S

GQ (Spain) - - DJS -

i al­guien quie­re ri­di­cu­li­zar la pro­fe­sión de disc-joc­key, las op­cio­nes pa­ra la mo­fa o el es­car­nio son nu­me­ro­sas. En la prehis­to­ria, cuan­do el dj era la per­so­na que po­nía dis­cos en las fies­tas pri­va­das –los en­tra­ña­bles gua­te­ques de los 60–, siem­pre se le iden­ti­fi­ca­ba co­mo el po­bre ti­po feo que, por no po­der li­gar­se a nin­gu­na chi­ca, se re­fu­gia­ba en su co­lec­ción de dis­cos, que era una ma­ne­ra de lla­mar al ona­nis­mo por otro nom­bre. Y en la ac­tua­li­dad, cuan­do es­tán más ex­ten­di­dos que los hac­kers ru­sos, el ma­yor des­pre­cio pa­sa por re­du­cir el tra­ba­jo del dj a to­car un par de bo­to­nes y de­jar que sea la in­for­má­ti­ca la que mez­cle la mú­si­ca. Al­go, o sea, que ha­ría cual­quie­ra.

No ne­ga­re­mos que en es­te gre­mio hay mu­cho sin­ver­güen­za –un ejem­plo ilus­tra­ti­vo es­ta­ría en Pa­qui­rrín, cuan­do in­ten­tó ti­rar­se el ro­llo–, pe­ro es de justicia re­co­no­cer tam­bién que el dj, cuan­do ha­ce bien su tra­ba­jo, no es un sim­ple des­cen­dien­te del Aus­tra­lo­pi­te­cus que ani­ma las fies­tas, sino un ar­tis­ta. En su esen­cia más de­pu­ra­da, el dj es un na­rra­dor de his­to­rias mu­si­ca­les, al­guien que uti­li­za sus dis­cos pa­ra crear un flu­jo má­gi­co de so­ni­do que nos ha­ce bai­lar, via­jar y eva­dir­nos de la reali­dad; pue­de ser tam­bién una ins­pi­ra­ción y un pres­crip­tor –la de dis­cos que nos ha­bre­mos com­pra­do por su cul­pa–. Y, en de­fi­ni­ti­va, a su fi­gu­ra le ha pa­sa­do co­mo al pa­ti­to feo de An­der­sen, que con el pa­so de las dé­ca­das se ha con­ver­ti­do en cis­ne.

Ha­ce unos años, pa­ra sa­ber quién es­ta­ba en la cum­bre de la pro­fe­sión, ha­bía que leer la lis­ta de la re­vis­ta in­gle­sa DJ Mag: me­dian­te vo­ta­cio­nes on­li­ne de club­bers de to­do el mun­do, pu­bli­ca­ba una vez al año un rán­king –si­mi­lar al del tenis pro­fe­sio­nal– que me­día la po­pu­la­ri­dad de ca­da uno de ellos. Cuan­to más arri­ba te si­tua­ban los fans –en el nú­me­ro uno han es­ta­do DJ Tiës­to, Da­vid Guet­ta, Mar­tin Ga­rrix o Ar­min Van Buu­ren–, más op­cio­nes te­nías de acu­mu­lar una for­tu­na su­pe­rior a la del sul­tán de Bru­nei. En los úl­ti­mos tiem­pos, ese ba­re­mo ha cam­bia­do: es la lis­ta de la re­vis­ta eco­nó­mi­ca For­bes la que mi­de el es­ta­tus de unas fi­gu­ras que son tan ren­ta­bles co­mo las vie­jas es­tre­llas del rock o los quar­ter­backs de la NFL. Es­te ve­rano, por sex­to año con­se­cu­ti­vo, la cús­pi­de de la cla­si­fi­ca­ción la ha ocu­pa­do Cal­vin Ha­rris, que fue ca­paz de em­bol­sar­se 42 mi­llo­nes de eu­ros en una tem­po­ra­da.

