a un par de ca­mi­sas de fra­ne­la de lu­jo. No to­do el mun­do pue­de per­mi­tir­se Ralph Lau­ren Pur­ple La­bel y no to­dos lo quie­ren. Así que ha­go ro­pa pa­ra los pi­jos, pa­ra el clá­si­co que com­pra la lí­nea RRL, pa­ra el que quie­re ro­pa de de­por­te de lu­jo…". ¿Es el ca­jón de sas­tre del sue­ño ame­ri­cano? "Creo que tra­ta más de mí y de lo que he in­ten­ta­do ha­cer. Sa­bes, siem­pre he ad­mi­ra­do a Frank Si­na­tra. Tu­vo sus bue­nos y ma­los mo­men­tos, pe­ro nun­ca aban­do­nó su es­ti­lo. Tu­vo lo que pu­do ha­ber si­do una vi­da du­ra o un ca­rác­ter du­ro. No co­noz­co su for­ma de ser, pe­ro creo en la ca­pa­ci­dad de creer en lo que ha­ces y sa­ber qué es lo me­jor pa­ra ti. No soy él, pe­ro lo apo­yé cuan­do es­tu­vo en lo más ba­jo. Y vi có­mo vol­vió a lo más al­to. Su­ma­ba co­ra­je, re­sis­ten­cia y al­go de in­te­gri­dad. Igual que Mar­lon Bran­do. To­dos hu­bié­ra­mos que­ri­do ser Mar­lon Bran­do, ¿a que sí? En mi tra­ba­jo he in­ten­ta­do re­fle­jar dis­tin­tas sen­si­bi­li­da­des. No te­nía un plan maes­tro y sin­ce­ra­men­te no pla­neé es­to. Ha si­do ins­tin­to y co­ra­je; amor, pa­sión y ho­nes­ti­dad".

Du­ran­te mu­chos años, Lau­ren era la per­so­na que me­jor re­crea­ba la ro­pa bri­tá­ni­ca pa­ra ven­der­la lue­go en Reino Uni­do, aun­que a tra­vés de una mi­ra­da ame­ri­ca­na. Y co­mo los bri­tá­ni­cos com­pra­ban

Ralph Lau­ren y no Sa­vi­le Row, que­da­ba le­gi­ti­ma­do. Des­de lue­go, lo­gró que los ame­ri­ca­nos –y tam­bién los ita­lia­nos, los fran­ce­ses y un lar­go et­cé­te­ra– se sin­tie­ran más bri­tá­ni­cos.

Al­gu­nos re­cor­da­rán esa his­to­ria de Giu­sep­pe To­ma­si di Lam­pe­du­sa, el prín­ci­pe dan­di si­ci­liano que es­cri­bió El Ga­to­par­do, cuan­do fue a Lon­dres por pri­me­ra vez a prin­ci­pios del si­glo XX pa­ra re­no­var su ar­ma­rio. Co­mo ha­bía lle­ga­do de no­che no se cru­zó con ca­si na­die, así que a la ma­ña­na si­guien­te, cuan­do su sir­vien­te en­tró a la ha­bi­ta­ción pa­ra co­rrer las cor­ti­nas, le pre­gun­tó con en­tu­sias­mo so­bre lo que lle­va­ba pues­to la gen­te que es­ta­ba en la ca­lle. "Pa­re­ce, ec­ce­llen­za, que es us­ted el úni­co caballero in­glés de ver­dad en Lon­dres". Era la cla­se de per­so­na que, si hu­bie­ra na­ci­do al­go más tar­de, ha­bría ves­ti­do Ralph Lau­ren. Por­que hay que re­cor­dar que, du­ran­te años, la úni­ca ma­ne­ra de que los de­más pen­sa­ran que eras bri­tá­ni­co era lle­van­do su ro­pa.

