SÁN­CHEZ ES ‘ PATA’ EN LA ME­SA MER­KEL- MA­CRON

Granada Hoy - - España - MANUEL CAM­PO VIDAL

TO­DO cam­bia en po­lí­ti­ca sor­pren­den­te­men­te y vol­tea el cua­dro es­cé­ni­co. Es­ta­ba la me­sa del po­der co­mu­ni­ta­rio eu­ro­peo asen­ta­da só­li­da­men­te en cua­tro pa­tas –Ale­ma­nia, Fran­cia, Reino Uni­do e Italia, sin ne­ce­si­dad de que Es­pa­ña sos­tu­vie­ra na­da– y de pron­to pier­de la pata bri­tá­ni­ca, por­que se va, y se rom­pe la ita­lia­na por la vic­to­ria po­pu­lis­ta. La me­sa co­rre riesgo de caí­da y en­ton­ces apa­re­ce Pe­dro Sán­chez y es in­vi­ta­do a sos­te­ner el in­ven­to con to­dos los ho­no­res: Ma­cron lo vi­si­ta en Mon­cloa y An­ge­la Mer­kel pa­sa un fin de se­ma­na con él en Do­ña­na. Lo que es la vi­da. “Sán­chez no po­día creer­se al­go así”, di­cen sus crí­ti­cos. Qui­zás, pe­ro Es­pa­ña tam­po­co.

La teo­ría de la pata de la me­sa eu­ro­pea es una grá­fi­ca apor­ta­ción de un hom­bre cla­ve en los aná­li­sis de Mon­cloa que acom­pa­ñó a Pe­dro Sán­chez en su cal­va­rio de se­cre­ta­rio ge­ne­ral des­tro­na­do, jun­to a Ába­los, Las­tra, Rol­dán y la ines­ti­ma­ble co­la­bo­ra­ción di­gi­tal del al­cal­de de Jun, Jo­sé An­to­nio Ro­drí­guez Sa­las. El 31 de ju­lio pa­sa­do in­ter­vino co­mo in­vi­ta­do es­pe­cial en la con­ven­ción de Twit­ter en San Fran­cis­co an­te 5.000 per­so­nas, alto ho­nor que un es­pa­ñol no ha­bía al­can­za­do an­tes. El po­lí­ti­co in­ven­tor de la pata de me­sa pre­fie­re no ser iden­ti­fi­ca­do por­que le gus­ta ser de la fon­ta­ne­ría de atrás. “Un ma­ri­ne­ri­to de azul de esos que ha­cen po­si­ble que los de blan­co se sa­lu­den en la cu­bier­ta”, co­mo él se de­fi­ne.

Es­ta ima­gen de re­le­van­cia in­ter­na­cio­nal de Sán­chez es muy do­lo­ro­sa pa­ra la opo­si­ción. Só­lo Fe­li­pe González la lo­gró. Al fin y al ca­bo, Em­ma­nuel Ma­cron era y es el mo­de­lo de Al­bert Ri­ve­ra; y An­ge­la Mer­kel es del par­ti­do eu­ro­peo de Pa­blo Ca­sa­do. An­da és­te en sus pri­me­ros días de lí­der opo­si­tor dis­pa­ran­do rá­fa­gas de me­tra­lle­ta –aca­so pa­ra que no se ha­ble só­lo de su di­cho­so más­ter– en vez de usar fu- sil con mi­ra te­les­có­pi­ca. Acer­can dos presos eta­rras des­de As­tu­rias y mon­ta un nú­me­ro me­diá­ti­co atri­bu­yén­do­se­lo “al pa­go de Sán­chez por su in­ves­ti­du­ra”. De­be­ría preo­cu­par­le que Con­sue­lo Or­dó­ñez, her­ma­na del edil ase­si­na­do y pre­si­den­ta de una aso­cia­ción de víc­ti­mas, re­cuer­de que eso es le­gal.

Esa alian­za Ale­ma­nia-Fran­ciaEs­pa­ña, in­só­li­ta en la his­to­ria eu­ro­pea, da a nues­tro país re­le­van­cia in­ter­na­cio­nal. Pe­ro con cos­tes, cla­ro, asu­mien­do un riesgo muy alto por­que la cri­sis de los in­mi­gran­tes des­em­bar­can­do en las cos­tas es­pa­ño­las pue­de pro­du­cir es­tra­gos elec­to­ra­les. Es­ta se­ma­na pa­sa­da, An­da­lu­cía, que tie­ne elec­cio­nes en me­nos de ochen­ta días, ya pro­tes­tó, y con ra­zón, de que so­por­ta es­pe­cial­men­te el pe­so de los me­no­res in­mi­gran­tes mien­tras otras co­mu­ni­da­des se po­nen de per­fil. Jun-

to a eso, la ten­den­cia más de­re­chis­ta de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la jue­ga a cor­to es­pe­ran­do que la pre­sión mi­gra­to­ria se ha­ga in­so­por­ta­ble pa­ra el Go­bierno de Sán­chez. La ten­ta­ción po­pu­lis­ta es­tá ser­vi­da.

Si en la Cum­bre eu­ro­pea del 20 de sep­tiem­bre con­vo­ca­da por el can­ci­ller aus­tria­co Sebastián Kurz en Salz­bur­go se ob­tie­ne al­gún oxí­geno, si Ale­ma­nia ac­ce­de a ayu­dar más a Ma­rrue­cos pa­ra que con­ten­ga la ava­lan­cha afri­ca­na y si el ve­rano aca­ba y hay me­nos tra­ve­sías, Sán­chez po­drá res­pi­rar. Sin du­da hay gen­te con ma­la pata. Pe­ro de él, con­ver­ti­do en pata de me­sa del po­der eu­ro­peo, no po­dría de­cir­se eso. Has­ta aho­ra.

El otro fren­te es Ca­ta­lu­ña. Aten­tos a la vi­si­ta del Rey pa­ra ho­me­na­jear a las víc­ti­mas de Bar­ce­lo­na y Cam­brils. Puig­de­mont, To­rra y la CUP quie­ren boi­co­tear­la, pe­ro los dos bra­zos de la so­cie­dad ci­vil in­de­pen­den­tis­ta Òm­nium y ANC se des­mar­can. Al­go pa­sa.

La alian­za con Fran­cia y Ale­ma­nia nos da re­le­van­cia in­ter­na­cio­nal, pe­ro tie­ne cos­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.