FE­MI­NIS­MO

GQ (Spain) - - Dibujar Al Hombre -

"Mu­chos hom­bres se sien­ten in­ti­mi­da­dos por el fe­mi­nis­mo o les cues­ta es­cu­char sin sen­tir­se ata­ca­dos", ex­po­ne Bea­triz. "En­tien­do que es com­pli­ca­do y di­fí­cil, pe­ro no es im­po­si­ble. Qui­zá la cla­ve es­tá en la for­ma de ex­pli­car­lo, en que en­tien­dan que el fe­mi­nis­mo tam­bién es po­si­ti­vo pa­ra ellos". Pi­lar vuel­ve so­bre es­te ar­gu­men­to con un po­co de hu­mor: "De­be­ría ser­vir de­cir que el ma­chis­mo es dis­cri­mi­na­to­rio e in­jus­to, y que no cua­dra mu­cho con los de­re­chos hu­ma­nos. Pe­ro si es­te ar­gu­men­to no es su­fi­cien­te se po­dría usar otro: con el fe­mi­nis­mo se li­ga más y me­jor". Se po­ne más se­ria pa­ra se­ña­lar la for­ma en la que se pue­den ad­ver­tir los sig­nos en apa­rien­cia ama­bles de la cul­tu­ra ma­chis­ta: "Hay que re­vi­sar los es­te­reo­ti­pos se­xis­tas que es­tán tan arrai­ga­dos que pa­re­cen in­cues­tio­na­bles. Ellos, azul. Ellas, ro­sa. Ellos, ba­lo­nes. Ellas, mu­ñe­cas. Ellos, as­tro­nau­tas. Ellas, prin­ce­sas. Ellos, ha­cer la cro­que­ta por el cés­ped. Ellas, no man­char­se el ves­ti­do. Rom­per con es­tos ro­les es com­pli­ca­do, im­pli­ca desafiar tra­di­cio­nes que en mu­chas co­mi­das fa­mi­lia­res sig­ni­fi­can el des­tie­rro a la me­sa de los ni­ños (vi­sua­pa­ra

lí­ce­se a lo Cer­sei Lan­nis­ter por el pa­seo de la ver­güen­za)". Pa­ra He­nar, una mi­ra­da sen­si­ble a su en­torno pue­de ser el pri­mer ejer­ci­cio im­por­tan­te pa­ra ven­cer el ma­chis­mo. "Ad­mi­tir un pri­vi­le­gio con­lle­va re­nun­ciar a él. Eso due­le. Yo siem­pre di­go que mi­ren a su al­re­de­dor: a su pues­to de tra­ba­jo, sus com­pa­ñe­ras, las re­vis­tas so­bre la me­sa y al nú­me­ro de hom­bres y mu­je­res que apa­re­cen, el ti­po de no­ti­cias, la edad de unas y otros… Y en la te­le, igual", aco­ta.

"Lo per­so­nal es po­lí­ti­co y es­to de­be­ría apli­car­se a to­do", sen­ten­cia Bea­triz, ci­tan­do a Ca­rol Ha­nisch. "Es muy fá­cil mos­trar re­cha­zo ha­cia Har­vey Weins­tein, pe­ro me gus­ta­ría ver cam­bios en el día a día que de ver­dad ayu­da­sen al fe­mi­nis­mo. Re­vi­sa si en ca­sa es­tás ha­cien­do las mis­mas ta­reas que tu pa­re­ja, pre­gún­ta­te si no la es­tás uti­li­zan­do de psi­có­lo­ga pa­ra tus dra­mas emo­cio­na­les pe­ro ja­más to­mas ese rol tú, da­le un to­que a tus ami­gos cuan­do se pon­gan pe­sa­dos con una chi­ca que no tie­ne nin­gún in­te­rés en ellos, no per­mi­tas que en un en­torno la­bo­ral ha­gan co­men­ta­rios se­xis­tas so­bre una com­pa­ñe­ra, no pro­te­jas a los hom­bres ma­los, no les rías las gra­cias, no per­mi­tas que el sis­te­ma ma­chis­ta se siga sos­te­nien­do por­que na­die di­ga na­da".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.