No hay que ol­vi­dar que a los "pi­jos" ame­ri­ca­nos les en­can­ta­ba Ralph, por­que consideraban bri­llan­te su in­ter­pre­ta­ción des­de el pun­to de vis­ta yan­qui del modo en que el res­to del mun­do per­ci­bía el vie­jo im­pe­rio (los bri­tá­ni­cos se can­sa­ron de la ri­gi­dez de Sa­vi­le Row y de los ex­ce­sos de la sas­tre­ría ita­lia­na). Cuan­do Lau­ren di­ce "el lu­jo es un sen­ti­mien­to, una ma­ne­ra de vi­vir. Tie­ne que ver con el es­ti­lo per­so­nal, la ca­li­dad y la ele­gan­cia atem­po­ral", com­bi­na la tra­di­ción bri­tá­ni­ca, el to­que ita­liano y el co­ol ame­ri­cano (el es­ti­lo ca­sual, va­ya). Así que si mez­clas su sen­si­bi­li­dad in­gle­sa con su ai­re de Nue­va In­gla­te­rra, aña­dien­do la te­má­ti­ca cow­boy y el es­pí­ri­tu de­por­ti­vo, da co­mo re­sul­ta­do una pro­pues­ta so­fis­ti­ca­da. "Es­tá to­do mez­cla­do", ex­pli­ca Lau­ren. "Pe­ro to­do pro­ce­de de la 'no-mo­da' y en­cuen­tra su ori­gen en la na­tu­ra­li­dad, en la atem­po­ra­li­dad; en lo que es real y có­mo­do".

"En mis anun­cios no apa­re­cen fa­mo­sos por­que el fa­mo­so soy yo. No creo en las

ce­le­bri­ties, creo en la mar­ca"

¿Cuál es el se­cre­to del éxi­to de Lau­ren? Lo pri­me­ro, su ex­tra­or­di­na­ria ha­bi­li­dad pa­ra ven­der fan­ta­sía, más con­cre­ta­men­te su vi­sión del ideal ame­ri­cano. El uni­ver­so de Lau­ren es­tá re­ves­ti­do de cao­ba y cue­ro. Es un mun­do en el que se mon­ta a ca­ba­llo por la ma­ña­na y se jue­ga al te­nis por la tar­de. Es un mun­do don­de las mu­je­res son fe­me­ni­nas, gua­pas y atlé­ti­cas, y los hom­bres ru­dos e in­ve­ro­sí­mil­men­te atrac­ti­vos; don­de tan­to ni­ños co­mo pe­rros son bien­ve­ni­dos y don­de no hay un pe­lo, dien­te o ras­go fa­cial fue­ra de lu­gar.

Hay una fa­mo­sa fo­to­gra­fía to­ma­da por Slim Aa­rons en la no­che­vie­ja de 1957 en el res­tau­ran­te Ro­ma­noff de Holly­wood. En ella apa­re­cen Clark Ga­ble, Gary Coo­per, Ja­mes Ste­wart y Van He­flin, fu­man­do, be­bien­do cham­pán y ves­ti­dos de eti­que­ta. No hay me­jor re­pre­sen­ta­ción de la cús­pi­de del es­ti­lo ame­ri­cano. La fo­to se co­no­ce co­mo Los Re­yes de Holly­wood, una mi­ra­da ín­ti­ma a ese mun­do que des­apa­re­ció. "Es­ta­ba ha­cien­do fo­tos de mi apar­ta­men­to de la 57 con Park pa­ra ayu­dar a Al­fred Hitch­cock en el di­se­ño del set de La ven­ta­na in­dis­cre­ta y ahí fue cuan­do co­no­cí a Jimmy Ste­wart", cuen­ta Aa­rons. "Era ami­go tam­bién de Ga­ble –coin­ci­di­mos mien­tras ro­da­ba Ca­pri con So­fía Lo­ren, e in­clu­so tu­ve un pe­que­ño pa­pel en la pe­lí­cu­la–. Cuan­do iba con mi mu­jer a las fies­tas en las ca­sas de las es­tre­llas en Los Án­ge­les, lue­go no iba por ahí lla­man­do a sus puer­tas, y ellos lo sa­bían. Así que cuan­do fui al bar de Ro­ma­noff con mi cá­ma­ra, no me con­si­de­ra­ron un in­tru­so. De he­cho, la ra­zón por la cual se es­tán rien­do es que Ga­ble les es­ta­ba con­tan­do lo ma­lo que se­ría yo en una pe­lí­cu­la". No só­lo pa­re­cen los cua­tro es­tar ves­ti­dos por Lau­ren, sino que tam­bién da la sen­sa­ción de que si hu­bie­ra es­ta­do pre­sen­te en esa épo­ca, se­gu­ra­men­te los ha­bría ves­ti­do.

