El hé­roe mo­des­to

Apro­ve­cha­mos el es­treno de FIRST MAN (EL PRI­MER HOM­BRE) pa­ra arro­jar luz so­bre el la­do me­nos co­no­ci­do de Neil Arms­trong.

GQ (Spain) - - Cultura - ___­por J. M. L.

1 El 21 de ju­lio de 1969, Neil Arms­trong se con­vir­tió en el pri­mer hom­bre en pi­sar la Lu­na. Da­mien Cha­ze­lle na­rra aho­ra la odi­sea del Apo­lo 11 ha­cien­do fo­co en el con­tex­to per­so­nal del as­tro­nau­ta, a quien da vi­da Ryan Gos­ling.

2 Con 15 años, pe­se a no te­ner to­da­vía la edad le­gal pa­ra ha­cer­lo, Arms­trong ya pi­lo­ta­ba avio­nes. En 1949, con 19, in­gre­só en la Marina. Só­lo unos me­ses des­pués en­tró en com­ba­te en la Gue­rra de Co­rea co­mo pi­lo­to de ca­zas a reac­ción.

3 Ca­mi­nar so­bre la su­per­fi­cie lu­nar no fue su pri­mer hi­to: co­mo co­man­dan­te de la Ge­mi­ni 8, Neil Arms­trong se con­vir­tió en mar­zo del 66 en el pri­mer as­tro­nau­ta ci­vil de EE UU en vo­lar al es­pa­cio.

4 Pe­se a su fa­ma mun­dial, siem­pre man­tu­vo un per­fil ba­jo. Tras re­ti­rar­se co­mo as­tro­nau­ta, re­gre­só a Ohio, su es­ta­do na­tal, pa­ra vi­vir en una gran­ja. Allí ejer­ció co­mo pro­fe­sor de In­ge­nie­ría Ae­ro­náu­ti­ca en la mo­des­ta Uni­ver­si­dad de Cin­cin­na­ti.

5 A di­fe­ren­cia de otros co­le­gas de pro­fe­sión co­mo John Glenn, Arms­trong nun­ca qui­so me­ter­se en po­lí­ti­ca (y no fue por­que no se le pre­sen­ta­sen opor­tu­ni­da­des…). Sí se po­si­cio­nó en con­tran del in­ter­ven­cio­nis­mo yan­qui en el ex­tran­je­ro.

6 En los 80 se co­rrió el ru­mor de que Arms­trong se ha­bía con­ver­ti­do al Is­lam tras ha­ber es­cu­cha­do la

Ad­han –la lla­ma­da a la ora­ción de los mu­sul­ma­nes– du­ran­te su pa­seo lu­nar. Bu­lo to­tal to­do es­to, cla­ro.

7 En 1985, Arms­trong via­jó al Po­lo Nor­te con Ste­ve Fos­sett, el pri­mer hom­bre en dar la vuel­ta al mun­do en glo­bo, y con Ed­mund Hi­llary, el pri­me­ro en es­ca­lar el Eve­rest, en­tre otros.

8 Tras 38 años de ma­tri­mo­nio, Arms­trong se se­pa­ró de Ja­net Sha­ron (su pri­me­ra es­po­sa, in­ter­pre­ta­da en el fil­me por Clai­re Foy) en 1994. Ese mis­mo año se vol­vió a ca­sar con una mu­jer 15 años me­nor a quien ha­bía co­no­ci­do en 1992 du­ran­te un tor­neo de golf.

9 Co­mo no que­ría que se hi­cie­se un uso frau­du­len­to de su ima­gen, Arms­trong se ne­gó a fir­mar au­tó­gra­fos a par­tir de los 90. Su ob­je­ti­vo era evi­tar que se re­ven­die­sen ob­je­tos con su rú­bri­ca por can­ti­da­des obs­ce­nas. En 2005, ame­na­zó al que ha­bía si­do su pe­lu­que­ro du­ran­te 20 años por ven­der su pe­lo a un co­lec­cio­nis­ta por 3.000 dó­la­res.

10 En es­ta lí­nea, Arms­trong re­cha­zó ce­der su ima­gen des­cen­dien­do del mó­du­lo lu­nar a MTV y más tar­de de­man­dó al fa­bri­can­te de tar­je­tas de re­ga­lo Hall­mark por usar una ci­ta su­ya en un afi­che na­vi­de­ño.

11 De es­tar vi­vo (fa­lle­ció en 2012), es­ta­mos con­ven­ci­dos de que no le ha­ría gra­cia que su fa­mi­lia sa­ca­se a su­bas­ta sus ob­je­tos per­so­na­les. En­tre es­te no­viem­bre y fi­na­les de 2019, He­ri­ta­ge Auc­tions pon­drá a la ven­ta una co­lec­ción de más de 2.000 pie­zas. "Un pe­que­ño pa­so pa­ra el hom­bre… un di­ne­ral pa­ra sus he­re­de­ros".

DE­SA­YUNO AME­RI­CANO PA­RA UNA LEYENDA AME­RI­CA­NA Ima­gen de Arms­trong to­ma­da en su ca­sa de Hous­ton en mar­zo de 1969. Cua­tro me­ses des­pués, el as­tro­nau­ta cam­bia­ría el pai­sa­je de Te­xas por el lu­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.