To­dos los hom­bres es­tán en Jus­tin

¿Có­mo lle­ga un ni­ño que presenta 'Mic­key Mou­se Club' a con­ver­tir­se en el ar­tis­ta blan­co MÁS AD­MI­RA­DO por la mú­si­ca ne­gra? Po­cas co­sas des­pier­tan tan­to res­pe­to co­mo aque­llas per­so­nas que de­di­can su vida en­te­ra a al­go. Con us­te­des, el pri­mer mi­nis­tro del po

GQ (Spain) - - MODA -

ste ve­rano so­na­ba Soul­ma­te en Spo­tify. Ba­jo esa at­mós­fe­ra tro­pi­cal y de neo­nes pro­du­ci­da por Ni­ne­teen85, án­gel de la guar­da de Dra­ke, la can­ción nos lle­va­ba a pre­gun­tar­nos có­mo ha lle­ga­do nues­tro pro­ta­go­nis­ta has­ta allí. Sor­pren­den­te­men­te, el úl­ti­mo ejer­ci­cio crea­ti­vo de Jus­tin Tim­ber­la­ke (Ten­nes­see, EE UU, 1981) tie­ne que ver con la

co­mo mú­si­co de pres­ti­gio, sin­tió que ha­bía lle­ga­do la hora de una asig­na­tu­ra pen­dien­te: el ci­ne. Si­guien­do la tra­di­ción ame­ri­ca­na de gran­des nom­bres de la mú­si­ca adop­ta­dos por las pan­ta­llas, Tim­ber­la­ke se lo to­mó en se­rio. Sus in­ter­ven­cio­nes en Sa­tur­day Night Li­ve (que le va­lie­ron cua­tro Emmy) y la ex­pre­si­vi­dad que de­rro­cha­ba en sus di­rec­tos le re­ve­la­ban co­mo po­ten­cial to­tal show­man. Y así fue.

TO­DO LO HA­CE BIEN Cu­rio­sa­men­te, las pe­lí­cu­las en las que ha par­ti­ci­pa­do son tí­tu­los inol­vi­da­bles, co­mo La Red So­cial de Da­vid Fin­cher. Tam­bién se lu­ció de ma­ca­rra en Alp­ha Dog, o co­mo un gran có­mi­co en la so­ber­bia Bad Tea­cher, al la­do de Ca­me­ron Diaz (con quien for­mó una de las pa­re­jas más gam­be­rras de los 2000); in­clu­so co­mo hé­roe de ac­ción en In Ti­me. Ha tra­ba­ja­do con los her­ma­nos Coen y con Woody Allen. Con él, La La Land hu­bie­se si­do otra pe­lí­cu­la. Pe­ro no se pue­de te­ner to­do: Jus­tin se lle­vó a Brit­ney y Gos­ling, La La Land.

Los años au­sen­tes de la in­dus­tria mu­si­cal se vie­ron re­com­pen­sa­dos con The 20/20 Ex­pe­rien­ce, el mas­to­dón­ti­co dis­co que tu­vo se­cue­la. Y tras el pe­lo­ta­zo mun­dial de Can’t Stop The Fee­ling, que lle­gó a es­tar in­clu­so no­mi­na­da a los Os­car, lle­gó su dis­co de ma­du­rez, Man of the Woods, y otra Su­per­bowl.

Pa­re­ce que fue ayer cuan­do arran­ca­ba a to­do gas su ca­rre­ra en so­li­ta­rio: cuan­do Tim­ber­la­ke ci­ta­ba a Ste­vie Won­der y a Mi­chael Jack­son en­tre sus in­fluen­cias. Hoy, Shawn Mendes, Jus­tin Bie­ber o Char­lie Pugh lo ci­tan a él. Al pri­mer mi­nis­tro del pop. Y, por si fue­ra po­co, gra­cias a Le­vi's, aho­ra po­de­mos ves­tir co­mo él. Bien­ve­ni­dos a Amé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.