Es otro ejem­plo de por qué la ro­pa de Ralph Lau­ren ha ca­la­do tan hon­do en el hom­bre ame­ri­cano. Si echas la vis­ta atrás y re­vi­sas sus anun­cios pu­bli­ci­ta­rios, no ve­rás mu­chos ros­tros fa­mo­sos. ¿Por qué?

"¿Por qué? Por­que el fa­mo­so soy yo", me re­pli­ca en una ra­ra mues­tra de ego. "No me aver­güen­za. Me con­ver­tí en el per­so­na­je. Es Ralph Lau­ren. Vie­nes a com­prar a Ralph Lau­ren, no a otro. Sí, es bo­ni­to que la gen­te ame tu ro­pa, y a mu­chos hom­bres les gus­ta la ro­pa y me ha­ce ilu­sión que se la pon­gan y que ten­gan buen gus­to, pe­ro no creo en las ce­le­bri­ties. Creo en la in­te­gri­dad de una mar­ca; el nom­bre es­tá en la puer­ta y ésa es la em­pre­sa. Si al­guien quie­re lle­var mis diseños a una fies­ta, no le pa­go por ello. Pre­fie­ro re­ga­lár­se­los. Hay al­gu­nos fa­mo­sos que me gus­tan –Da­vid Beck­ham es un buen chi­co, creo. No lo co­noz­co muy bien, pe­ro me gus­ta lo que he vis­to–, pe­ro la mar­ca tie­ne que tra­tar so­bre mí. Al­gu­nas ve­ces se te es­ca­pan cier­tas co­sas. Otras vas en la di­rec­ción equi­vo­ca­da. Quie­ro de­cir, creo que he si­do un po­co len­to en el mer­ca­do chino. Tal vez con­tra­tas al di­rec­tor erró­neo. A ve­ces te equi­vo­cas, sue­le pa­sar, pe­ro te re­cu­pe­ras si eres bueno. Si es­tás arri­ba por un gol­pe de suer­te, no te re­cu­pe­ras. No lo ha­ces a no ser que tra­ba­jes du­ro y de ver­dad creas en ello. Tra­ba­jo du­ro. Me gus­ta lo que ha­go y me con­tro­lo a mí mis­mo. In­ten­to co­no­cer bien lo que es­toy ha­cien­do y sé que nun­ca voy a sa­ber­lo to­do. Ten­go mu­cha fe en las per­so­nas…", mu­si­ta, sin que­rer de­jar el te­ma.

A ho­ra bien, mi­ra, me gus­ta la fa­ma. Me gus­ta cuan­do me re­co­no­cen, cuan­do voy a Pa­rís y de re­pen­te la gen­te se gi­ra y sa­be quién soy. Me dan los me­jo­res asien­tos en el ci­ne y el tea­tro. Ha­ce años, cuan­do el res­tau­ran­te 21 es­ta­ba de mo­da, las me­jo­res me­sas es­ta­ban del la­do iz­quier­do, y fui con un ami­go que es­ta­ba ob­se­sio­na­do con el lu­gar y no ha­bía con­se­gui­do nun­ca es­tar en esa zo­na. Años más tar­de, mi mu­jer y yo ha­bía­mos sa­li­do de ver una pe­lí­cu­la en el ci­ne y pen­sa­mos, 'va­mos al 21'. Y yo di­je: 'Voy a ver dón­de me sien­tan cuan­do lle­gue'. Y me sen­ta­ron en el la­do iz­quier­do. Y me sen­tí fe­liz –pue­de pa­re­cer una ton­te­ría, pe­ro así me sen­tí–. 'Oh, qué bo­ni­to ges­to', pen­sé. Pe­ro no me lo to­mo a la li­ge­ra, por­que és­te es un ne­go­cio en cons­tan­te mo­vi­mien­to, un mun­do en cons­tan­te mo­vi­mien­to que cam­bia con­ti­go.

"No me gus­ta la mo­da. En los úl­ti­mos 50 años mi ro­pa ha cam­bia­do, pe­ro los prin­ci­pios nun­ca lo han he­cho"

No pue­des dar­te una palmada en la es­pal­da, tie­nes que se­guir ade­lan­te. Pe­ro siem­pre es­tá bien al­cal­zar el éxi­to y vi­vir con ello. De al­gu­na ma­ne­ra creo que te da un po­co de se­gu­ri­dad en la vi­da".