En de­fi­ni­ti­va, hay mu­cha gen­te que no tie­ne cla­ro to­da­vía lo que es un dj. Pa­ra cier­ta par­te del pú­bli­co, son es­tre­llas del pop; pa­ra otra, son cha­ma­nes; y los es­cép­ti­cos siem­pre di­rán que lo de mez­clar dos dis­cos lo pue­den ha­cer ellos con la pun­ta de al­gu­na ex­tre­mi­dad de su ana­to­mía; pe­ro Jo­sé Pas­cual siem­pre lo en­ten­dió de un mo­do di­fe­ren­te: la su­ya era una es­fe­ra ar­tís­ti­ca que me­re­cía res­pe­to y que se to­ma­se en se­rio. De mo­do que ha­ce 21 años pu­so en mar­cha una ini­cia­ti­va, los DJ Awards, que bus­ca­ba otor­gar re­co­no­ci­mien­to a los me­jo­res pro­fe­sio­na­les del gre­mio, al me­nos allí don­de em­pe­zó a ges­tar­se el boom mun­dial a fi­na­les de los 90, la isla blan­ca de Ibi­za. "Yo pro­ve­nía del co­lec­cio­nis­mo de ar­te y con­tac­tó con­mi­go Emi­lio Az­cá­rra­ga, quien por en­ton­ces era el pre­si­den­te de Te­le­vi­sa, y sur­gió un pro­yec­to que con­sis­tía en gra­bar a djs pa­ra te­le­vi­sión", cuen­ta Pas­cual. "No sa­lió por­que Emi­lio mu­rió en 1997, pe­ro qui­se se­guir ade­lan­te con la idea y pen­sé, co­mo al­ter­na­ti­va, en una en­tre­ga de pre­mios".

Se­ría atre­vi­do de­cir que los DJ Awards son los Os­car o Grammy de la mú­si­ca de bai­le, pe­ro la idea es la mis­ma: ter­mi­na­da la tem­po­ra­da de club­bing en Ibi­za y, me­dian­te vo­ta­ción po­pu­lar, los fans otor­gan su re­co­no­ci­mien­to a los me­jo­res djs en di­fe­ren­tes ca­te­go­rías –tran­ce, hou­se pro­gre­si­vo, techno, et­cé­te­ra–, a los te­mas más mons­truo­sos que han so­na­do en las dis­co­te­cas, e in­clu­so a la me­jor afi­ción in­ter­na­cio­nal –en 2018, los club­bers que han trans­mi­ti­do me­jor on­da en Ibi­za han si­do los ar­gen­ti­nos–. Es­te año, la ce­re­mo­nia de en­tre­ga tu­vo lu­gar en la dis­co­te­ca Heart, con la pre­sen­cia de los ar­tis­tas pre­mia­dos, la es­tre­lla del porno Na­cho Vidal y una ge­ne­ro­sa re­pre­sen­ta­ción de la in­dus­tria del ocio en Ibi­za. La reunión, en de­fi­ni­ti­va, de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa, ra­mi­fi­ca­da y dis­per­sa, pe­ro muy bien ave­ni­da. e ha­ber es­ta­do to­dos los no­mi­na­dos, la fies­ta ha­bría te­ni­do un lu­ci­mien­to si­mi­lar al de una ga­la de la FIFA. Pe­ro co­mo ocu­rre en to­das las éli­tes del en­tre­te­ni­mien­to, hay ve­det­tes que, si no tie­nen el pre­mio ga­ran­ti­za­do –los Cris­tiano Ro­nal­do de los pla­tos–, pre­fie­ren no ha­cer el via­je pa­ra vol­ver­se de va­cío. Por eso no se vio por la sa­la a Ri­chie Haw­tin, a Sas­ha o a Sven Väth, al­gu­nos de los líderes de la na­ción techno de las úl­ti­mas dé­ca­das, que pu­dien­do es­tar fac­tu­ran­do en otra par­te pre­fi­rie­ron no to­mar­se la mo­les­tia de ir só­lo por una no­mi­na­ción. Pe­ro sí pi­só el es­ce­na­rio pa­ra re­co­ger su krip­to­ni­ta –el pre­mio que re­ci­ben los galardonados es una pie­za ver­de bri­llan­te y pun­tia­gu­da– una le­yen­da de Ibi­za, Carl Cox, el pro­cla­ma­do co­mo "el dj más fe­liz del mun­do".

