LA NO­TI­CIA NO ES EL PORNO

Granada Hoy - - Opinión - MAG­DA­LE­NA TRILLO @mag­da­tri­llo

HA­CE jus­to un año, la Po­li­cía abrió una in­ves­ti­ga­ción en Gra­na­da por la gra­ba­ción de unas es­ce­nas eró­ti­cas en el Al­bai­cín: dos ac­tri­ces se me­tían mano en el Mi­ra­dor de San Nicolás, el que Clin­ton bau­ti­zó co­mo el del atar­de­cer más bo­ni­to del mun­do, con la Al­ham­bra al fon­do. La pro­duc­to­ra ro­dó las imá­ge­nes por­no­grá­fi­cas más du­ras en el in­te­rior de un ho­tel y sor­teó así la apli­ca­ción de la ordenanza de la con­vi­ven­cia que, con de­ma­sia­das ga­ran­tías y cau­te­las, in­ten­ta aco­tar el ni­vel de ex­hi­bi­cio­nis­mo y pro­vo­ca­ción en los es­pa­cios pú­bli­cos. Si no hay me­no­res ni dis­ca­pa­ci­ta­dos im­pli­ca­dos, el re­co­rri­do pu­ni­ti­vo es prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te y, pa­ra una in­dus­tria pu­jan­te y mi­llo­na­ria co­mo la del se­xo, ju­gar en el lí­mi­te de lo le­gal y lo ad­mi­si­ble tie­ne un ali­cien­te ex­tra: el del pro­pio éxi­to de la pe­lí­cu­la su­bien­do pel­da­ños en mor­bo con gra­ba­cio­nes en es­pa­cios his­tó­ri­cos y sin­gu­la­res.

El ví­deo de Gra­na­da, que ve­nía a con­ti­nuar una pro­duc­ción si­mi­lar de­nun­cia­da el día an­te­rior en Se­vi­lla, era ca­si inocen­te si lo com­pa­ra­mos con el que cir­cu­la­ba es­ta se­ma­na de se­xo ex­plí­ci­to en los Reales Al­cá­za­res, con los que re­cu­rren­te­men­te apues­tan por los en­cla­ves mo­nu­men­ta­les de Ma­llor­ca o con el que jus­to des­pués del po­lé­mi­co ro­da­je del Al­bai­cín es­can­da­li­zó a me­dia Es­pa­ña: una pa­re­ja de chi­cas pa­sea­ban se­mi­des­nu­das por los par­ques y pla­zas más con­cu­rri­dos de Ma­drid y ter­mi­na­ron con unas es­ce­nas sa­do­ma­so­quis­tas a ple­na luz del día que de­ja­ron ató­ni­tas a las fa­mi­lias y ju­bi­la­dos de la zo­na.

En la ca­pi­tal his­pa­len­se, la no­ti­cia ha sal­ta­do cuan­do el ví­deo vo­la­ba ya por las re­des so­cia­les con mi­les de ac­ce­sos. Se gra­bó en abril pe­ro na­die de­nun­ció; na­die lo vio. Las pro­duc­to­ras de turno nun­ca pi­den per­mi­so a los ayun­ta­mien­tos –así evi­tan que se les nie­gue el per­mi­so y se re­fuer­ce la vi­gi­lan­cia– y la es­tra­te­gia es siem­pre una: co­lar­se y pro­bar. Tan­to in­ter­net co­mo las nue­vas tec­no­lo­gías se han con­ver­ti­do, ade­más, en alia­dos de­ci­si­vos fa­ci­li­tan­do las po­si­bi­li­da­des de gra­ba­ción con equi­pos pe­que­ños y ca­mu­fla­bles –pe­ro de al­ta ca­li­dad– y mul­ti­pli­can­do las opor­tu­ni­da­des de ac­ce­so.

Las gra­ba­cio­nes clan­des­ti­nas es­tán de mo­da. Ofi­cial­men­te, la in­dus­tria por­no­grá­fi­ca, lo que se co­no­ce co­mo el otro Holly­wood, da em­pleo a unas 12.000 per­so­nas a tra­vés de un mi­llar de em­pre­sas, pro­du­cen unos 13.000 tí­tu­los de ci­ne pa­ra adul­tos y con­si­guen unos in­gre­sos de en­tre 10.000 y 14.000 mi­llo­nes de dó­la­res. En Es­pa­ña, se­gún un de­ta­lla­do in­for­me de El País, se ca­ta­lo­gan co­mo X unas 1.200 pe­lí­cu­las al año que re­cau­dan un mi­llón de eu­ros y, en los ho­te­les, su­po­nen ya un ne­go­cio que da más di­ne­ro que el mi­ni­bar… Si po­ne­mos el fo­co en el mó­vil y los ví­deos que cir­cu­lan por Youtu­be, en lo que se mue­ve ba­jo cuer­da y ni si­quie­ra se eti­que­ta co­mo porno, nos en­con­tra­mos con un sec­tor in­go­ber­na­ble y ex­po­nen­cial­men­te cre­cien­te.

Por­que la no­ti­cia no es el porno: la no­ti­cia es la ac­ti­tud ti­mo­ra­ta y acom­ple­ja­da con que en paí­ses co­mo Es­pa­ña con­ti­nua­mos vi­vien­do to­do lo re­la­cio­na­do con el se­xo; la no­ti­cia es nues­tra hi­po­cre­sía co­mo so­cie­dad cri­ti­can­do y de­nun­cian­do pú­bli­ca­men­te lo que lue­go consumimos en pri­va­do; la no­ti­cia es la in­ca­pa­ci­dad de nues­tros go­bier­nos pa­ra fi­jar un mar­co que aca­be con los va­cíos le­ga­les y fi­jen con va­len­tía y cla­ri­dad cuá­les son las re­glas del jue­go; la no­ti­cia es­tá de­trás de ca­da pe­que­ño es­cán­da­lo cuan­do ve­mos la im­po­ten­cia con que en nues­tro en­torno más cer­cano –al fi­nal son los ayun­ta­mien­tos los que tie­nen las com­pe­ten­cias úl­ti­mas en con­vi­ven­cia– ape­nas hay re­co­rri­do pa­ra po­ner co­to a si­tua­cio­nes que al­te­ran –y mu­cho– el día a día de una ciu­dad.

Po­de­mos pre­gun­tar­nos, por ejem­plo, có­mo es po­si­ble que en ca­pi­ta­les co­mo Gra­na­da o Se­vi­lla sea una prác­ti­ca ha­bi­tual en­con­trar a per­so­nas ori­nan­do en las es­qui­nas de los ba­rrios his­tó­ri­cos... Y po­de­mos vol­ver a la (li­mi­ta­da) po­lé­mi­ca del porno pa­ra que­dar­nos per­ple­jos con el sin­sen­ti­do que su­po­ne des­cu­brir que Fa­ce­book cen­su­ra las te­tas –blo­quea los con­te­ni­dos cuan­do de­tec­ta unos pe­zo­nes– pe­ro no lo cu­los. Lo sa­be­mos por­que la ima­gen del ví­deo de los Reales Al­cá­za­res no se tu­vo que pi­xe­lar... Y es­to, de nue­vo, sí que es no­ti­cia…

Más no­ti­cia es la ac­ti­tud ti­mo­ra­ta y acom­ple­ja­da con que en Es­pa­ña vi­vi­mos to­do lo re­la­cio­na­do con el se­xo

Di­rec­to­ra de Gra­na­da Hoy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.