El otro se­cre­to del éxi­to de Lau­ren es su cohe­ren­cia, la ha­bi­li­dad de ob­ser­var la lí­nea de pro­duc­ción ca­da tem­po­ra­da sin sen­tir la ur­gen­cia de ju­gar con ella in­ne­ce­sa­ria­men­te. "Co­mo to­das aque­llas gran­des mar­cas que han trans­cen­di­do al pa­so del tiem­po –Gior­gio Ar­ma­ni, Pra­da, Bot­te­ga Ve­ne­ta–, las co­lec­cio­nes de Ralph Lau­ren pue­den cam­biar con las tem­po­ra­das, pe­ro la esen­cia, el ADN de la mar­ca siem­pre per­ma­ne­ce in­tac­to", ex­pli­ca el Di­rec­tor de Es­ti­lo y Cuidados del GQ bri­tá­ni­co, Teo van den Broe­ke. "Ralph Lau­ren es el maes­tro in­dis­cu­ti­ble de la es­cue­la tí­pi­ca ame­ri­ca­na. Des­de los co­lo­res lla­ma­ti­vos y los po­los con la ima­gen del ca­ba­llo con el que se hi­zo un nom­bre, has­ta sus fa­mo­sos pon­chos Na­va­jo, va­que­ros ca­sual y el tra­je de hom­bros mar­ca­dos de los 80, na­die apre­cia me­jor el es­ti­lo ame­ri­cano. Aun­que de­ja­ra la po­si­ción de CEO en 2015, si­gue sien­do el co­ra­zón del ne­go­cio que le­van­tó de la na­da. Y te­nien­do en cuen­ta que el año que vie­ne ce­le­bra­rá su 80 cum­plea­ños, no es al­go que de­ba pa­sar­se por al­to".

Lo que más im­pre­sio­na a los co­le­gas de pro­fe­sión de Lau­ren es la com­pren­sión que tie­ne de su pro­pia mar­ca. "Es uno de los me­jo­res ven­de­do­res del mun­do", co­men­ta Ma­no­lo Blah­nik cuan­do se le pre­gun­ta por qué ha du­ra­do tan­to en la in­dus­tria. "No di­ría que ha in­flui­do en mí per­so­nal­men­te –lo que ha­ce­mos es muy di­fe­ren­te–, pe­ro soy un gran ad­mi­ra­dor de su tra­ba­jo y lo res­pe­to enor­me­men­te. Lau­ren ha crea­do una iden­ti­dad, so­bre to­do pa­ra el hom­bre ame­ri­cano. Tie­ne fuer­za y es fá­cil­men­te re­co­no­ci­ble". Ja­son Bas­ma­jian, di­rec­tor crea­ti­vo de Ce­rru­ti, es igual­men­te ha­la­ga­dor: "Fue pio­ne­ro en crear una mar­ca de es­ti­lo de vi­da as­pi­ra­cio­nal a tra­vés del di­se­ño de pro­duc­to, el mar­ke­ting y el es­pa­cio de ven­ta. Su vi­sión par­ti­cu­lar y du­ra­de­ra es lo ins­pi­ra­dor. Ralph creó un sue­ño ac­ce­si­ble a cual­quier ni­vel, des­de un tra­je he­cho a me­di­da a un po­lo bá­si­co". El di­se­ña­dor Oli­ver Spen­cer opi­na que "él so­li­to creó la idea de un es­ti­lo de vi­da tí­pi­co ame­ri­cano"; y Tai­lor Ri­chard Ja­mes ul­ti­ma: "Siem­pre me ha gus­ta­do el modo en que con­vir­tió el es­ti­lo bri­tá­ni­co rí­gi­do en al­go fá­cil de lle­var, lo re­la­jó de una ma­ne­ra her­mo­sa".