Al­go que tie­nen los DJ Awards es que en­tien­den el ci­clo na­tu­ral de los pro­fe­sio­na­les de la mú­si­ca de bai­le co­mo una se­cuen­cia de mo­men­tos

al­tos y ba­jos. En la es­ce­na de bai­le más co­mer­cial, la lla­ma­da EDM –por sus si­glas en in­glés Elec­tro­nic Dan­ce Mu­sic, que es una co­rrien­te que Ibi­za re­ci­bió ha­ce años con los brazos abier­tos, pe­ro de la que se ha ido des­vin­cu­lan­do pa­ra re­cu­pe­rar su esen­cia hou­se–, las es­tre­llas son car­ne de ca­ñón en ma­nos de ma­na­gers de­pre­da­do­res, y de ahí que ha­ya ar­tis­tas que se re­ti­ren jóvenes y más quemados que un ce­ni­ce­ro –co­mo Ax­well–; y otros que de­ci­den qui­tar­se de en me­dio pa­ra aca­bar con to­da la pre­sión, co­mo fue el ca­so del malogrado Avi­cii. Pe­ro se pue­de ser sa­bio, ve­te­rano y ca­bal en es­te mun­do es­tre­san­te, y de ahí los pre­mios al con­jun­to de su ca­rre­ra a le­yen­das del hou­se co­mo Little Louie Ve­ga –miem­bro fun­da­dor del equi­po Mas­ters at Work, la ma­yor má­qui­na de pro­duc­ción del hou­se de los 90–; o a Ro­ger Sán­chez, el dios del hou­se la­tino. "En las fies­tas nos en­con­tra­mos a mu­chos fans de la vie­ja guar­dia que vie­nen con sus hi­jos", ex­pli­ca Ve­ga, cu­ya re­si­den­cia en Ibi­za de es­te año se ha sal­da­do con un éxi­to ma­yúscu­lo. "La pa­sión por es­ta mú­si­ca no en­tien­de de eda­des, nun­ca se es de­ma­sia­do jo­ven o ma­yor pa­ra que el rit­mo te lle­ve de via­je a otro lu­gar". omo en to­da in­dus­tria en mar­cha, la del club­bing es­tá obli­ga­da a ge­ne­rar nue­vas es­tre­llas. El dj re­ve­la­ción de la tem­po­ra­da en Ibi­za ha resultado ser Alex Ken­non, un jo­ven ar­tis­ta ita­liano –ac­tual­men­te re­si­den­te en Bar­ce­lo­na– que prac­ti­ca un ti­po de hou­se lí­qui­do, dis­lo­ca­do, que pre­fie­re las su­ti­le­zas tím­bri­cas y las es­truc­tu­ras rít­mi­cas frag­men­ta­das al tí­pi­co bom­bo ma­cha­cón. En el mun­do real, Ken­non to­da­vía no es na­die –pue­de ir tran­qui­la­men­te por la ca­lle y no le re­co­no­ce­ría ni una cá­ma­ra de se­gu­ri­dad–, pe­ro en Ibi­za ya ha he­cho fe­li­ces a mu­chos fans y su mú­si­ca em­pie­za a ser ha­bi­tual en los equi­pos de la gen­te que va de club en club. Tie­ne la es­pe­ran­za de que es­ta cur­va as­cen­den­te se con­so­li­de y pue­da es­tar cer­ca del ni­vel de sus ído­los, au­tén­ti­cas má­qui­nas de fac­tu­rar –y de ha­cer bai­lar– co­mo Ri­car­do Villalobos, Lu­ciano o Lo­co Di­ce. Él es, jun­to con otros pre­mia­dos –Ar­chie Ha­mil­ton, Max Chap­man, Ca­mel Phat, Pa­trick Top­pings– la gran es­pe­ran­za de la in­dus­tria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.