Mien­tras ve­mos có­mo la in­dus­tria de la mo­da se en­re­da in­ten­tan­do en­sal­zar las vir­tu­des de la ro­pa de­por­ti­va de lu­jo –"No, en se­rio", oyes de­cir a los di­se­ña­do­res mi­la­ne­ses, mien­tras lle­van una re­vis­ta de ska­te en una mano, el ca­tá­lo­go de Su­pre­me en la otra y pá­ni­co en la mi­ra­da, "aun­que me he pa­sa­do los úl­ti­mos 30 años di­se­ñan­do tra­jes de lu­jo, lo que siem­pre he que­ri­do ha­cer es pro­du­cir za­pa­ti­llas gran­des de es­ti­lo funky, pe­tos de ny­lon y bro­ca­dos y su­da­de­ras fluo­res­cen­tes y ex­tra­gran­des…"–, hay unos po­cos di­se­ña­do­res que se han man­te­ni­do fir­mes, de­ter­mi­na­dos a se­guir con aque­llo que co­no­cen, se­gu­ros en la idea de que lo que ha­cen es lo que me­jor sa­ben ha­cer, que el ADN de un di­se­ña­dor es la pro­pues­ta úni­ca de ven­ta que ofre­cen, y que al­te­rar o ju­gar con ello pue­de con­du­cir a la rui­na.

En lo que res­pec­ta a Ralph Lau­ren, cuan­to más cam­bian las co­sas en la mo­da, más fiel se man­tie­ne a su es­ti­lo. "La ma­yo­ría de los ne­go­cios tie­nen que ce­rrar des­pués de cin­co años", di­ce Van den Broe­ke. "Es una es­ta­dís­ti­ca a te­ner en cuen­ta y que po­ne aún más de re­lie­ve el he­cho de que Ralph Lau­ren es­té ce­le­bran­do 50 años des­de que pu­so en mar­cha su fir­ma. En el úl­ti­mo me­dio si­glo, ha na­ve­ga­do por los obs­tácu­los del mun­do de la mo­da con gra­cia, ele­gan­cia e in­ge­nio. Es el úni­co di­se­ña­dor que se ha lle­va­do to­dos los pre­mios im­por­tan­tes del Con­se­jo de Di­se­ña­do­res de Mo­da de EE UU, tie­ne 450 tien­das pro­pias en el mun­do, acu­mu­la be­ne­fi­cios de 5.000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les, di­se­ña los uni­for­mes olím­pi­cos es­ta­dou­ni­den­ses y los del per­so­nal de Wim­ble­don… Ah, y tam­bién tie­ne cua­tro res­tau­ran­tes. No es­tá mal pa­ra un bie­lo­rru­so de se­gun­da ge­ne­ra­ción del Bronx que em­pe­zó ven­dien­do cor­ba­tas".

Des­de su for­ta­le­za en Man­hat­tan, des­pués de ha­ber pa­sa­do dos ho­ras re­co­rrien­do su tra­yec­to­ria, Lau­ren vuel­ve a uno de sus te­mas pre­di­lec­tos, su ne­ga­ti­va a ple­gar­se a los de­sig­nios del mer­ca­do. "No me gus­ta la mo­da. Yo no ten­go na­da que ver con ella", di­ce sin al­zar la voz. "No es al­go que me im­por­te, no me im­por­ta aque­llo que lla­man 'mo­da pa­ra hom­bre'. Es un con­cep­to ve­ne­no­so. La gen­te que or­ga­ni­za un des­fi­le de mo­da cree que va a im­pre­sio­nar a to­do el mun­do. Cree que só­lo por ello los pe­rió­di­cos y las re­vis­ta le van a de­di­car edi­to­ria­les, y se ol­vi­da del con­su­mi­dor que lle­va la ro­pa. Se ol­vi­da de aque­llo so­bre lo que de ver­dad tra­ta la vi­da. Se arrin­co­na en su mun­di­llo y no va más allá. Pe­ro si ana­li­zas mis úl­ti­mos 50 años, ve­rás que mi tra­ba­jo no ha cam­bia­do. La ro­pa lo ha he­cho, pe­ro los prin­ci­pios no. El es­pí­ri­tu cam­bia. Cuan­do la gen­te se abu­rra, sa­bré que no lo es­toy ha­cien­do bien. Al­gu­na vez me cues­tio­nan que eso o lo otro no se lle­va es­te año, pe­ro la con­sis­ten­cia a lo lar­go de los años, la voz a lo lar­go de los años, siem­pre ha si­do la mis­ma".

Las cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad de Ralph Lau­ren han va­ria­do sus mo­de­los y su es­ti­lo a lo lar­go de los años, pe­ro la esen­cia siem­pre se ha man­te­ni­do.

El pa­sa­do 7 de sep­tiem­bre, Ralph Lau­ren ce­le­bró su 50º aniver­sa­rio con un des­fi­le con­me­mo­ra­ti­vo en Cen­tral Park, Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.